Lejos de Twitter: ¿qué clientes de Fediverso utilizo?

Las redes sociales libres cuentan con interfaces web mas que buenas tanto para su uso desde equipos de sobremesa como dispositivos móviles, pero cuando utilizamos cuentas en plataformas o instancias diferentes siempre resulta cómodo el poder utilizarlas todas desde una misma herramienta. De ahí qué me pusiese a indagar sobre ellas con la gran ventaja de que para estas redes no existe una aplicación oficial, sino que las APIs son abiertas y diversos desarrolladores nos una gran variedad de implementaciones diferentes completamente válidas, para que luego cada uno emplee la que prefería según sus gustos y prioridades. Reconozco que mis decisiones no serán especialmente populares desde el punto de vista estético, pero es lo que nos pasa a quienes nos ganamos la vida picando código: primamos la eficiencia y usabilidad sobre un aspecto más bonito, pero si bien en su día mis clientes preferidos de Twitter eran el poderoso Tweetdeck en sobremesa y el minimalista Twicca en móvil, ahora tiendo al uso de Whalebird y Tusky.

Cartel original de Twitter está caídoWhalebird es un proyecto que a los que tenemos un tanto de historia con Twitter nos hace un guiño especial. Mi primer contacto con la red del pájaro fue por cuestiones académicas en el año 2008, cuando en uno de los proyectos de las prácticas debía crear una pequeña implementación de cliente de API para un muy incipiente Twitter. Esto me llevó posteriormente a una oportunidad profesional trabajando con dicha API, y en el 2013, cuando la red empezó a tener un crecimiento desmesurado, casi a diario me encontraba con el infame cartel de “Twitter se ha caído”, acompañado de la emblemática imagen de los pájaros intentando levantar a una ballena en alusión al estado de saturación de los servidores. Al ver el icono con la ballena, la aplicación captó mi atención de inmediato al hacerme reir por emular ese famoso/infame concepto. De las opciones de escritorio es la más espartana, pero también es la más resistente y hace lo que tiene que hacer: tanto en Ubuntu como en Windows 10 me da una interfaz minimalista que funciona rápido y bien, permitiéndome manejar varias cuentas de forma rápida en una misma ventana. En el momento en que escribo esto funciona de forma bastante correcta para Mastodon y Pleroma salvo con los posts de encuestas (los cuales la verdad tienden a no preocuparme), y está en consideración aumentar el soporte a Pixelfed.

Desde dispositivos móviles mi preferida sin duda es Tusky. Siempre ha habido un cierto empate entre ésta y Fedilab, y si bien la segunda tiene mejor aspecto en posición de pantalla horizontal, tiende a resultarme más lenta y pesada. Aparte, su posicionamiento moral cuando Gab se unió al Fediverso le ha hecho ganarse pocos amigos, hasta el punto de que algunas instancias mas radicales con el tema de evitar la federación con esas instancias tienen bloqueada la capacidad de interacción con ella. De primeras puede parecer algo fuera de lugar porque el software debería de ser neutral de cara a la libertad de expresión, pero Gab da plataforma a los grupos de ideología nazi que celebran y difunden vídeos de tiroteos contra minorías, y yo personalmente estoy de acuerdo a que no hay que darles herramientas de difusión de ese odio. En mi caso ya me había decantado de entrada por Tusky por pura cuestión de rendimiento, pero respeto y aprecio la decisión de sus desarrolladores de bloquear el uso a determinadas instancias en el propio código de la aplicación al tomar medidas para evitar que se le dé un mal uso a su creación.

Tusky soporta todas las funcionalidades de Mastodon, Pleroma y Pixelfed, dando también soporte multicuenta y con una estética muy cuidada, además de tener unos ciclos de desarrollo bastante rápidos, de manera qué las últimas novedades de cada red están a los pocos días plenamente disponibles para los usuarios de la aplicación. La única pega en la actualidad es que para usarlo en Tablet, cuando se coloca de forma horizontal no utiliza el 100% del espacio en pantalla.

