GitHub restringe el acceso a usuarios de países bajo sanciones de EEUU

En mi lectura de fin de semana me encontré con este artículo de DEV donde se quejan de que GitHub esté bloqueando las cuentas de usuarios de países bajo los que Estados Unidos está dirigiendo presiones por razones políticas. De estas cosas me suelo enterar por ese tipo de foros dado que borré mi cuenta de GitHub el día que la empresa fue adquirida por Microsoft, y prescindir esa plataforma no fue fácil de tomar: no era un problema de dónde guardar tu código puesto que hay alternativas de sobra, sino de de la pérdida de capacidad de colaboración y feedback en múltiples proyectos sumamente interesantes. Estar fuera genera una incomodidad extra, pero Microsoft estaba comprando una comunidad y yo no estaba dispuesta formar parte de ese paquete de venta, especialmente cuando lo que me jugaba era el acceso a mi código. Al ver situaciones como esta, me siento convencida de que no me equivoqué.

Tras la puesta en marcha de este bloqueo, los usuarios afectados no podían acceder a sus repositorios privados y sus GitHub pages no se desplegaban, lo que resulta en pérdida de información y múltiples páginas personales caídas. Lo que más curioso a la vez que lamentable es que el bloqueo no estaba basado en la IP o regiones, sino por el origen de las cuentas en sí: un desarrollador de origen Iraní que lleva años viviendo y trabajando en Finlandia también se ha visto afectado. Esto va más allá de un bloqueo de acceso a una región geográfica con la que tienen sus desacuerdos: se está haciendo objetivo de discriminación a personas según su origen, lo que me resulta directamente perverso.

Captura del tweet de @Farzad_YZ
@Farzad_YZ Lo ridiculo de este acta es que es lo mismo que hizo Slack hace un timepo. Sus algoritmos de detección se basan en la actividad completa, no en la residencia ni la conexión por IP. Vivo y trabajo en finlandia, @github

Como solución se pueden hacer públicos sus repositorios privados y así recuperar el acceso al código, pero quizás esos desarrolladores no deseasen dar ese paso, o no habrían seleccionado dicha opción de visibilidad. Los repositorios públicos están a salvo porque obviamente sería un desastre de relaciones públicas que dañaría a toda la comunidad. Además, los repositorios privados gratuitos son algo relativamente nuevo, al igualar la oferta de GitLab o Bitbucket para retener a los usuarios tras la compra.

¿Qué podemos aprender de esto? De entrada debemos recordar que GitHub es una plataforma con condiciones amigables a proyectos de código abierto, pero sigue siendo de código cerrado y controlada por una gran corporación americana. GitLab si es de código abierto y te ofrece la posibilidad de tener tu propio servidor el cual en caso de una crisis similar, lo que la convierte actualmente mi plataforma predilecta… pero gitlab.com también es vulnerable a este problema al estar en la nube de Google. A día de hoy probablemente deberíamos poner esfuerzo en plataformas similares al concepto de Entropic, que es un proyecto de gestor de paquetes para NodeJS descentralizado, presentado como alternativa a NPM tras el desastre del último año. Nos toca empezar a pensar en descentralizar y federar los sistemas y plataformas de repositorios, o situaciones como esta pueden seguir poniendo en peligro entornos de colaboración.

Por qué la versión final de los Articulos 11 y 13 es aún más nociva

En enero las negociaciones de la reforma de Copyright se detuvieron porque los diferentes gobiernos europeos no lograban alcanzar un acuerdo. Sin embargo tras los recientes trílogos tenemos la versión final para la votación. Con esto toda web deberá instalar filtros de copyright a no ser que cumpla estas 3 condiciones:

  • Está disponible para el público desde hace menos de 3 años.
  • Su facturación anual es inferior a 10 millones de euros.
  • Tiene menos de 5 millones de visitantes únicos al mes.

Las excepciones son proyectos de desarrollo opensource, aplicaciones de mensajería y organizaciones sin ánimo de lucro.

