“El Infierno está vacío” antes de la tormenta

La semana pasada salió el último episodio de la historia principal de Before the Storm, precuela de Life is Strange. Había muchas dudas sobre él, pues lo desarrollaba otro estudio y se temía que podría percibirse mas como un fanfiction que como una historia real dentro de ese universo, pero hay que decir que los chicos de DeckNine han salido bastante airosos para tener tan poco márgen de maniobra a la hora de crear su narrativa, dándonos algo muy parecido pero a la vez diferente. Ante todo se puede decir que este juego tiene los pies más en la tierra que su predecesor.

Lo que no ha cambiado es lo bien que está elegida la música; Daughter hace un trabajo fantástico componiendo específicamente para el juego o reciclando algunos temas de sus trabajos anteriores están bastante bien insertados, como el de “No care” en la escena del grafiti del baño. Además se agradece por fin la inclusión de un buen tema punk para la escena del concierto de Firewalk. La huelga de dobladores hizo mella dejándonos sin la voz Ashly Burch hasta el capítulo extra, y aunque al principio rechina, quienes tomaron el testigo han hecho un trabajo correcto.

El Infierno está vacío antes de la tormenta

Lo primero a destacar es el cambio de premisa: si Life is Strange es un juego bastante diplomático sobre “lo que podría ser”, Before the storm trata sobre lo que es: al carecer de la habilidad de control del tiempo tenemos que lidiar inevitablemente con las consecuencias de nuestras acciones. Lo segundo es el cambio radical de personaje protagonista: en lugar de la apocada Max, que resulta fácil de adaptar al jugador, tenemos a la polémica Chloe, que es el personaje con el carácter mas definido del original: inestable, dolida y furiosa con el mundo. En este marco de “games for impact”, juegos que tratan un tema serio e invitan a la reflexión, si tuviésemos que quedarnos con una frase descriptiva sería “it’s OK not to be OK” (está bien que no estés bien) en referencia a la búsqueda de aceptación de la situación que está pasando, a la vez que se mantiene el “one person can change everything” (una persona lo puede cambiar todo), que es la constante de la franquicia.

La depresión de Chloe es un factor que siempre está allí, y es especialmente notable durante todo el primer episodio. La situación de la muerte de su padre hace que madre tenga que hacer turnos interminables en el bar, lo que la deja sola en casa intentando procesar la experiencia traumática. A esto se le suma la marcha de su mejor amiga. Podemos comprobar cómo los correos, emails y mensajes van quedando sin respuesta para sumirla en una situación de completo abandono, pero ella no se queda en simplemente lloriqueando en una esquina: Chloe está enfadada, furiosa con el mundo que le ha arrebatado a su padre, que se ha llevado a su amiga y que ahora amenaza con hacer desaparecer los pocos buenos recuerdos que le quedan: se niega a seguir en un estado de decepción perpetua.

Momma told me all of this is
Just a place we have to settle for
Less than anything we dream on
We’ll continue to be disappointed

I feel down, I feel down, I feel down, I feel down

– Daughter: Burn it down

Para quienes jugamos el original, el personaje de Rachel Amber siempre estuvo envuelto en misterio: sabíamos que era la persona mas importante en la vida de Chloe, quien estuvo allí para ella en su peor momento y a quien se aferró para seguir adelante, por lo que su desaparición fue demoledora para ella. La mayor parte de su historia se dejaba a la imaginación de los jugadores, y esto es lo que aprovecharon en la precuela para dar mas opciones: quien podría haber sido un personaje muy manipulador ha resultado tener unas cuantas mas capas que la hacen interesante, y el trasfondo de cómo una niña rica del Vortex Club que tenía media ciudad comiendo de su mano fuese a juntarse con alguien marginal Chloe Price, que es pobre, problemática e inestable, puede ser bastante creíble, dándonos un personaje por un lado seductor y por otro altamente destructivo. Rachel se había fijado hace tiempo en Chloe porque pese a sus problemas es una persona leal y honesta, que no duda en saltarse las reglas e intervenir cuando algo o alguien le importa, mientras ella ha de hacer su papel y aparentar para contentar a la familia, de ahí que hay una cierta admiración mutua desde el inicio.

En el centro de esta historia, mientras sucede todo el correspondiente dramón familiar, está la adaptación de la obra de teatro de Shakespeare “La Tempestad” que están preparando en Blackwell, haciendo un guiño la gran tormenta que se acerca en 3 años y dándono unos cuantos presagios: Nathan aparece en el papel de Caliban intentando acabar con Próspero (en este caso  Próspera), quien controla todo el entorno mágiamente… Todo esto complementa al punto de realismo mágico mezclado con la mitología nativo americana previamente establecido: tenemos de forma contínua a un cuervo ominoso sobrevolando casi todas las escenas, que suele representar a un alma que no logra descansar con habilidades de oráculo, y que esta subtrama se asocia al personaje de William: Chloe se aferra al recuerdo de su padre intentando encontrar en el dirección en medio de todo ese caos y tiene múltiples diálogos e situaciones oníricas con él. Por supuesto el bluejay, ese pájaro azul que se asociaba a Chloe en la primera entrega, sigue presente alrededor de la protagonista cuando se siente perdida, y se hace aún mas patente en la escena de la obra de teatro.

