El botón “aplaudir” de Medium

No sé si sois de andar por Medium, la plataforma de artículos largos de la gente de Twitter. He hablado de ella en el pasado, y de cómo no es exactamente una plataforma de blogs, pues los usuarios no tienen mucho control sobre lo que escriben y su formato: no hay una cronología ni un claro sistema de “destacados”, sino que la propia plataforma ordena según relevancia. Como todo tiene sus cosas buenas y su cosas malas: te da difusión, pero todo lo que publicas tiene un tono muy solemne.

El botón "aplaudir" de Medium

Su cambio mas reciente y en parte polémico has sido la sustitución del botón llamado “recomendar”, que es el típico corazón del “me gusta”, por las manos de “aplauso”. Sus diseñadores hablan de que tiene la ventaja de que puedes marcar tu efusividad, permitiendo hasta 50 palmadas, pero yo particularmente no termino de verlo. Mis razones son las siguientes:

  • Medium se contruyó como una metáfora de leer en papel: tiene publicaciones, no colecciones. Tiene recomendaciones, no me gusta… El aplauso se siente fuera de lugar: recomienas un libro, no le aplaudes. Supongo que en los nuevos artículos que van en formato leído quizás tenga mas sentido, pero no en la lectura clásica.
  • Cuando ves las estadisticas desde fuera, no tienes una idea clara: ¿50 palmadas son de un solo lector, o de varios? ¿Cuán relevante es eso?
  • Deshacer el aplauso no es intuitivo (en móvil está en compartir, muy poco intuitivo desde el punto de vista de la navegabilidad).
  • Ahora que se está unificando el lenguaje de redes sociales, y Twitter cambió sus estrellas de “favorito” por el corazón de “me gusta” esta plataforma cambia su icono. Y yo que pensaba que estabamos convergiendo…
  • En un lugar donde los comentarios tienden a ser largos, el aplauso se siente… barato.

Quizás si la idea de esta gente de las series (que tambien parecen mas cercanas a una de las plataformas de fotografía que al Medium clásico) cuajan, tenga sentido, pero el nuevo icomo aún me producen rechazo. Veremos que rumbo siguen.

Anuncios

Creando una newsletter con mas estilo mediante Paper.li

Las newsletter o emails de noticias son un clásico, pero a día de hoy ese formato está bastante desactualizado. En una época en la que el contenido curado es tan habitual, Paper.li pretende revitalizar ese concepto mediante un “periódico” digital. ¿La gran ventaja? Su integración con redes sociales, de manera que es muy fácil mejorar la presencia web, y de paso uno se puede ahorrar el tiempo de maquetación y localización de contenidos.

Creando una newsletter con mas estilo mediante Paper.li

La forma de manejarlo en sencilla: simplemente se elige un par de temas, y automáticamente la plataforma nos da varias posibilidades de fuentes en blogs, Facebook, Twitter…  y una vez añadidas nos hace una carga preliminar de contenido, que simplemente editaremos al gusto agregando o silenciando contenidos, hasta quedar satisfechos.

Es importante destacar que este caso es similar a una newsletter, de manera que solo enviamos contenido, no hay comentarios, ni feedback, ni comunidad, de manera que esta herramienta solo es útil de cara a promoción, con la ventaja de no tener las vallas que pueden tener otros servicios. Yo particularmente prefiero Flipboard para recopilar contenidos y tener conversaciones sobre ellos, pero hay una herramienta adecuada para cada necesidad.

Limpieza de primavera de mis apps: adiós pinterest

No solo Google se pone a quitar cosas de en medio. De vez en cuando me pongo a mirar qué tengo el tablet (en el móvil soy muy escueta y suelo ir a lo básico), y quito aquello que hace una eternidad que no uso… y este caso le ha tocado a Pinterest.

Nunca le dí mucho uso a decir verdad, mas allá de compartir algunos contenidos de interés. La mayor parte de mis interacciones allí fueron en mi periodo con UNDERmagazine a la hora de llevarlo con estrategia de “marketing de contenidos”, o crear un feed de contenidos relacionados con las secciones de la revista que no fuesen nuestros. De esa manera aumenta el público en redes sociales, pues puden considerar que tu feed no solo les proporciona el contenido propio, sino otro transversal aumentando el interés a la hora de seguirte. Sin embargo la actividad que en su día había allí ha ido muriendo poco a poco. ¿La causa? Cómo se ha ido redefiniendo la compañía.