A continuación intentaré explicar de forma sencilla el contexto y por qué tal cómo están planteados estos artículos, pese a su buena intención, son directamente dañinos.

Artículo 11: la tasa de enlace

Los periódicos quieren que se les pague por enlazar su contenido. Cuando en un servicio se lo enlaza puede mostrar lo que llamamos un snippet, que lleva una imagen y un fragmento de resumen en texto. Por ejemplo, Google News o muchas reded sociales hacen esto. Si el usuario está haciendo un visionado rápido de titulares lo lee en esa tercera parte y no entra en la web del periódico, luego no ve los anuncios de allí y en consecuencia no monetiza. En consecuencia el periódico podría configurar el sistema para que no mostrase los snippets (se puede hacer, tenemos standards para ellos pero en lugar de implementarlos prefieren que cambien), o bloquearlos tras su barrera de pago y ser feliz, pero de esa manera perdería capacidad de difusión, lo que tampoco quieren.

Se intentó algo como esto en España y previsiblemente el tiro salió por la culata. Se hizo que este impuesto fuese el modo obligatorio, y Google cerró su servicio Google News, que a fin de cuentas no tiene publicidad y a ellos no les aporta beneficios. Las visitas a las webs de noticias decayeron generando pérdidas, y mientras los grandes periódicos podían pagar por posicionamiento en los buscadores, muchas pequeñas publicaciones digitales no podían permitirse esos costes, lo que las llevó a cerrar.

En consecuencia este artículo sabemos que no solo no resolverá nada, sino que la aplicación de tales medidas ya ha demostrado ser extremadamente perjudicial para todas las partes.

Robots censurandores

Artículo 13: los filtros de contenidos

Una de las consecuencias de no poder enlazar es que entonces se tenderá a citar, copiando fragmentos del contenido para qué se sepa de qué se habla. Ante tal contingencia se proponer a obligar unos filtros que identifiquen el contenido (texto, imagen, audio) tras subirlo, y si da positivo no se difunda a no ser que se pague una tasa de licencia al propietario de los derechos.

Lo primero es: ¿puede haber un sitio donde esté almacenado todo el contenido sujeto a derechos de autor del mundo? Suponiendo que sea posible, ¿quién podría desarrollarlo y dónde podría almacenarse? ¿Cómo se registraría contenido allí y cuánto troll encontraríamos? Digo esto porque he visto intento de registro del ruido de blanco propio de un vídeo sin sonido.

Una pequeña o mediana empresa no tendría los medios para poder crear y mantener tal filtro, con lo que sus opciones son: o lograr tener una enorme cantidad de medios para tenerlos antes de que pasen 3 años, lo que desincentivaría la innovación o incluso la entrada de servicios disponibles en otros lugares del mundo en Europa, o el tener recurrir a una tercera parte para alquilar esos servicios de filtro. Y a día de hoy solo hay 2 empresas que posean tales filtros: Facebook y Google (el ContentId de YouTube), lo que nos llevaría a darles un inmenso poder sobre la web a dos de las empresas por las que empezó precisamente toda esta polémica legislación. ¿Estamos considerando darles la capacidad de filtrar aún mas lo que vemos, reduciendo nuestra capacidad de contrastar opinión? Porque con esto en vigor lo que crecerán serán los grupos de mensajería, y sabemos lo problemas de noticias falsas que vienen por allí.