El Infierno está vacío antes de la tormenta

“Hell is empty
And all the devils are here.”
– William Shakespeare: The Tempest

La interfaz de juego tiene algunos cambios: contamos con un sistema de recordatorios reflejado mediante las notas que se escribe en la mano Chloe, el diario con la información es sustituído por una serie de cartas nunca enviadas a Max, y como habilidad especial tenemos el “backtalk” (discutir de forma borde), que recuerda a los duelos de insultos de Monkey Island. Las fotos coleccionables  son reemplazadas por grafitis, enfatizando así el punto gamberro de Chloe y dándonos algo mas de valor de rejugabilidad. Con estas herramientas, estamos listos para adentrarnos en estas 6 horas de drama social.

Comencemos pues con los temas serios: mientras Dontnod pasó de puntillas por el tema de la homosexualidad de Chloe, DeckNine se tiró a la piscina: en el diario se trata el momento en que se da cuenta de que le gustan las chicas, tenemos el flirteo con Rachel (que es “ambidiestra” 😉 ) o la escena de la obra de teatro. Es muy curioso también como las escenas pueden cambiar según lo que por comodidad llamaremos “minipuntos de relación”: pueden ser sólo amigas, puede haber tensión, puede que no sea mutuo… hay muchísimo trabajo de captura de movimiento bastante bueno en la interpretación de lenguaje corporal para cada una de las posibles salidas de sus diálogos.

El Infierno está vacío antes de la tormenta

El segundo tema serio, que es el que realmente domina la trama, es el tema de las respectivas familias de Chloe y Rachel, y cómo esa situación las une: la de la primera está rota, y la de la segunda podría estar en proceso de hacerse pedazos, de ahí qesa comprensión mutua que ambas anelan. Chloe es alguien que conoce la situación de pérdida, lo que le permite aconsejar a su nueva amiga tan temperamental, ayudándole a valorar lo que tiene. Sin embargo ella misma es incapaz de seguir adelante en ese terreno y ve a su futuro padrastro David como una amenaza en el orden de su mundo, reemplazando a su idealizado padre. Es un poco triste que David tenga un papel que tienda inevitablemente hacia el antagonismo en los primeros capítulos, pues si bien en el original podía muy irritante podíamos ver sus motivos, aquí es prácticamente imposible no tener alguna confrontación fuerte con él. Entre tanto Rachel ha descubierto cuánto se le ha estado ocultando y no tiene muy claro como reaccionar ante el desengaño: ¿Enfrentarse a ello? ¿Fingir que no ha sucedido nada e intentar mantener una apariencia de normalidad? ¿Huir?

En última instancia vuelve el tema de las drogas con mucha mas seriedad, tratando desde un inicial uso recreativo hasta sus mas graves consecuencias y el daño que producen no solo al adicto, sino a todos los que le rodean. También se confirman nuestras sospechas sobre la distribución dentro de Blackwell, aunque a mí en particular el papel de Frank me resulta bastante ridículo: siendo como es un camello no termino de ver cómo aparece aparece siempre en el último instante para sacar a las chicas de cualquier situación peligro extremo, cuando en realidad no tiene motivos para ello.

Haré una mención especial al momento mas polémico del juego entre los jugadores, que es cuando en el episodio final alguien en quien tenías una cierta confianza no resulta ser como esperabas y se vuelve violento. Al rejugar con calma se puede ver que había algunos indicios que podemos pasar por alto porque cómo pensar que eso podía suceder, pero eso es lo que hace que esté bien logrado: en la vida real estas situaciones pueden suceder así. Quizás nuestro afán de normalidad nos lo hace intentar pasar por alto.

En general el resultado es bastante bueno, y la resolución de la trama con sus altibajos es bastante mejor que la del capítulo 5 del primer juego. Pincha en los momentos apresurados como esa extraña conversación tan calmada en la última visita al cobertizo o la resolución fuera de cámara del conflicto final, pero las grandes decisiones en sí, si bien son de temas menos “grandilocuentes”, pueden resultar mucho mas difíciles, llevándonos a 3 desenlaces diferentes.

