Millenium, la adaptación a comic (2)

¿Quién es la “chica que soñaba con cerillas y un bidón de gasolina”? ¿Quién es la presa? ¿Quién es el asesino? ¿Dónde está el mal?

De nuevo al frente de la revista Millenium, Mikäel Blomkvist ejerce un periodismo sin concesiones. su nueva investigación: la trata de blancas. Cuando dos periodistas son asesinados y se acusa a Lisbeth Salander de sus crímenes, la investigación se convierte en una cuestión de supervivencia.

Millenium, la adaptación a comic (2)
La portada del segundo volumen de comic

Me encontré por sorpresa con el segundo tomo de la adaptación, y evidentemente cayó. Casi un año después de la publicación del primer número casi había perdido esperanza de ver cómo seguía el comic. La adaptación libre sigue su curso y nos planta el primer cambio de dibujante, que si bien conserva bastante de la estética del anterior, le da un acabado mas ánguloso y simple que su predecesor.

Lo primero de lo que hay que partir es que “La chica que soñaba con cerillas y un bidón de gasolina” es probablemente el libro mas difícil de adaptar: hay muchos personajes y es difícil hacer hueco para todos. Me sorprendió ver que el personal de la revista Millenium queda muy descafeinado, cuando este es el momento en que empiezan a tener sus grandes momentos: mientras en el primer libro Mikäel está apartado de sus compañeros, en este debería estar mas arropado. Sin embargo, cuando sucede el asesinato apenas afecta al espectador, puesto que no ha tenido sensación de haber pasado tiempo con esas personas. Algo similar pasa con el hilo de Paolo (el boxeador) y Miriam (el rollito de Lisbeth), que quedan muy esquinados en la trama pese a todo lo que los sacaron en el primer libro.

Evidentemente siempre hay que sacrificar algo cuando se hace una versión reducida de una novela larga, y cuando se hace un cómic el ritmo es muy importante. Una  adaptación textual no habría funcionado, o se podría haber eternizado. Los elementos mas importantes de la historia si que están allí, de forma que la trama quede coherente de cara al tercer y último acto de la historia de Lisbeth. Su aislamiento se mantiene, pero la gran duda es cómo definirán la línea de quiénes son sus amigos cuando llegue el momento, después de haber cortado tanto sus interacciones con el reparto.

Anuncios

The Sandman (de Neil Gaiman)

Siempre que se habla de “The Sandman” hay que aclarar de cuál de las 2 series de Vertigo hablamos: la clásica, que es un comic noir, o la de fantasía urbana de Neil Gaiman, que fue el  primer y último comic en ganar el World Fantasy Award (generó tal indignación por parte de los “entendido” que se cambiaron las reglas del concurso para que jamás volviese a suceder).

Cuando Neil Gaiman comenzó a escribir su propio Sandman sacó a Wesley Dodds, conocido como “El arenero” en España (tela con la traducción) en un pequeño cameo/homenaje, pero su historia tiene poco que ver con la original. Mientras el original era un justiciero noir que usaba una pistola de “arena somnífera” para capturar a los criminales, aquí seguimos a Sueño, mas conocido como Morfeo.

The Sandman (de Neil Gaiman)
Los Eternos de The Sandman

Los Eternos son una familia de 7 hermanos, que encarnan diferentes conceptos y cuyos nombres empiezan por “D” en la versión original: Destino (Destiny), Muerte (Death), Sueño (Dream), Deseo (Desire), Desespero (Despair), Destrucción (Destruction) y Delirio (Delirium). sus nombres son totalmente descriptivos, y evidentemente son una familia un tanto disfuncional. La serie original se compone de 75 episodios (lo normal en las series clásicas de Vértigo) repartidos en 10 volúmenes, agrupando los arcos  argumentales. Evidentemente hay muchas mas obras derivadas mas o menos entretenidas, pero este es el centro de este universo.

