Sobre Pájaro de Guerra

Empecé a leer comics en los 90, por lo que la imagen que tengo de la Capitán Carol Danvers es la de la piloto de aviones militares. Teniendo en cuenta que se trata de un personaje creado en 1968, era todo un icono para muchas niñas: una mujer piloto de las Fuerzas Aereas Norteamericanas y jefe de seguridad de la NASA era algo que no se veía todos los días, por lo que la entonces conocida como Pájaro de Guerra o Warbird (como los aviones que pilotaba) ocupaba un lugar especial para mí. Y es que resultaba fácil identificarme, yo era una niña estudiando la rama de ingeniería, la única de mi clase, y uno de mis amigos de aquella época me llamaba (y aún me llama) “Miss Marvel”, como el primer apodo de Carol.

La versión cinematográfica, tal como estaba marketeada, me daba bastante miedo por ese aspecto de panfleto. Probablemente sea por una serie de precedentes desafortunados, como “Las Cazafantasmas”, que invierten todos los tópicos machistas haciendo que su comportamiento me resulte francamente desagradable, o Wonder Woman, con sus pases “solo para mujeres”. Afortunadamente, Capitán Marvel no cae en eso, y me alegra decir que esta película me ha gustado y transmite valores que sí comparto: respeto e igualdad de oportunidades.

Carol Danvers y Chewie, una versión un tanto peculiar dibujada por mí

La Carol Danvers original era un personaje femenino fuerte, pero de un grado mas discreto. Creada originalmente en 1968, Carol se alistó en el ejercito para poder estudiar, pues su familia le negó ayuda para costearselos aun siendo la mas brillante de sus hermanos, puesto que “no necesita estudiar para encontrar un marido”, lo que cuadra con la mentalidad de esa época. Entre los militares tambien se encuentró con los correspondientes discursos para intentar desanimarla, pero a base de esfuerzo se abre camino en ese mundo llegaba al rango de mayor, para llegar a la seguridad aeroespacial y trabajar con Walter Lawson (el guerrero Kree conocido como Mar-Vell, el Capitán Marvel original) y posteriormente obtener poderes similares a los de él durante un accidente con un arma kree. Después vinieron muchos años de cómics: carrera militar, el coma de cuando Pícara de X-men le roba los poderes, pérdida de memoria (4 veces si no me equivoco), stress post-traumatico que problemas de alcoholismo y rehabilitación (de ahí que en los cómics de Alias es la única que no abandona a Jessica Jones: conoce esos problemas y está dispuesta a ayudarla siempre que le deje). No fue hasta el 2012 que adoptó el título de Capitán Marvel tras el heroico sacrificio de su amigo para detener a Fénix.

La película conserva mucho del trasfondo, pero adaptándolo a los 90, ya que el universo cinematográfico Marvel no va tan atrás en el tiempo. Aparecen sus problemas familiares y cómo debe abrirse camino en “una profesión de hombres”, pero en este caso lo que vemos son sus acciones y voluntad para no rendirse y levantarse: una actitud de superación sin discursos, ni pataletas, ni pedir ayuda, demostrando que ella sí que era capaz y sólo necesitaba la oportunidad. En ese sentido el cambio de género de Lawson en la película es lo único que no me convenció porque “le da una ayuda desde las altas esferas” y en cierto modo mina el nivel de dificultad del camino ejemplar que recorre, inspirando a las Rambaus para no rendirse y perseguir sus sueños.

Para mí hubo 2 detallazos: la inclusión de una pequeña Monica Rambau, la niña a la que inspira Carol sin tener aún superpoderes y que en los cómics tuvo también el título Capitán Marvel, el cameo de Stan Lee haciendo de él mismo, leyendo el guión de la película Mallrats en la que participó en el verano del 95. En esa línea, oportunidad perdida para el humor fue que en noviembre de ese mismo año salió Toy Story, y Carol llamando por el comunicador del brazal al “Comando Espacial” como Buzz Lightyear podría haber sido una mina.

¿Que le deparará el futuro? Brie Larson tiene firmadas 5 películas más en ese papel, así que está aquí para quedarse. Carol es “el Superman” del universo Marvel, por lo que espero que se inventen algo para limitarla y que el resto de los Vengadores no se queden como pasmarotes, tal como pecó la Liga de la Justicia. En lo que a mí respecta diría que Capitán Marvel es la mejor película de superhéroes protagonizada por una mujer. No es mi peli preferida, pero me pareció satisfactoria: entretenida, tono correcto, se respeta al personaje y no se cae en los tristes tópicos de discurso actual, sino que está donde debe estar.