Lo que originalmente era unos tableros temáticos, ahora parece mas un servicio de feedback de DIY (“Do it yourself” o “hazlo tú mismo”) o de ventas: bueno para recetas de cocinas o si estás vendiendo algo, porque en caso contrario… Prueba de eso es que desapareció el botón de “me gusta” y ahora hay un “lo he probado”. Y sí, soy consciente de que en ocasiones la línea entre el “me gusta” y el “pinear en uno de tus tableros” es fina, pero el número de pines es limitado, y los “me gusta no lo eran”. Y te puede gustar algo y demostrar tu aprobación, pero igual no es el tipo de contenido que guardar aquí.

Limpieza de primavera de mis apps: adiós pinterest

Estos cambios sumados a la costumbre de “no jugar bien con otros”, es decir, no tener una  buena integración con sistemas de generación de contenido, siempre lo hizo quedarse aparte, de manera que ha llegado un punto en el que apenas nadie de los que seguía allí tiene actividad.

Si me preguntaís ahora dónde está el contenido, lo que os respondería es lo siguiente:

  • En Twitter: si está pasando ahora, es puro criterio de inmediatez.
  • En Facebook: para compartirlo con tu círculo de amigos. Yo no lo uso por principios, pero es un jugador fuerte y obviamente hay que mencionarlo.
  • En Google+: si quieres tener un buen posicionamiento en el buscador de Google, tienes que que estar allí, no importa que no tengas interacción alguna.
  • En Pinterest: si es “hazlo tu mismo”, o vendes algo.
  • En Tumblr: es mas una plataforma de blogging que otra cosa, pero si se trata de arte, tradicionalmente da buen soporte para tener un portafolio de contenido. Por desgracia su servicio es un auténtico vertedero, por lo que al final es mejor manejar su RSS desde un servicio externo.
  • En Pocket: si es contenido de lectura lenta de interés mas “atemporal”. En este caso suele estar muy curado. La verdad es que me sorprendió bastante al echar una ojeada a sus recomendaciones, pues pese  a ser usuaria asídua desde el 2012 (fue de las primera aplicaciones que instalé en mi primer dispositivo Android, pues para mí es básica para ahorro de datos) hasta ahora siempre había sido mi caja de lo leeré mas tarde y nunca había considerado su uso a nivel social.

La identidad digital y Facebook

Hace unos días estuve leyendo un post en Medium sobre cómo el autor no ya no podía usar una plataforma de compartir coche por no tener Facebook. De entrada me pareció raro: ¿Facebook sí y Google no? ¡Pero si esos dos siempre están en todos lados! ¡Esas plataformas online adoran los graficos sociales de Facebook y la geolocalización de Google Maps!

Al parecer dicha plataforma había sido adquirida por una compañía de mayor volumen, y para registrarse ahora era necesario hacerlo con  el sign-in de dicha red social. La idea era mas que curiosa: consideran que Facebook es una buena forma de probar la identidad real del usuario, luego están tomando el contenido de dicha compañía como muesta de identidad digital fiable.

La identidad digital y Facebook

Me parece mas que curioso, pues las identidades digitales de la gente no tienen por qué coincidir con la real. Quizás pueda establecer algo mas de confianza al hablar, o al echar una ojeada a su historial y fotos de sus mascotas, pero seamos sinceros, no con un poco de esfuerzo cualquiera puede fabricarse un perfil social “agradable” y luego ser un animalito en la vida real.

Mas allá de esto, lo que me sorprende, y en parte molesta, es que se tome como la única forma de identidad: hablamos de Facebook que comercia con tus datos, porque como usuario eres su producto, no su cliente (esos son principlamente empresas de publicidad, exactamente igual que Google, por cierto). Hablamos también de Facebook que se toma como fuente de información cuando no se comprueban los hechos… Pero lo mas triste de todo esto es la falta de alternativas, porque definitivamente necesitamos una.

Microsoft compra LinkedIn

Microsoft se hace con la red social profesional mas importamte del momento, y como cada vez que Microsoft compra algo, no puedo evitar sentir temor dado el historial de esta gente. La adquisición tiene sentido: hacerse con una red social (pues desde sus intentos con MySpace la cosa estaba bastante desangelada) y tener unos perfiles personales que manejar, que son los mas serios y permanentes dentro de lo que es el mundo de las redes sociales: las identidades profesionales. La posibilidad de integrarlo en Microsoft Dynamics (su CRM, o sistema de gestión de clientes para empresas) también es un interesante factor a tener en cuenta.

Microsoft compra LinkedIn

¿Qué esperar ahora? Pues no lo tengo muy claro. Microsoft está renovándose bajo su nueva dirección y reorientándose hacia el cloud computing, pero son muchos años de decepción y malestar. Además está el antecedente de Skype, que pasó de ser un servicio ligero y útil a una bestia que se come una gran cantidad de datos de red tontamente. El hecho de que anuncien que se integrará en Office ” para poder escribir tu curriculum en word y mandarlo directamente a LinkedIn” no me tranquiliza especialmente.