¿Era post-PC? Definitivamente no

Cuando Steve Jobs presentó el primer iPhone, acuñó el término de la “Era post-PC”, pues cualquiera podría eventualmente hacer lo que necesitase desde su terminal móvil. Los diseños de web y aplicaciones empezaron a convertirse en mobile first, de manera que funcionasen bien en móvil o tablet, y ya si eso en algún momento arreglarían la versión “para pantallas grandes”. Muchas empresas incluso dejaron de fabricar ordenadores para centrar su producción en móviles, como fue el caso de Sony. El mercado de ordenadores de sobremesa y portátiles disminuía… Y de repente llegó la Pandemia de COVID-19 y el mundo cambió.

La educación online y el teletrabajo pasaron a ser cuestiones de primera línea, y de repente algo que nos resultaba obvio a los desarrolladores de software pasó a ser relevante para el resto de los usuarios: no puedes hacer tareas de larga duración cómodamente con un dispositivo móvil.

  • La pantalla es muy pequeña, el teclado no es cómodo, y el uso continuo de batería la agota rápido.
  • En la mayoría de los sistemas “no puedes hacer varias cosas a la vez” con agilidad: no puedes estar en videoconferencia mientras tomas notas en una aplicación y haces consultas en Internet.

Así que por mucho que se hayan burlado de los PC estos años, la tendencia a disminuir su uso y producción ha ayudado a aumentar el efecto de brecha digital de hoy en día, pues en muchas casas ya no hay un ordenador como tal. Soy la primera en defender el ordenador (lo siento si suena algo ofensivo, pero el ordenador de verdad, no un Chromebook con Chrome OS o que dependa masivamente de Internet y la Nube. Si tienes un Chromebook considera ponerle una partición en Ubuntu), pero entiendo que por cuestiones de precio y simplicidad muchos hayan priorizado los dispositivos móviles. En vista de esa situación, intentaré hacer alguna sugerencia constructiva y más económica que un simple “cómprate un ordenador”, porque no todo el mundo puede permitírselo con la recesión, despidos, EREs y ERTEs. Lo que enumero a continuación puede parecer una verdadera chorrada a quienes trabajan a diario con tecnología, pero la realidad es que muchos de los usuarios lo desconocen estas cuestiones.

Un tablet con Ubuntu, actuando como si fuese un PC

  • Uso un teclado externo, y quizás te pueda venir bien un ratón: a día de hoy existen tanto con conexión USB (necesitarás un cable adaptador de USB normal a pequeño) o por bluetooth. Android está preparado para reconocerlos en cuanto los enchufes o emparejes, y así podrás escribir y manejarte más rápido en muchas tareas, además tener mejor postura de brazos y reducir tu cansancio.
  • Desde 2016 se puede “partir la pantalla” en dispositivos Android, así que si tu sistema operativo es Android Nougat o posterior puedes probarlo. Esta funcionalidad también está disponible de serie en iOS (sistema operativo de Apple), aunque mi experiencia es con la versión de Android. Abre las aplicaciones que deseas usar simultáneamente una a una, y cuando le das al icono de “cambiar de aplicación” (suele ser el cuadrado de los 3 botones básicos de Android que están abajo en la pantalla), en vez de tocar para usarla, arrastra una a la pare superior de la pantalla, y otra a la inferior (o izquierda y derecha “en modo apaisado”). Para volver a modo normal, de nuevo se pulsa en cambiar de aplicación y de nuevo arrastra para que dejen de tocar los extremos de la pantalla. La pega es que si el dispositivo tiene una pantalla pequeña, dicho problema empeora, y que no pueden ser más de 2 aplicaciones.
  • Comprueba si tu dispositivo tiene salida HDMI. Si es así, con un cable HDMI con las salidas adecuadas puedes enchufarlo a un monitor o televisor (no muy antiguo) que no sea muy antiguo, lo que resolvería el problema de tener pantalla pequeña. Tu vista lo agradecerá.
  • Si tu portátil es un netbook (ordenador pequeño), considera también el uso de un monitor más grande. Muchos programadores profesionales utilizamos en algún momento ordenadores portátiles pequeños y ligeros para mejorar la portabilidad, pero luego los conectamos a monitores grandes (en ocasiones enormes) y teclado externo por cuestiones de salud laboral, puesto que pasamos muchísimas horas con ellos.
  •  No te olvides de vigilar la batería, que estos dispositivos no están preparados para un uso intensivo.

Si bien un buen PC sigue siendo la mejor opción para trabajar, no menospreciemos las herramientas de convergencia que se han desarrollado en este años. Este es el momento de sacarles partido.