Qué hacer:

Los expertos y grandes voces del desarrollo de aplicaciones se lo han intentado explicar al parlamento Europeo sin éxito. Los desarrolladores, emprendedores, asociaciones de pequeñas y medianas empresas, los periodistas, las asociaciones deportivas y grandes estudios de cine también están en contra. y han escrito cartas abiertas pidiendo que se detenga esta locura. Yo particularmente escribí a los europarlamentarios españoles y solo recibí una respuesta, que fue razonada, entendió los argumentos que le presenté y junto a su bloque votaron en contra, así que os animo a escribir contando vuestras experiencias a los Europarlamentarios a ver si se dan cuenta del error que podrían llegar a cometer. Os dejo este enlace para que poneros fácil el ver a quién hay que convencer para explicárselo por correo (no creo que le presten mucha atención a sus redes sociales, la verdad), a ser posible con vuestras propias palabras. Dicho esto hay algo que tengo muy claro: las actas de las votaciones son públicas y sabemos quién votó qué: aquel cuyo nombre esté a favor de los Artículos 11 y 13 no recibirá mi voto para su reelección este próximo mes de mayo, dado que demostrará no tener interés en representarnos.

Opinión sobre la directiva de copyright (y los infames artículos 11 y 13)

Me he tomado varios días antes de escribir sobre este tema por 2 motivos: primero tener algo más de información (no muy exitoso), y segundo, que baje mi nivel de irritación por lo que ha pasado (tampoco muy exitoso, pero al menos he puesto en orden mis ideas).

Empecemos revisando el itinerario: la propuesta de Directiva de Copyright Europea se ha aprobado, y su proceso continuará su curso hasta enero del 2019, cuando tendrá que ser votada de nuevo tras puertas cerradas (lo que dispara mi desconfianza y me hace pensar que será poco más que un trámite administrativo, pues no creo que haya muchas posibilidades de que la cosa cambie allí). Después cada congreso de cada país votará cómo adoptarla, y ahí sí que podemos opinar. También está el detalle de que en mayo hay Elecciones Europeas, en la que los Europarlamentarios se votan nominalmente y no en listas, así que no pretendo convenceros para que cambiéis vuestra afiliación política, pues cada partido no tuvo por qué votar en bloque, pero sí que os facilito la lista de quien ha votado a favor, para que consideréis si en vuestra opinión esas personas merecen conservar su cargo.

Os debo aclarar mi posición ante el concepto de copyright. Los creadores deben ser protegidos, y estoy plenamente a favor de que tengan un beneficio económico que les permita poder mantener esa dedicación, enriqueciendo el panorama de la innovación y la creatividad. Sin embargo, el copyright tal como está estipulado actualmente protege no al autor, sino al editor o al intermediario, de manera que ellos ganan poco mientras que los intermediarios se llevan casi la totalidad del beneficio. Cuando alguien suelta el típico “es que nadie piensa en los músicos”, recordad que el 80% de los beneficios que salen de Spotify se lo llevan en concreto estas 3 entidades: Sony, Warner y Universal, mientras que el autor medio apenas saca para llegar a fin de mes con esa fuente, y que cuando hay quejas sobre los bajos ingresos de los periódicos, quien se beneficia es el periódico, y no el periodista. Hemos perdido una oportunidad preciosa para hacer que el copyright le dé mas peso al autor real, que en general recibe los derechos morales, frente a los de explotación de la obra, que suelen ser de una tercera parte. Hay cambios en esa propuesta de directiva de los que estoy a favor, pero hay 2 artículos que no sólo son vergonzosos y propios de incultura, sino directamente dañinos para la creatividad, innovación y libertad de expresión. Si ese es el precio, no estoy dispuesto a pagarlo.

A continuación, cómo una persona que trabaja en el sector de la informática, cómo nos afectaría el texto que se ha aprobado.