¿Y qué fue de mi uso de Twitter, que fue donde empezó mi uso de redes sociales? Pues ahora mismo, con las APIs tan cortadas dejando fatal las aplicaciones de terceras partes y la obligación de sufrir la versión algorítmica del timeline nada más entrar, es básicamente residual: entro solo 1 o 2 veces al mes por web, para limpiar las notificaciones y menciones, pedir soporte técnico en alguna aplicación en caso de que lo necesite porque es más rápido que los correos, y poco más. El contenido que publico allí lo hacen los hooks de mis blogs y me da un perfil público de cara a temas laborales, pero por lo demás no merece ni mi tiempo ni mi esfuerzo.

Frente al modelo de Twitter, qué ha hecho bien Mastodon

Hace mas de medio año que he migrado mi actividad de redes sociales a Mastodon. Google+ descansa en paz en el cementerio de Google, y entro en Twitter una o dos veces máximo por mes desde web para limpiar mis menciones y adiós. Reducir el uso de Twitter ha mejorado drásticamente mi humor y la verdad es que no lo echo de menos. En cuanto a mis contactos de Google+ sigo sus blogs por lo que no han desaparecido de mi vida.
La cuestión que me planteo a día de hoy es, siendo tan similares Twitter y Mastodon, ¿por qué no se reproducen los mismos comportamientos? No creo que sólo una cuestión de educación del usuario, sino también de diseño.

El logo de Twitter soltando improperios

· No existe la posibilidad de “retweet con comentario”.

El creador del tweet (estado) original solo recibe el aviso de que dicho estado ha sido compartido, no de lo que se origine a partir de lo comentado, y la pérdida del contexto original. Esto permite la generación de “masas de linchamiento”, que con la posibilidad de tergiversar la información original pueden lanzarse a acosar al creador. Mastodon no llama a esa función retweet (volver tweetear), sino boost (impulsar), y uno por definición no impulsa algo con lo que no esté de acuerdo.

· Aparición del “content warning” o “aviso de contenido”.

Mastodon tiene la posibilidad de ocultar el texto de un estado (o toot) tras una etiqueta de “mostrar contenido”, y mostrando un texto de aviso al gusto del autor para cada estado. De manera que si por ejemplo hay un tema político que alguien quiere compartir pero sabe que puede generar crispación, nerviosismo o malestar en el personal, puede marcar el estado, por poner un ejemplo de los últimos años, con “política, inmigración, Trump”. El autor del estado mantiene la libertad de compartir la información, pero respetando a su vez a los usuarios que no desean encontrárselo en ese preciso momento o lugar.

· Posibilidad de ocultar las métricas: elimina la competitividad.
Los usuarios pueden elegir mostrar o no los datos de impacto de un estado, al igual que los de seguidores y seguidos. De esta manera previene que se le juzgue por ello o situaciones competitivas que podrían no resultar sanas.

Como podéis ver no son funcionales difíciles de implementar ni precisamente rebuscadas, y sin embargo tras todos estos años Twitter no las ha implementado (aunque recientemente he leído que Instagram se está planteando ocultar los “me gusta”). ¿Por qué no se han implementado?

La respuesta, aunque sencilla, es triste. Twitter vive de servir anuncios segmentados. Gana más cuanto más tiempo retenga tu atención. Las discusiones mantienen la atención, luego entre estado y estado se sirven anuncios. Los anuncios son dinero para la empresa, luego mantener el estado de crispación les da dinero, y por ello no tienen prisa en reducirlo. Es lo que tienen las redes sociales comerciales.