Sandman es un historia extraña porque Morfeo aparece una media de 5 o 6 páginas en la mayoría de los números de la colección donde es probable que incluso aparezca con un aspecto diferente según el periodo en que aparezca o con quien se encuentre. Al fin y al cabo, es una idea, y cada personaje puede interpretarla de una forma diferente. Así, pese a que no es habitual que sea el protagonista del episodio, todo gira entorno a él, y siempre es quien resuelve la situación. En su primer volumen “Preludios y Nocturnos”, Sandman escapa de Alister Crowley y debe recuperar los símbolos de su poder, pero no será al personaje al que seguiremos durante cada episodio: Alister, Lucifer, John Constantine… prácticamente cualquier personaje ocasional tiene mas páginas que él, aunque el Señor de los Sueños sea el centro de todo. Precisamente por este motivo no creo que funcione la idea de hacer una película sobre este cómic. Una serie, desde luego, pero una película con un protagonista tan pasivo y un enorme coro de personajes… como que no.

Lo mas curioso es que esta enorme cantidad de personajes y elementos no es para nada gratuita, porque todo lo que aparece en cada capítulo está allí por un motivo. Puede que la razón se descubra en el siguiente capítulo o dentro de 6 tomos, pero si está allí, es por algo. La riqueza del contenido es impresionante: cada episodio puede ser un sueño o una pesadilla, del género de fantasía o ciencia ficción, con humanos o animales, en la época actual o hace miles de años… porque al fin y al cabo, por algo hablamos de “Eternos”.

De entre todos los hermanos de Sueño, quien mas destaca es esa chica adorable llamada Muerte, y probablemente sea por no ser lo que se espera de ella: después de pasar muchos años “jugando al ajedrez con escandinavos” decidió cambiar de aires y “dar buen rollo”, porque no cuesta nada ser amable. Uno de mis capítulos preferidos es “Hombres de buena fortuna”, en el que ella y Sueño se van de copas a un bar en la época medieval y uno de los clientes, algo borracho, se burla de la función de la Muerte delante de ella. Así que esta decide seguirle el juego y hace un trato con él: nunca le tocará hasta que él se lo pida. Desde entonces, cada 100 años, Sueño se  reúne con este hombre en ese mismo lugar para tomar unas cervezas y ver como le ha ido la vida, hasta llegar hasta la época actual.. y la cantidad de cosas que suceden impresionante.

Cada volumen puede gustar mas o menos al tener temas muy distintos, pero para entender la historia completa hay que leerlos todos con atención. Ahora nos queda ver que nos depara su último spin-off, Sandman Overture, si tenemos suerte y llega a España este año.

Watchmen: ¿quién vigila a los vigilantes?

“Así es como debe de sentirse la gente normal. Así es como debe de sentirse la gente normal ante nosotros.”

– Daniel Dreiberg/Buho Nocturno II

Watchmen nos presenta un mundo en el que los superhéroes existen. Nos plantea cómo habría sido nuestro mundo en los 80 si un grupo de personas corrientes se disfrazase con máscaras y se pusiese a hacer justicia por su cuenta. Así surgen los Minutemen, un equipo al estilo de los Vengadores o la Liga de la Justicia, formados por policias, personajes corporativos… hasta el día en que aparece el primer super-hombre y todo cambia. A los Minutemen le sucede la iniciativa Watchmen para encontrarse con que… están obsoletos. A esto se suma la intervención militar del super-hombre en conflictos militares, generándose una mala imagen que les lleva a la desbandada. Así muchos de ellos se retiran, mientras otros pasan de ser reverenciados a odiados y perseguidos.

Años después, uno de los integrantes del grupo ha sido asesinado, lo que hace que el grupo se reúna y descubramos qué pasó con cada uno de ellos.

Watchmen

Los protagonistas no son para nada personalidades idealizadas, sino gente corriente con sus virtudes y defectos, a los que esos años les han hecho mella. Durante su época dorada disfrutaron de inmunidad y privilegios, pudiendo cometer muchos excesos sin plantearse las consecuencias, pero ahora que eso ha cambiado hay quienes logran adaptarse y quienes no. Mientras tanto, el super-hombre del grupo cada vez se encuentra mas deshumanizado y harto de los insignificantes problemas de los demás.