Las máquinas de censura, con enormes tijeras, saliendo del parlamento europeo

El Artículo 11, vulgarmente conocido como la Impuesto al Enlace, es una nueva versión europea del desatroso canon AEDE español, o “la tasa Google”. La idea original es correcta: en muchos casos, diversas plataformas transforman los enlaces de hipertexto en snippets, que son un titular con un resumen corto y una foto. Esto hace que una persona que quiera informarse deprisa pase deprisa y vea de un vistazo lo mas destacado, y si algo le interesa haga click y vaya a la versión completa. En consecuencia, hay usuarios que se mueven deprisa por el sistema (ya sea red social o agregador) pero es posible que no entre, y como está en la plataforma de un tercero no ve los anuncios de la página original, que ve reducidos sus ingresos. La intención de ese artículo es que las plataformas les paguen por mostrar los snippets, lo que de primeras supongo que nos parecerá correcto a todos. Sin embargo el texto aprobado va más allá: compartir una noticia en una web o blog antes de que pasen 20 años de su publicación pasaría a ser ilegal, o más de 2 palabras seguidas de un titular también lo sería. También afectaría a los buscadores, ya que las notas con fotos (por ejemplo Pinterest). Al no poder citar los titulares estamos evitando la difusión de información, y con ello rompiendo la red. Es más, no podríamos comentar ni discutir, que es lo que caracterizó a la Web 2.0, en la que primaba la comunicación e interacción. Eso sí, es algo menos malo que el canon AEDE porque al menos en este caso no define ese derecho como irrenunciable. Desde el punto de vista de una desarrolladora, lo que habrá que hacer será inventar un nuevo sistema de metadatos en las páginas para definir cuando usamos una licencia diferente al copyright (como Copyleft o Creative Commons, todo porque han decidido que el estándar en vez de abierto y marcando con el fichero robot.txt cuando quieres quedarte fuera, debe ser cerrado). Así que a un cierto plazo, este artículo será bastante tonto: confío en que se acordará dicho estándar y cuando los periódicos que hoy se congratulan pierdan su audiencia, tendrán que empezar a renunciar a su copyright para tener una mínima relevancia. Al final será una pérdida de tiempo para todos, y de dinero para ellos cuando vean la incomodidad temporal que nos traerán, pero que se podría llevar por delante a muchas pequeñas publicaciones que no podrían sobrevivir a esa “sequía” temporal.

El Artículos 13, conocido como “la máquina de censura”, por el contrario no tiene la menor gracia. La idea era que se utilizasen sistemas de control de contenidos para reconocer cuándo se está usando un texto, una imagen o un sonido que está sujeto a derechos de autor, y se evite su subida a la red. Una vez más, bonita intención: esto no solo afectará a servicios como Youtube, que ya lo tiene, se llama ContentId y es un absoluto desastre, sino a páginas colaborativas de contenido enciclopédico, lugares para compartir partituras como MuseScore, o repositorios de código como GitLab y GitHub tendrían que tener supervisión de todos los commits (subida de código), cosa que me toca la fibra sensible porque en este tipo de plataformas realizo mi trabajo diario, además de que si alguien resgitra bajo licencia privativa algo basado en un software libre, imaginad el daño que puede hacer con esa apropiación. Recordad también el tema de la libertad de panorama, pues hay edificios y monumentos que están sujetos a copyright, por lo que olvidaos de subir una foto de la torre Eiffel o sacaros una foto en un partido de fútbol (sé que es surrealista, pero sí, se especifica explícitamente que nada de subir selfies en eventos deportivos o conciertos). Por mucho que nos digan que a los memes en España los amparará el derecho a la parodia, debemos recordar que hablamos de una máquina para filtrar que será capaz de reconocer similitudes con fotos pero no de entiende el concepto crítica cómica, por lo que se eliminarán sin miramiento. También se revisará todo el texto que subamos a redes sociales y blogs, a no ser que sean “servicios o aplicaciones pequeñas”. Por favor que alguien defina pequeño: ¿significa que cuando forme parte de un servicio pequeño, si mi plataforma crece en usuarios será filtrada? ¿O que si mi blog personal de repente recibe una inmensa cantidad de visitas, pasará a ser filtrado? ¿Y la solución es que implemente un filtro de un coste aproximado 200 millones de euros? ¿Puede explicarme alguien cómo puede incentivarme a emprender, escribir o dibujar el tener una amenaza de que en cuanto mi sitio empiece a funcionar me meten tal sablazo que me tumbará? Lo que sí tengo muy claro es quién sí que puede pagar eso: Google, Facebook, Amazon y los grandes jugadores, que casualmente ninguno es europeo, por lo que una vez más, ¿a quién beneficia esto? Porque al regular la red de esta manera la están centralizando en unos pocos jugadores que de por sí ya son muy poderosos.