Gab pretende utilizar el código de Mastodon

Supongo que la mayoría de los que me leéis ni conocéis la existencia de Gab: se trata de una red social a imagen de Twitter con ideales de extrema derecha, supremacistas, antisemitas, y homófobos: cuando la empresa del pájaro expulsa a alguien bajo esos términos, por definición se muda allí. A mí personalmente siempre me ha hecho gracia que el código de su sistema se llame HYDRA, pues me hace pensar en los malos del Capítan América diciendo “Hail Hydra” y la asociación no me puede parecer más adecuada.

Dejando los ideales políticos, simpatías y antipatías aparte, la semana pasada publicaron la noticia en Twitter y como cabe esperar, esta hizo eco en Mastodon:

Toot de Eugen comentando la noticia de que Gab utilizará el código de Mastodon

Rob Colbert: Esto va a ser ser un “hard fork” y fue decidido en base a completitud de funcionalidades. Nuestra meta es una transición desde esta base de código pronto hacia HYDRA. Básicamente, una pequeña parte de Mastodon está escrita en Node.js y una gran parte en Ruby On Rails en Postgres. Como que eso no nos emociona. Así que vamos a hacer una  transición de manera relajada durante los próximos meses (quizás hasta un año) para tener el 100% en Node.js y posiblemente un diferente tipo de tier.El primer movimiento es acabar con todo ese dolor ahora. No puedo esperar a hacer videos y explicarlo.

Aclaraciones sobre el tweet del CTO de Gab:

  • Hacer un “hard fork” significa que van a clonar el repositorio de Mastodon en el estado actual, y separarse por completo de él para hacer sus propios desarrollos sin mirar atrás. Mastodon es software libre, pueden hacerlo legalmente siempre que mantengan la licencia (es decir, su codigo debe ser también libre).
  • Reescribirlo entero en NodeJS supongo que es una cuestión de modas: hace unos años Ruby era el niño bonito de los programadores y ahora lo es NodeJS. Como alguien que programa NodeJS puedo decir que es útil para hacer ciertas acciones rápidas, pero aunque responde bien mediante Promises es un sistema con un único hilo, luego para una carga de procesamiento grande es un absoluto desastre. Ellos verán.
  • Este movimiento tiene sentido porque al colarse en el Fediverso, podrían utilizar las Apps ya existentes para él en lugar de la suya propia que ha sido retirada de la App Store por incitar al odio. Si bien el código es agnóstico, lo que se respira en ese sitio infringe las reglas de Apple, así que también fue eliminada.

Eugen: Así que Gab ha decido que su propio código en el que gastaron $5M del dinero de sus inversores para desarrolar is tan insalvablemente malo que van a usar en su lugar el código de Mastodon, con el bono añadido de aprovecharse de nuestras apps (con las aplicaciones de Gab apps siendo eliminadas de las tiendas de Apps). Esto es un primer aviso para los compañeros administradores para estar alerta y bloquear sus dominios en cuanto los veamos, cuando/si aparecen (no está confirmado si pretenden federar), y a los desarrolladores de las Apps para considerar si deben bloquear los dominios de Gab si fuese necesario.

Del comentario de Eugen “Gargron”, creador de Mastodon:

  • Si Gab no libera el código derivado de su fork, podrían emprender el acciones legales contra ellos.
  • Gargron está en su derecho como administrador de su instancia (mastodon.social) a bloquearlos si violan sus términos y condiciones.
  • Es natural que intente avisar al resto de los administradores de lo que se avecina en caso de que federen, puesto que él mantiene el directorio de instancias joinmastodon cuyas condiciones de admisión similares (no se permite discurso de odio).
  • Muchas instancias se crearon con la intención de proveer un lugar seguro e inclusivo, y obviamente el contenido procedente de Gab dista mucho de ese ideal, de ahí que probablemente el uso de herramientas de moderación esté al orden del día si federan.
  • El tema de bloqueo de las aplicaciones a nivel de código del Fediverso a los dominios de Gab me parece espinoso, pero os lo planteo de otra forma: si por ejemplo Amaroq (cliente de Mastodon de iOS) o Tusky (cliente de Android) se utilizasen para conectarse a esa Gab, ambas podrían sufrir el mismo destino que la aplicación oficial de Gab, y no creo que sea una buena perspectiva para sus desarrolladores. El código seguirá siendo libre y los ingenieros de Gab seguirán pudiendo hacer otro “hard fork” y quitarle esas líneas de bloqueo publicándola bajo otro nombre. Así, si la tiran, al menos no afectaría a las originales. No voy a decir que me agrade que piquen bloqueo de dominio en el código, pero lo comprendo como defensa propia.

