“Nativos digitales” o “huérfanos digitales”

Las dos frases mas irritantes que se dan por hecho cuando te dedicas a la informática son las afirmaciones de “si tiene un botón, sabes como funciona”, y el “los crios saben como funcionan porque son nativos digitales“.

Soy de la generación en la que la informática acababa de llegar a las aulas, y era una clase optativa y sin nota. Y bueno, en aquella época no era precisamente algo cómodo y acogedor como hoy en día: teníamos Internet, pero era una maraña complicada de usar porque los conceptos de buscador e indexar eran inexistentes. Recuerdo un momento que en aquel entonces fue bastante irritante, y ahora me parece irónicamente divertido: cuando nos dieron la oportunidad de que se impartiese una introducción al uso de un procesador de texto, mi compañera de al lado le dijo al profesor “la informática no se usa para nada, si en algún momento llega a hacer falta mi padre ya me pagará unas clases”. Mas allá del sentimiento de menuda petarda con dinero que aún perdura tras todos esto años, ¡pues vaya que se equivocó respecto a utilidad y uso diario!

A día de hoy, gente con esa actitud es bastante negada informáticamente, y se considera cada vez mas que porque un niño haya nacido en una época en la que el uso de ordenadores es común, saben darle un buen uso. Bueno, asumamos que el crío medio sabe usar el Facebook, el Whatsapp, hacer una búsqueda base en Google o Youtube y verse las series online, pero con eso de que se apaña bien solo y así está entretenido, no solo se le deja sin control, sino que no sabe utilizar esos maravillosos recursos de forma productiva, porque al igual que hay cientos de cosas fantásticas en Internet, también puede ser un auténtico vertedero (y no, no me refiero únicamente al código de Tumblr).

Puede que un crío sepa abrir un navegador y hacer una búsqueda en Google, pero, ¿y la idea de hacer una búsqueda avanzada para obtener resultados filtrados de mejor calidad? Demostrarles que  hay información mas allá de la primera entrada de wikipedia a la hora de hacer un trabajo les puede cambiar la vida. ¿O usar mínimamente las funcionalidades de un procesador de texto para optimizar el esfuerzo a la hora de hacer un trabajo? Pongamos por ejemplo Google Docs, que aunque no me agrade especialmente, con los móviles y tablets es casi omnipresente: algo tan tonto como el uso de estilos, que es otro gran desconocido, ahorra mucho tiempo de formateado.

Se da por hecho que porque estos elementos sean familiares en su vida cotidiana, saben usarlos adecuadamente, pero es un gran error. Es necesario darles unas nociones de buen uso, de educación (porque hay que ser respetuoso con la gente no solo en persona sino también online) y de privacidad (cuidado con lo que compartes). De ahí el concepto de “huerfano digital”: tenemos muchos usuarios que carecen de guía, de manera que no solo no saben utilizar todas las posibilidades que les da la tecnología, sino que son vulnerables al abuso desde ella, o pueden comportarse como auténticos abusones de patio de colegio. La educación tecnológica a día de hoy es simplemente es fundamental, y igual que se les enseña a leer o sumar, también habría que enseñarles a usar estas herramientas digitales de forma adecuada y responsable.