Estas medidas sin duda nos van a llevar al atraso y la desinformación, dejándonos en un estado similar a China y su Gran Firewall, pero obligandonos a usar los servicios a los que dicen estar castigando (a no ser que hagan espantada, como Google News con el canon AEDE o Instapaper con el GDPR) porque no tendremos capacidad para crear alternativas. Casualmente, ninguna de estas leyes hará nada en contra de los sitios de descargas ilegales, que son los que sí hacen un daño real a los creadores.

Los editores de periódicos y personal de discográficas, intentando prevenir el giro inesperado que tuvo la anterior votación, hicieron una campaña agresiva diciendo que los grupos en contra de la reforma están orquestados por Google, pero sinceramente si alguien se beneficiaría de lo que se avecina, sería precisamente Google. Al resto nos espera una época antidiluviana.

A estas alturas soy un tanto pesimista, pues la mayoría de los europarlamentarios actuales no han querido escuchar a las grandes figuras académicas tales como los propios creadores Internet cuando intentaron por activa y por pasiva que iba a ser un desastre. A estas alturas me planteo que la única manera de deternerlo a nivel de Europa sería que viesen lo que están haciendo si una gran cantidad de servicios nos diesen unos días de “Filtranet” antes de enero, y viesen lo inútil y atrasada que quedaría la red. Me fastidiaría bastante, pero si eso sirve para que ganen conciencia de lo que pretenden hacernos y detienen el desastre, por mí adelante con ello.

Directiva de copyright: hemos conseguido darle el vuelco

Esta semana escribo para dar las gracias. A todos los que os habéis sumado al movimiento para conseguir un nuevo debate de la reforma del copyright: gracias. Lo que ha sucedido esta última semana ha sido impresionante: es la primera vez que una reforma de derechos de autor no pasa de forma automática por la vía rápida. En lugar de eso, deberá discutirse en el debate plenario de septiembre, de manera que podrán presentarse una muy necesarias enmiendas para los conflictivos artículos 3, 11 y ante todo, el lamentable 13.

Gracias por proteger el Internet

Parece que una vez por década intentan pasar el rodillo con una propuesta preocupante: ¿recordáis SOPA, PIPA, ACTA…? Todas ellas pasaron en su momento, y la presión tuvo que venir después, pero en esta ocasión los detuvimos apenas intentaron comenzar, aun siendo durante las fechas del mundial de fútbol que sirvió como cortina hasta que Wikipedia cerró temporalmente… y entonces no hubo mas remedio que dar explicaciones. Es hora de que los lobbystas se eduquen y acepten que el mundo ha cambiado: hemos pasado de una época de escasez física a una de abundancia: Internet ha roto muchas barreras, y gracias a él tenemos Software Libre y Open Source, dándonos la posibilidad de tener alternativas a los eternos Windows y OSX. Tenemos la posibilidad de compartir con apenas unos clicks, de manera que podemos divulgar conocimiento colaborativo rompiendo barreras, obteniendo proyectos maravillosos con GNU-Linux o la Wikipedia. Tenemos la posibilidad de tener una voz ya sea en redes sociales o en los clásicos blogs para informarnos, dialogar, comentar, contrastar opiniones… Y pese a todo, en lugar de aprovechar toda esta tecnología y la posibilidad de llegar al público como nunca, se plantean una vez mas restringirla en otro intento de mantener un modelo de hace mas de 20 años, negándose a aceptar que una red, por definición, se basa en la capacidad de conexión.