Personalmente creo acabarán como CounterSocial, una red social con la base de código de Mastodon que es un silo de americanos con tendencia más de izquierdas con bastantes prejuicios contra los rusos y musulmanes. Ni un extremo ni el otro suelen ser bienvenidos en ninguna plataforma si traen conflicto, abuso y poca educación. Eso sí, todos ellos son libres de tener sus propios sitios aislados si encuentran un proveedor que los quiera mantener.

Aterrizando en tabletop.social en Mastodon

He sido una usuaria bastante feliz de mastodon.cloud durante meses. La que comenzó como una instancia (servidor) francesa después pasó a manos japonesas, teniendo un espectacular aumento de volumen a cada error de las grandes redes privativas, véase Twitter y sus cambios en el timeline o Tumblr y el sistema automático de contenido inapropiado con cientos de falsos positivos. El exceso descontrolado de afluencia debió de acabar definitivamente con la paciencia del administrador, el cual decidió traspasar sus poderes, para acabar estos en manos de una empresa japonesa y desapareciendo el Patreon de mantenimiento.

El encontrarme de la noche a la mañana con unos términos y condiciones en legalés que no terminan de dejar claro qué pasa con mis datos ni cómo se subvenciona el servidor (si no se paga por él de alguna manera, las probabilidades de que nuestros datos son el producto son astronómicas) me resultó bastante desagradable, lo que me llevó a invertir tiempo buscando un nuevo hogar en el Fediverso. Tras revisar múltiples condiciones y el comportamiento de los administradores de varias instancias, finalmente me decidí por tabletop.social, cuyo adorable banner podéis observar abajo.

tabletop.social

El ser una instancia con condiciones de uso similares a las que tenía originalmente en mi nodo, junto al hecho de que la temática principal del servidor es muy de mi gusto de cara al timeline local me parece una maravilla. Así que ahora en vez de ruido, trolls de la migración masiva española y el festival de rabos de exiliados de Tumblr, el feed de mi servidor lo tengo arte y reseñas de juegos de mesa, juegos de ordenador, o anécdotas de los procesos creativos en el desarrollo. de nuevos proyectos El extra de la facilidad de migración de servicio entre instancias de Mastodon también ha ayudado a que resulte un proceso bastante inocuo: me pude llevar sin problemas mis datos mediante una petición de todo mi contenido, y llevarme unos CSV (hoja de cálculo) con mis seguidores, listas, silenciados, bloqueos… que cargan inmediatamente en la nueva instancia para tenerlo todo listo en pocos minutos, con la salvedad de los usuarios en modo protegido los cuáles deben reautorizar tu acceso. La cuestión es que en menos de 8 horas todo estaba listo de nuevo.

El cambio de ambiente ha sido muy saludable: el usuario medio de esta instancia comparte estados federados que se ajustan a la temática del servidor, dejando sin federar su contenido personal evitando así que el feed local de la instancia se desvíe de su objetivo principal. El uso de content warning es muy civilizado: lo justo para no herir sensibilidades pero sin caer en la tontería. Sumándose esto a que la administración está regulada mediante un equipo y que no está superpoblado, podría considerar que es la mejor decisión de redes sociales que he tomado en mi vida. Niveles de tranquilidad, felicidad y frikismo: altos.

