Desencadenando el GitKraken

En el pasado he hablado de Git para gestionar las versiones del código, pero hoy voy a volver al tema para hablar del cliente que estoy usando de forma regular: GitKraken. La interfaz gráfica de la casa siempre dejó que desear y he paseado por unas cuantas, habiendo estado durante mucho tiempo con SmartGit, pero recientemente me dió por probar esta no solo porque había leído buenas referencias, sino porque también me hizo gracia el nombre.

Desencadenando el GitKraken

Las ventajas de usar un cliente gráfico son obvias (aunque obviamente la línea de comandos consume menos recursos y una vez se tiene el vicio es rapidísima):

  • es mas fácil de usar, pues no hay que memorizar comandos, además de que ver el resultado en una imagen es mas sencillo de procesar, pues “una imagen vale mas que 1000 palabras”.
  • la posibilidad de condensar procesos en un par de clicks, ahorrándose muchas líneas complicadas.
  • la posibilidad de tener cómodamente almacenadas las credenciales.

Cada uno tiene sus gustos, pero para mí este cliente supera a SourceTree (que es el referente clásico) por su claridad de visualización de las ramas, lo que lo pone a la cabeza de todos los que usado hasta ahora en este terreno… y además es multiplataforma, asi que funcionalmente hay poco mas que se pueda pedir… La única lástima es que aunque su base sea de código abierto, no comparte esa filosofía.

Anuncios