¿Signfica esto que esté en contra del copyright? Tengo mis más y mis menos con temas de registros de y patentes (sé de primera mano que hay mucho troll que se dedica diariamente a abusar del copyright, y una ley que declare culpable hasta que se demuestre lo contrario en la base de la innovación colaborativa sería catastrófica), pero es indiscutible que es positivo que exista una forma de proteger a los autores, y que obtengan un sustento para que puedan así seguir creando. Pero esos derechos no deben implicar estrangular las libertades y la creatividad de los demás: la cuestión es que hay que adaptar el Copyright a Internet, no el Internet al Copyright. Esta guerra continuará en septiembre, pero hasta entonces podemos celebrar el haber ganado esta batalla:

Gracias por proteger el software libre, como GNU-Linux, Mozilla Firefox o LibreOffice.
Gracias por proteger el conocimiento libre, como la Wikipedia.
Gracias por proteger los repositorios de código, como Gitlab o Github, que nos permiten a los desarrolladores mejorar el software a diario.
Gracias por proteger los blogs y foros, como WordPress o Reddit.
Gracias por proteger la innovación y a los pequeños medios, como las startups o las pequeñas revistas digitales.
Gracias por proteger las comunidades de fanart, como Deviantart.
Gracias por proteger a los gamers que comparten sus guías en twitch o youtube, o los streamings de grandes eventos de juegos.
Gracias por proteger la posibilidad de divulgar información por redes sociales.
Gracias por proteger las parodias y los memes, que tanto nos animan los días.

En resumen: gracias por proteger Internet, la red de redes, y todo el progreso que trae de su mano.

Salvemos nuestro Internet en Europa #DeleteArt13

No soy precismente de grandes estamentos políticos, pero viendo el camino de esta situación y teniendo en cuenta que todo el mundo está demasiado ocupado con el fútbol, probablemente no le prestéis atención a la nueva reforma del copyright que se esta llevando a cabo en Europa y tal como se está definiendo es francamente mala para el Internet tal y como lo conocemos.

Save our internt

Viene otra reforma mas de la propiedad intelectual, que se actualiza de cara al mundo digital: nadie discutirá que es necesario a estas alturas, pero hay unos cuantos artículos en esta reforma que son mas que preocupantes: en particular los artículos 11 y 13. El artículo 11 es otra vez la archiconocida y desastrosa “tasa Google” que nos colaron en España y que recientemente fue derogada, habiendo dañado en el proceso a muchas pequeñas publicaciones al hacerles perder la exposición. Sin embargo lo verdaderamente preocupante es el artículo 13: se pretende que todos los servicios a los que deseemos subir contenido tengan que pasar por un sistema de control para ver si existe algo previamente, pudiendo negarnos esa subida por copyright. Para ellos tendría que tener unos grandes sistema que revisasen el contenido que bien podría ser creative commons, o software libre con copyleft, o fair use.

Así que voy a ser clara con a qué afectaría esta ley tal y como está redactada:

  • plataformas de blogs
  • gamers en livestream (por ejemplo, twitch)
  • plataformas de debate (foros, reddit)
  • plataformas con enlaces (redes sociales)
  • plataformas con remezclas (deviantart)
  • repositorios de código (github, gitlab, y básicamente a todo el software libre y de código abierto)
  • parodias
  • memes

Así que os solicito que entre todos llamemos la atención de nuestros representantes en el Parlamento Europeo antes de que algo que puede tener buenas intenciones dé carta libre a la censura y los trolls de patentes, imposibilitando la innovación y el debate. Hay información de acciones a realizar a través de la plataforma saveyourinternet para enviar correos, tweets o incluso llamarlos por teléfono. A mí de todos los españoles a los que me dirigí por email en el día de ayer sólo me contestó ayer una eurodiputada de un grupo que no tenía representación en la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (que es el órgano que desgraciadamente ha puesto oficialmente el proceso en marcha hoy), pero que me confirmó que se opondrán en el Plenario junto los firmantes de la siguiente carta al ponente de la reforma. Ahora necesitamos que se opongan mas para poder seguir creando, compartiendo y comentando, así que por favor, no lo dejéis pasar.