No solo el guión es mas que interesante, sino que el arte es extremadamente peculiar. Los colores se definen los diferentes momentos de la historia: la “era dorada” de los héroes aparece retratada con colores primarios mientras que la paleta de la época de Watchmen se compone únicamente de colores secundarios. También se emplean elementos de simetría, de forma que se pueden pasar horas y horas mirando las página y encontrando cientos de detalles. Definitivamente es un comic que merece la pena leer.

Se hicieron varios de adaptación de los comics, pero hasta el año 2009 no llegó al cine de mano de Zack Snyder. Su película es correcta, pero evidentemente no se puede volcar todo el contenido en 2 horas y media. Se vieron obligados a centrarse en una única historia, la de los Watchmen, mientras que la historia de sus antecesores se muestra de pasada en lo créditos, y la historia dentro de la historia, el “navío negro”, sol vio la luz en el DVD norteamericano como un cortometraje en el disco de extras, al igual que el falso documental “Bajo la máscara”, que adapta fragmentos del libro de memorias del primer “Buho nocturno”. La estética esta altamente cuidada, lo que siempre se agradece, y el desarrollo es adecuado pese a los cambios realizados, llegando a una conclusión muy similar al original.

La trilogía de la Nueva República: los inicios del universo expandido de Star Wars

Luke: “Huele bien. Tal como solíamos cocinarlo en casa.”

Mara: “¿En serio? Y yo que creía que el motivo por el dejaste Tatooine fue para unirte a la Rebelión y salvar la galaxia.”

Luke: “No, fue por la comida, solo por la comida.”

Con las nuevas películas de Star Wars amenazando en el horizonte, me pareció un buen momento para volver a visitar el universo expandido de Star Wars. Porque hace muchos años que existe vida mas allá de “El retorno del Jedi”. La trilogía compuesta por “Heredero del Imperio”, “El resurgir de la Fuerza Oscura” y “La última orden” es uno de sus punto clave, y que mejor que volver a disfrutar de los vieja adaptación a comic que le hicieron en los 90.

La trilogía de la Nueva República: los inicios del universo expandido de Star Wars
Portada de Heredero del Imperio I, con Thrawn de fondo

Tras la derrota del Imperio en la batalla de Endor, las tornas de la guerra cambiaron radicalmente, ¿pero alguien creía que todo acabaría tan rápido? Si, perder al Emperador Palpatine y Darth Vader fue un golpe durísimo, pero eso no significa que todos los imperiales se rindiesen incondicionalmente de forma automática. Quedan líderes de planetas sometidos que intentarán hacerse con mas poder, señores del crimen que han encontrado una oportunidad dorada y por supuesto múltiples líderes imperiales que buscan elegir un nuevo líder supremo. La Galaxia no está ni mucho menos en paz.

Durante el tiempo transcurrido desde la batalla final del Episodio VI, la princesa Leia ha sido elegida para ocupar el cargo de Presidente de la Nueva República y las negociaciones para resolver diferencias con los líderes de los diversos planetas dejan mucho que desear. Y mientras Luke tiene que establecer una nueva Academia de Jedi, pero está bastante perdido en ello. También tenemos la oportunidad de conocer mundos que es su día no se pudieron mostrar: el planeta central de la Galaxia, Coruscant (mucho antes de que Episodio I fuese siquiera un proyecto), el planeta de los wookies Kashyyyk, o Bothawi (en Episodio IV nos decían que “muchos espías bothan dieron su vida para poder acceder a los planos de la Estrella de la Muerte”).

Pero un día emerge un gran líder dentro del Resto Imperial: el Almirante Thrawn, que para nuestra sorpresa es un alienígena humanoide de piel azul, ojos rojos, y muy delgado. Media vida pensando que en el Imperio eran unos racistas (en la película los Imperiales siempre son humanos) cuando de repente aparece este tipo extraño que ni siquiera tiene poderes jedi… y pone en jaque a toda la Nueva República. ¿Cuál es su secreto?

“Estudie arte, Capitán. Si entiende el arte de una especie entiende a esa especie”.