Hyper PT, la versión retro de la desaparecida demo

No es habitual que hable de videojuegos dos semanas seguidas, pero haberme cruzado con este pequeño descubrimiento merece mención.

El pasillo de P.T. recreado con HyperCard

La demo de PT salió en 2014 para PlayStation 4, presentando un proyecto de terror psicológico donde figuraba colaboración entre Hideo Kojima y Guillermo del Toro, siendo un primer tráiler interactivo de una nueva iteración de la franquicia Silent Hill. Dicho juego fue cancelado por Konami cuando comenzó a separarse del desarrollo de juegos AAA, y la demo desapareció de la tienda digital de PlayStation. En consecuencia, el precio de las PlayStation 4 que tenían instalado dicha demo se disparó en el mercado de segunda mano.

Ryan Trawick ha recreado el espeluznante bucle temporal con el framework HyperCard para el evento HyperJam (es decir, esto fue programado en tiempo record), y ha dejado Hyper P. T. como “paga lo que quieras” en itch.io, una tienda digital de videojuegos donde el 100% va al desarrollador. Hablamos de un venerable motor con mas de 25 años, con el que se desarrollsron juegos tan míticos como el Myst original. Es un logro impresionante para una jam, además de permitirnos rejugar la icónica demo de una manera diferente y retro.

La importancia de las flores en Final Fantasy VII

Hay muchos motivos por los que Final Fantasy VII es un juego con muchísimo reconocimiento. De entrada es hito técnico en la saga Final Fantasy por ser el primero en utilizar modelos tridimensionales, aún manteniendo la estética de “personajes cabezones” salvo en las escenas de combate y alguna cinemática. Al tener esa estética animada frente al posterior estilo “más realista”, sus dosis de humor son mucho mas altas y gamberras que todo lo posterior, donde el aspecto es mucho más solemne. Por esa razón cuando se comenzó a hablar de un remake en la época de la película secuela Advent Children, yo personalmente me resistí a la idea por temor a que ese componente fuese sacrificado, tal como sucedió en dicho largometraje. Tras muchas peripecias, Final Fantasy VII remake ha llegado y soy plenamente consciente de que no es el mismo juego que me fascinó entonces hasta el punto de que a día de hoy puedo recordar la mayor parte de su trama y subtramas. La nueva versión tiene que ser más acorde a los tiempos actuales y cuando esté completo (porque lo lanzarán en episodios) lo que quedará se parecerá mas un “disco de grandes éxitos” que una reedición de la obra original con mejores gráficos. Y sin embargo puede que a día de hoy más que nunca, con la emergencia climática y la pandemia, la historia de Midgar merezca ser contada de nuevo para las nuevas generaciones.

Mientras los juegos de las 6 primeras entregas de la franquicia suelen tener unos escenarios de ensueño, la séptima cambió de dirección de arte y diseño, teniendo un aspecto “más moderno”: atrás queda el corte de fantasía clásica japonesa para llegar a un aspecto más parecido a un grupo de J-Pop. De hecho, en mi grupo de amigos siempre bromeamos que cualquier personaje “Nomurizado” (diseñado o rediseñado por Tetsuya Nomura) tiene un parecido más que razonable con Gackt, hasta que Crisis Core el modelo del personaje Genesis fue directamente Gackt. Si bien se conservan los elementos de espada, brujería, y el “barco volador”, este nuevo mundo más comienza en un escenario altamente industrializado una noche cualquiera, pero que conforme pasa el tiempo descubriremos que ese es el estado perpetuo de la ciudad, que está envuelta en una densa capa de smog que apenas deja pasar la luz del sol. Toda la ciudad está construida alrededor de la compañía eléctrica Shinra, que desde el centro de su forma circular la controla sin tapujos. El efecto de contaminación reinante se deriva de su actividad de extracción de un producto llamado Mako, que es la energía de la propia Tierra, a través de múltiples reactores. Este proceso está envenenando y matando el planeta, provocando mutaciones y enfermedades en los seres vivos, pero esa empresa que posee su propio ejército privado no se preocupa de esos efectos colaterales más allá de cuando entorpece su actividad de producción, mandando topas de sus SOLDADO (es el nombre de ese cuerpo de guerreros de élite). Y en medio de ese paraje desolador para la naturaleza, con tierra seca y cielo oscuro, hay un punto de color que tiende a ser ignorado: una muchacha con una cesta de lirios vende flores en esa ciudad, siendo alguien verdaderamente único y especial en ese mundo gris.