Tras unos meses en Mastodon

Las redes sociales han experimentado muchos cambios desde sus orígenes. Empezaron como un intento de conectar gente, para luego “pivotar” conforme crecieron, para llegar a un punto en el que mayoritarias se han “oficializado”. Se espera que en ellas el usuario cree una identidad digital o una imagen de marca, mientras los medios de comunicación las usan como una fuente más (¿Cuántas veces vemos el “visto en redes sociales”, o “arde Twitter”), hasta el punto de que lo publicado allí casi se considera un estamento oficial. Desde luego no viven su mejor época con los segmentos mas jóvenes de población ya no están allí, los no tan jóvenes desconfian tras los escándalos de Cambridge Analitica, noticias falsas (lo que también viene derivado de esa “oficialidad”), trolls y otros elementos. Hay quien incluso dice que las redes han fracasado. Yo en cambio me pregunto, ¿dónde quedó la espontaneidad y la diversión frente a tanta métrica? Desde luego no es el futuro que esperaba en su día.

Me sentía nostálgica de la década pasada, cuando la línea entre una red social y un foro era mas fina, había una cierta etiqueta y se podía postear expresando una opinión sin tener que preocuparse de que una bandada de trolls se echasen encima de alguien al haber unos administradores humanos, no máquinas, poniendo orden. Y esto me llevó de vuelta al Fediverso a través de Mastodon.

Mastodon y el fediverso

Mi colega Ish, un entusiasta del software libre, me habló de esa idea casi utópica de la red: un conjunto de instancias interconectadas (o no, algunas están en su propio mundo) como si se tratase de un foro con página principal y sus diversos hilos. Al mirarle las tripas al bicho, pues el código es libre, me di cuenta de que la idea es un poquito mas complicada que eso.

Las instancias suelen organizarse temáticamente, así en tabletop.social se habla de juegos de mesa y rol en vivo, mientras que en mastodon.technology de tecnología. De esa manera, además de tu propio timeline (con aquellos a quienes elijas seguir), tienes un timeline local con lo que se habla públicamente en tu instancia. Esto hace que te plantees en qué instancia quieres entrar, o si preferirías crearte una propia de un tema en concreto. Pero… ¿Y si te interesan tanto la tecnología cómo los juegos de mesa, te quedas fuera de algo? Pues no, porque además tienes el timeline federado (cuyo nombre me hace pensar en Fanhunter y su Federación de Planetas Federados), que permite ver mensajes (toots) de usuarios de otras instancias, siempre que haya conexión entre ambas. En consecuencia, yo puedo seguir al creador de Mastodon en mastodon.social y a la FSF en status.fsf.org sin ningún problema. Además Mastodon usa el protocolo ActivityPub, por lo que puedes seguir cuentas de otros sistemas que usan el mismo protocolo, tales como GNUsocial o identi.ca, o importar y exportar datos de cuentas de dicho protocolo, facilitando la migración en caso de que se vaya a cerrar un nodo en concreto, o de que quieras cambiarte de instancia, teniendo pleno control de tus datos. Otra opción es tener cuentas diferentes en instancias diferentes, al igual que puedes tener una cuenta de correo en Gmail y otra Outlook, lo que puedes hacer sin problema alguno.

Elegir una instancia importa, no solo por el contenido base que proporciona para  hacer tus primeras conexiones, sino por su administración. Cada instancia tiene sus propias reglas, por lo que igual la temática se ajusta pero no el idioma permitido, y la que pensabas que inicialmente podría ser el lugar ideal para ti quizás no sea el apropiado. Otro tema es su conectividad: por ejemplo, counter.social es una instancia americana que bloquean a los rusos y chinos (lo que en parte puedo entender con el nivel de drama y paranoia que viven allí con el pánico a la manipulación de opinión de poderes externos vía redes sociales, aunque no lo comparto) pero otras instancias consideran ese bloqueo desproporcionado, por lo que estas se niegan a comunicarse con ella por principios. Es lo que tiene el software libre, quien quiera puede levantar su propia instancia con sus propias reglas, temática e idología, pero eso no significa que puedan automáticamente contravenir las de los todas las demás, pudiendose determinar cuáles se interconectan. También recomiendo investigar un poco a quién será tu administrador, porque si no te gusta su estilo o su actitud, quizás no deberías estar en su instancia.