– Mitth’raw’nuruodo (el Almirante Thrawn)

Thrawn no es un enemigo poderoso físicamente, ni tiene poderes sobrenaturales: es puro intelecto. Sus conocimientos sobre las razas que pueblan la Galaxia y de lo que hay mas allá de los bordes exteriores le permiten crear estrategias que desarman por completo a sus enemigos, siendo el mejor villano que jamás ha existido en Star Wars. Darth Vader es muy icónico, pero al lado del Almirante es poco mas que un matón. ¿Que la Nueva República tiene Caballeros Jedi? Pues buscamos la forma de bloquear su conexión con la Fuerza en las Bibliotecas del Imperio, que es donde fueron todos los libros y holocrones cuando se alzó el Imperio. ¿Qué sus tropas son mas que las nuestras? Pues creamos tensiones entre las alianzas, que ya de por sí son poco estables, y se va acabando con los enemigos de uno en uno, si no se es que se matan entre ellos y le ahorran el trabajo.

Afortunadamente, la Nueva República no solo tiene nuevos enemigos: aun puede encontrar ayuda en la Alianza de Contrabandistas dirigida por el carismático Talon Karrde y su segunda al mando Mara Jade. El mando de los contrabandistas es consciente del pasado imperial de Jade, pero lo que no saben es que era “la Mano del Emperador”, algo así como el 007 Sith del Imperio con pistolas y sable láser, y que aun tiene pendiente una última orden: matar a Luke Skywalker.

La trilogía de la Nueva República: los inicios del universo expandido de Star Wars
La primera portada de Mara Jade

Pues sí, ya existía un Episodio VII antes de que Disney decidiese explotar la saga a cosa de película por año, y se llamaba Heredero del Imperio. Su calidad era excelente, y sería una pena que se viese desaprovechado.

Millenium: la adaptación a comic

“Apartado de la revista Millenium, Mikael Blomkvist es contratado por el viejo hombre de negocios Herik Vanger para que retome la investigación sobre la desaparición de su heredera 44 años antes. El periodista acepta el encargo a cambio de información sobre las carteles financieros. Su camino se cruzará entonces con Lisbeth Salander,. Pirata informática de aspecto punk,  superdotada en matemáticas, experta en combate cuerpo a cuerpo a totalmente asocial, Lisbeth aplica su propia noción de la justicia a ‘los hombres que no aman a las mujeres'”.

Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres
Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres

La trilogía Millenium de Stieg Larsson fue un best seller hace unos cuantos años, así que toparme tanto tiempo después con una adaptación a comic ha sido toda una sorpresa. Supongo que se deberá a que hay que refrescar el tema ahora que se acerca la segunda parte de la adaptación cinematográfica americana.

Es importante destacar que la portada nos indica que el cómic está “basado en la trilogía de Stieg Larsson”, lo que se traduce en “cambiaremos lo que nos apetezca” y que nos podemos esperar unas cuantas sorpresas mas o menos gratas.

A nivel artístico me ha gustado mucho. El dibujo es muy expresivo, y retrata con bastante acierto a los personajes. Conseguir adaptar con gusto una trama tan oscura y dura es algo muy difícil, pero Homs lo logra con sobresaliente. La historia evidentemente está recortada, porque no se pueden meter mas 600 páginas en tan solo 130, pero en mi humilde opinión, si han tenido tiempo para colarnos a Camilla Salander (no sé que hace por aquí cuando solo la mencionan en el libro, pero así son las licencias artísticas) o escenas con Paolo Roberto y Miriam Wu, que habrían tenido mas sentido en el 2º volumen, bien podrían haber dado una resolución del misterio mas cercana a la del libro en cuanto a complejidad, o alguna imagen la pantalla del PC de Lisbeth, porque… ¡menuda hacker que apenas toca el PC! ¡Sólo vimos un equipo de escritorio digno con sistemas de encriptación PGP y terminal en la adaptación sueca!

En consecuencia recomiendo leerse la novela, o al menos la adaptación en forma de miniserie sueca (la adaptación americana está muy descafeinada) para poder apreciar el cómic debidamente. Teniendo en cuenta lo poco que suele hablar Lisbeth, cualquier adaptación visual siempre hace que sus acciones resulten bastante incomprendidas, mientras que en la novela siempre podemos ver que en su cabeza hay una cadena lógica de estudio de las situaciones, posibles reacciones, estudio de las consecuencias y resolución mas justa. Por supuesto, justa según su propia escala de valores, pero siempre justificada.