Aeris con su cesta de flores frente a una tubería rota de Mako

Frente a esa supercorporación, se encuentra el grupo ecoterrorista Avalancha, a cuyos miembros encarnamos al comienzo de la trama. Todos ellos han perdido algo o alguien a manos de la corporación y para derribarlos han contratado a alguien que solía trabajar para ellos: el apático ex-SOLDADO Cloud, que habiendo llegado inicialmente como un favor a su amigo de la infancia Tifa para ayudar en el sabotaje de un reactor Mako, poco a poco se irá implicando más en la causa conforme va siendo testigo del verdadero significado del daño colateral. Tras una misión de sabotaje, Cloud acaba accidentalmente siendo salvado por la florista, y desde ese instante todo cambia para él: frente a la actitud violenta y destructiva de Avalancha, Aeris es una figura de voluntad y constancia que lleva años ejerciendo una resistencia pasiva. Esa muchacha ha sido capaz de mantener viva la pequeña porción de tierra donde ella vive, que es el único punto verde de la ciudad, lleno de flores. Cloud encuentra un punto de esperanza a partir de ese instante y reune el valor para enfrentar su pasado y ayudar a construir un nuevo futuro.

Final Fantasy VII es un juego que se mantiene muy vivo pese a tener más de 30 años por sus personajes trabajados, su mundo amplio y la diferencia de que el gran enemigo no es realmente una serie de seres montruosos que vienen a acabar con la humanidad, sino la codicia de un grupo de personas con falta de miras a largo plazo y poco respeto hacia los demás habitantes del planeta. Lo demás sólo son las consecuencias de esas acciones, con las que el resto de la población mundial ha de lidiar.

Si me preguntáis si debéis jugar Final Fantasy VII remake no tengo una respuesta crítica justa porque no lo he tocado, y sé que no lo tocaré hasta que llegue a PC al menos dentro de un año. Siempre recomendaré el orginal porque creo que no hay ningún juego como él, y porque ese contiene la historia completa, mientras que el nuevo de PS4 cubre menos de la mitad del primero de los 3 CDs originales. Si el motivo de que no te quieras acercar al orginal es que eres de los que no se ve capaz de jugar algo con personajes que parecen muñecos de LEGO y sentir en tu cabeza que cada vez que Aeris se agacha los polígonos de su falda crujen, entonces considera darle una oportunidad al nuevo, porque es tu billete de entrada a una historia espectacular… y si tras eso te quedas con ganas de más y no tienes ganas de esperar años a la publicación del siguiente fragmento, siempre puedes decidirte a acudir al original.

¿Me recomiendas usar Zoom? – No

Esta es una de las preguntas más recurrentes de la semana pasada, y mi respuesta breve es NO.

El logo de la aplicación zoom

Yo conocía la aplicación de conferencias por ser utilizada en videoconferencias para cuestiones de formación de carácter público, puesto que poseía la funcionalidad de detectar cuando los invitados no estaban prestando atención y se lo notificaba al organizador. Mas allá de eso y los chascarrillos de cómo engañarla era simplemente un proyecto incipiente del mundo de las Startups, hasta que se declaró la pandemia y como la mayoría de los servicios online, no estaban preparados para ello. El crecimiento de la aplicación aumentó en un 1126%, y que no haya fallado hasta la fecha dice mucho sobre la solidez de su sistema de transmisión de audio y vídeo, pero no podemos decir lo mismo de algunas decisiones sobre diseño y privacidad:

  • Para unirse a una conferencia de Zoom se puede emplear una “sala de espera” o bien una contraseña. La primera opción tiene fallos de seguridad y un zero-day (vulnerabilidad muy grave).
  • Los identificadores de sala los forman una combinación de entre 9 y 11 dígitos, y teniendo en cuenta que la opción por defecto de nueva conferencia es pública, la gente se puede colar en conferencias ajenas en lo que llaman “zoombombing” que con unos scripts sencillos de generación de números y marcado es bastante fácil irrumpir aun siendo un amateur en estos asuntos. En caso de reuniones recurrentes organizadas por una misma persona (por ejemplo, clases programadas todos los días a determinadas horas, reuniones diarias de empresas) se puede obtener información del contenido generado por el organizador, además del asunto o la descripción adjuntos.
  • Por defecto, cualquier usuario puede compartir pantalla o archivos. Esto no es algo inusual, pero pensad de nuevo este concepto cuando hablamos de una conferencia pública en la que cualquiera pueda colarse y poner contenido inapropiado o malware (por ejemplo un virus informático) a ver si alguien pica y lo ejecuta.
  • Las grabaciones de sesiones son fáciles de encontrar dados sus patrones de nombres, estando incluso indexadas mediante motores de búsqueda (si, Google es capaz de encontrarlas). Aplicad esto a clases de colegio o sesiones de psicólogo, y quizás os parezca ligeramente más preocupante.
  • Zoom mintió sobre “tener la información encriptada de extremo a extremo”: la empresa tiene las claves de desencriptado, cuando de extremo a extremo significa que solo los participantes deben tener esas claves. El sistema de encriptado que utilizan está obsoleto y posee agujeros de seguridad, cosa que investigadores en la materia ya han sido capaces de demostrar. Además esas claves se guardan en un servidor en China, donde las leyes estatales les permiten entregar al gobierno dichas claves y con ella acceso a todas las conferencias. Cruza todo ese montón de conferencias en bruto con tecnología de reconocimiento facial y procesamiento de voz, y de nuevo tenemos algo que no nos gusta nada.
  • Zoom envía datos a Facebook al utilizar el SDK de Facebook (su plataforma de desarrollo). Con la información que le están inyectando los usuarios descuidados tengan o no cuentas con sus plataformas, eso no augura nada bueno. La política de privacidad indicaba originalmente que toda la información personal podía compartirse con terceras partes, como por ejemplo, Linkedin (Microsoft) con los que emparejaba correos y perfiles. También contiene múltiples rastreadores.

Varios de los problemas que hemos mencionado lo puede resolver el usuario desde la propia aplicación, puesto que en los menús se puede configurar la privacidad, pero no es simple ni intuitivo. Podemos considerar que debería tener por defecto las opciones más restrictivas en ese sentido, pero nada les obliga, y además ese no es su modelo de negocio. Mandarle datos a Facebook, si lo es.

En estas últimas semanas, ha comenzado a prohibirse su uso en los colegios, en entorno corporativo (SpaceX, NASA), y los gobiernos comenzaron a prestarles atención por estos temas. Quizás deberías platearte el uso de una plataforma alternativa mas transparente y de código abierto, como Jitsi, la cual puedes auditar, o incluso tener tu propio servidor de la misma si quieres tenerlo aún más controlado.

Blogs que sigo (2020)

Hace bastante tiempo, los blogs solían tener una serie de enlaces para generar redes y darse a conocer. Esto se transladó a las primeras versiones de redes sociales, en el caso de Twitter en forma del Follow Friday (#FF). A día de hoy, este tipo de actitud solo se conserva en Mastodon, donde los #FF incluso se pueden configurar en el perfil de usuario.

Logo de difusión RSS

Yo no voy a recomendar perfiles de red social, sino blogs, donde el contenido es mucho más ordenado y previsible. Las redes sociales pueden haber reemplazado de forma efectiva a las secciones de comentarios, pero no a la propia plataforma de contenidos. Su capacidad de difusión y descubrimiento es espectacular, pero salvo perfiles muy concretos hay demasiado ruido en el contenido, haciendonos perder demasiado tiempo. Os dejo aqui algunos de mis habituales:

  • Arte: Concept Art World: diseños y arte conceptual de cine o videojuegos. Una gran fuente de fondos de escritorio.
  • Ciencia ficción y tecnología: Flash Forward (en inglés): podcast sobre futuros propios de ciencia ficción para luego comprobar el estado del arte de la tecnología en la actualidad respecto a esa situación narrada. Muy bien planteado y documentado, y el blog trae enlaces sobre las personalidades invitadas para hablar del tema además de artículos relacionados muy interesantes.
  • Comic: The pigeon gazzette (en inglés): webcomic autobiográfico de Jane Zei, 80% real, 20% exageración. Una joyita llena de cinismo que sigue la actualidad.
  • Historia: The Valkyrie’s vigil (en castellano): blog de Laia San José Beltrán, historiadora, centrado en el aspecto histórico de los vikingos.
  • Historia y tecnología: The Pessimists Archive (en inglés): podcast sobre cómo la humanidad tiende a resistirse a los cambios, que incluye la lectura dramática de artículos de prensa de época que resultan desternillantes a la vez que educativos, cuyas referencias completas están en este blog.
  • Programación: A list apart (en inglés): blog sobre los distintos aspectos de la creación de una web: diseño, accesibilidad… Trata bastantes temas a un nivel básico y se aprende bastante.
  • Videojuegos: The digital antiquarian (en inglés): comentario histórico sobre el proceso de creación de videojuegos clásico. ¿Qué entresijos hubo durante la creación de King quest, Carmen Sandiedo o Alone in the Dark?