El sistema en sí es el de microblog muy similar al Twitter de 2008. Los mensajes, que se llaman Toots (bocinazos), tienen hasta 500 caracteres, los retweets son boosts (aunque algunos clientes traducidos al español los llaman retoots) y los favoritos tienen sus iconos de estrellas, como antaño. La interfaz web recuerda al Tweetdeck original con su orden cronológico (lo mas reciente arriba, nada de algoritmos y por supuesto sin publicidad colándose en medio), y unos detalles que me encantan son:

  • La posibilidad de incluir el texto descriptivo a las imágenes (se han acordado de la accesibilidad para usuarios con problemas visuales).
  • Poder marcar avisos de contenido (content warning) en caso de mensaje polémico (en algunas instancias, las opiniones políticas van tras CW, pues hay una buena parte de la población que ha llegado aquí huyendo de las extremas derechas).
  • Los feeds de los perfiles están disponibles en formato RSS, funcionalidad que Twitter y Facebook abandonaron también hace años.
  • A nivel privacidad, puedes indicar que cada toot sea visible desde todo el Fediverso, desde la instancia concreta, solo para tus seguidores que hayan sido aprobados por tí o para un usuario individual, a lo mensaje directo de toda la vida.
  • Si tienes un buen administrador, estás mas protegido ante posibles situaciones desagradables.
  • Mastodon tiene una API fantástica, por lo que puedes elegir el cliente que más se adapte a tus gustos. Si te agobia el aspecto a lo Tweetdeck de la versión web, puedes por ejemplo usar Whalebird, que tiene un aspecto estilo Slack. Las aplicaciones móviles Tusky y Amarok para dispositivos móviles también son excelentes.
  • Mastodon implemente el estándar ActivityPub, por lo que si deseas descargar tu contenido y llevartelo a cualquier servicio que implemente dicho protocolo, no tendrás problemas. También puedes montar tu propio nodo, por lo que definitivamente tienes más control sobre tu contenido y no lo perderás si un nodo cierra porque tú tienes el control.
  • Para quien busca tener “su propia red social privada”, en la línea de lo que Path intentaba ser en su día, esta podría ser la mejor opción. Te puedes crear tu propia instancia privada, con registro solo por invitación, de manera que quien tú desees pueda ver los mensajes no federados, y a la vez tener la posibilidad de estar conectado a la federación, teniendo una situación de privacidad inmejorable para, por ejemplo, tener una instancia familiar.

Las pegas:

  • Muchas de tus fuentes y conocidos no están allí (al menos aun), y no hay usuarios con insígnea real de “verificados” (la gente le pega un emoji personalizado, pero el valor de eso es 0). Sinceramente, si pensais en un handler (identificador de cuenta) como si se tratase del de una cuenta de correo electrónico, no me parece que sea descabellado que no haya verificación oficial en el nombre. No obstante, tras la última actualización puedo “verificar” mi cuenta enlazando una página de mi propiedad (mi blog personal, que es algo mucho más sólido que ser verificado por una tercera parte: yo misma me verifico desde un sistema bajo mi propio control, no lo hace un tercero) enlazándolo enla configuración desde el apartado de metadatos del perfil, y después añadiendole el típico enlace de verificación en la web (yo lo pongo en la parte de la licencia de autor creative commons, pero cada uno que lo deje donde más le guste).
    <a rel="me" href="https://mastodon.social/@tuUsuarios">Mastodon</a>
  • Está el tema de que el administrador pueda leer tus mensajes en caso de que denuncien tu comportamiento, pero yo no veo el problema en que lo lea un administrador conocido frente a que lo lea un empleado desconocido y mal pagado de una megacorporación, o un bot descerebrado (hay que conocer y reconocer sus limitaciones: actualmente las inteligencias artificiales no procesan debidamente el lenguaje natural, lo que no permite que controlen los contextos y se generan cientos de falsos positivos -o falsos negativos-). Quizás sea porque vengo de la época de los foros en la que administraban personas dedicadas y no máquinas o empleados en situaciones precarias, y considero más democrático que los administradores sean un grupo plural y tangible que no sirve a ningún interés económico o político. La mayoría de las instancias se mantienen por donaciones en Patreon, lo que me parece genial.
  • Sobre el fiasco de Wil Wheaton, que quizás encontrareis referencias y quejas, intentaré explicarlo de la forma más objetiva posible. Este señor es una celebridad que entró en una red no monetizada, por lo que está al mismo nivel que el resto de los usuarios. Tiene el antecedente del Gamergate, cuando compartió y promocionó en Twitter una lista compartida de bloqueos que inicialmente bloqueaba a las personalidades mas tóxicas de aquel movimiento, pero que después fue conteniendo las rencillas personales de sus contribuyentes. Como además esta lista bloqueaba a los seguidores de aquellos que ya estaban en la lista de forma viral, su distribución masiva partió la conectividad de la red social en dos, y destruyendo la experiencia a muchos usuarios que tras ese caño se cambiaron a esta red social. El uso conjunto tanto por parte tanto de sus detractores como el suyo propio, mas el de sus seguidores acérrimos, de las herramientas de “notificar conducta inadecuada” en los servidores pequeños (que ya lo tenían silenciado para evitar polémica de manera que no se le pudiese etiquetar y esos mensajes debían ser invisibles desde otros servidores) saturó a muchas instancias menores. Hago notar que Mastodon no permite hacer búsquedas que no sean por mención o etiquetas para reducir situaciones de bullying, lo que indica que todos los implicados invirtieron mucho tiempo libre leyendo los timelines federados manualmente para reportar texto de conversaciones no enlazadas, lo que finalmente acabó con la paciencia de los moderadores y administradores. El administrador de su instancia le comunicó que había tomado la decisión de exiliarlo para detener esa toxicidad, dejando claro que estaba en su instancia personal, que cuenta con un único administrador mantiéndola en su tiempo libre por amor al arte (hay una cuenta de Patreon para ayudarle a pagar el hosting) y que no desea esa situación viciada 24/7 en su vida, estando en pleno derecho para tomar esa decisión. Fue una situación de conejillo de indias al ser la primera celebridad que llegó y abrumó a las instancias pequeñas, denotando que hacen falta mejores herramientas de gestión de informes de comportamiento inadecuado para los administradores, pero tampoco podemos negar que si el susodicho hubiese elegido una instancia mayor con mas moderadores (por ejemplo mastodon.social, que tiene moderadores pagados y por lo tanto con mayor dedicación al ser su trabajo) la cosa podría haber sido distinta. O quizás las celebridades con un alto volumen de seguidores o nivel mayor polémica podrían plantearse crear una instancia propia pagando por la moderación, que es un trabajo duro y a menudo ingrato en el que deben pasar horas revisando todo el contexto de los informes de conducta para tomar las decisiones adecuadas.

Como conclusión, Mastodon es una buena opción si quieres un lugar alternativo a Twitter, mucho más tranquilo (salvo momentos muy puntuales) y con más control de tu información. Eso sí, requiere mas trabajo por parte de los usuarios y tampoco es una utopía. Deseo de corazón que funcione, pero no las tengo todas conmigo por el factor de pereza de los usuarios para intentar comprender el funcionamiento y la amenaza de la reforma de copyright europeo, que no tengo ni idea de por dónde saldrá.