El Infierno está vacío antes de la tormenta

Con esto en principio se cierra la extraña historia del amor que Chloe siente por Rachel y lo que llegaría a hacer por ella, ya sea platónico o algo mas. Es agridulce porque sabemos (y de paso nos lo recuerdan en el after credits) cómo acaba todo esto, pero es un viaje interesante que merece la pena hacer.

It’s like an old ruin
Your father’s a liar while my father’s lying down
In a hole in the earth there
And I’m scared I’ll forget him
I’m still haunted by those open wounds
I won’t express them truly to you

You have buried childish qualities
Friend make sense of me, friend make sense of me
I have many destructive qualities
Friend make sense of me, friend make sense of me

– Daughter: A hole in the earth

Anuncios

Antes de la tormenta de Life is Strange

Lo reconozco abiertamente: cuando escuché que salía una precuela de Life is Strange por un estudio diferente, Deck Nine, sentí miedo. Por muy fans que fuesen los componentes de dicho nuevo estudio del juego original, estaba completamente preparada para sentir que estaba ante un fanfiction. Para mi sorpresa, está mucho mejor de lo que esperaba.

El primer juego fue toda una sorpresa para mí, una aventura gráfica con el mejor sistema de decisiones y consecuencias que había visto hasta la fecha, además de una construcción del mundo cuidada hasta extremo. No negaré que en el último capítulo pinchó, pero para un juego independiente, es todo un logro. Esta precuela era jugárselo a lo grande, pues iba a contar toda la tragedia de Chloe, y sinceramente no se trata precisamente del personaje mas popular: la gente tiende a adorarla o aborrecerla sin término medio. A mí me parece un personaje bastante real: es un personaje dañado mentamente, y eso hace que no sea fácil de tratar, y la verdad es que es lo mínimo que se puede esperar cuando se ha pasado por tanto trauma.

Antes de la tormenta de Life is Strange

En un breve comentario, se puede estamos ante lo que sin duda se convertirá en un dramón: todos los que hemos jugado Life is Strange sabemos cómo acabará todo y que no va a ser bonito. La mecánica de rebobinar el tiempo ha desaparecido y el “superpoder de Chloe” es… contestar en plan cínico/borde. Cuando se empieza a utilizar recuerda a las peleas de insultos del Monkey Island, y a mí personalmente me encanta el punto friki de la chica, pero las consecuencias en este juego son mucho mayores que en el original al no poder “pensártelo mejor” (salvo que empieces otra partida :P). Las fotos coleccionables son sustituídas por graffittis y el diario por cartas a Max que nunca se llegaron a enviar (bastante depresivo, la verdad, pero sabíamos lo que comprábamos). Lo que no termina a cuadrar para mí es lo rápido que desarrolla la intrigante relación entre Chloe y Rachel, que sucede literalmente de la noche a la mañana. Me gusta cómo tratan de nuevo el tema de  que “una única persona lo puede cambiar todo” y me inquieta que prácticamente al inicio de todo haya una foto (¿resulta familiar? Tengo entendido que en este juego no hay poderes, pero se nota que están pinchando con eso) y cierto pájaro ominoso (motivo recurrente en el totem) que parece seguir a Chloe y Rachel.

El motor de juego a cambiado de Unreal a Unity, lo que notaremos sobre todo por las texturas (este tiene un aspecto mas definido o quizás “de plástico”, frente al estilo “pintado” que tenía el original) y el nuevo consumo de recursos. El juego en sí no quema tanto, pero SquareEnix nos la ha jugado poniéndole en infame “sistema antipiratería” DRM Denuvo, que sinceramente castiga a mas a los que hemos pagado el juego que a los piratas, pues la versión crakeada probablemente tendrá mejor rendimiento y forzará menos discos duros (os invito a curiosear lo pésimo que este DRM, entiendo perfectamente que quieren protegerse contra la piratería, pero este en concreto es lo peor de lo peor: las compañías deberían evitar colocar un sistema que haga que el producto pirata sea superior al original).

La música de Daughter es excelente, nostálgica pero con momentos mas tensos que la anterior, lo que resulta perfecto porque pues Chloe es un personaje con mucha rabia guardada dentro. Bravo por el grupo, porque lo han clavado, y eso que ese tipo de música no es para nada de mi estilo. Y además, ¡por fin algo de punk! ¡Ya era hora, que los mas punk antes fue el tema de Amanda Palmer!

Aún es pronto pues solo ha salido el primer episodio, pero probablemente este sea un buen sucesor. Artísticamente quizás no sea tan redondo, pues en lugar de “un cuadro” tan bien definido aquí estamos completamente centrados en un único personaje, y  además tenemos la cosa de que “sabemos cómo acaba”. Eso sí, tengo bastante curiosidad por cómo se desarrolla el viaje. El primer episodio es bueno, pero no tan perfecto a nivel artístico como su predecesor.