Electrolysis en Firefox, o como vuela el nuevo release

Desde hace tiempo los navegadores van comiendo mas y mas memoria, mas que nada por la cantidad de procesos que tenemos detrás de ellos: tenemos texto, tenemos vídeo, tenemos audio y desgraciadamente los anuncios incordiando y comiendo rendimiento.

Cada navegador ha ido intentando implementar diversas formas de que esto funcione, pero cada solución tiene un coste. El referente hasta ahora había sido Google Chrome, que tenía un proceso por cada pestaña (tab) del navegador, de forma que funcionar, funcionaba, pero el consumo de memoria es brutal.

Electrolysis en Firefox, o como vuela el nuevo release

Este mes, Firefox ha incorporado el proyecto Electrolysis a su navegador, dividiendo entre el proceso principal de interfaz de usuario, y varios subprocesos para los contenidos web, pero en este caso, lo que hace es balancear contenidos, de manera que no cree infinitos procesos, sino que los agrupa hasta un cierto límite de memoria para evitar que se sobrecargue la memoria. El resultado de rendimiento, desde luego es espectacular, reafirmándose una vez mas como mo navegador preferido.

Gist, o los snippets rápidos de GitHub

GitHub es una de las plataformas de referencia para compartir código online. Habitualmente cuando trabajamos con control de versiones solemos toparnos con Git o SVN, realizando subidas o “commits” en nuestros proyectos. Sin embargo, hay ocasiones en las que solo queremos compartir un peuqeño trozo de código, o snippet, de una funcionalidad con un compañero, y todo esto del repositorio nos queda grande… y allí es donde entra Gist.

Gist, o los snippets rápidos de GitHub

Gist nos permite dejar ya sea o bien código, o bien notas, de una manera similar a lo que suele hacer pastebin, pero con control de versiones, y ahorrándonos todo el atrezzo habitual del repositorio Git. De esta manera no tengo que instalarme un cliente de Git, sino que puedo ir “a lo bestia” desde el cliente web, lo que es estupendo cuando hablamos de tocar únicamente un fichero con un pedazo de código que no tiene ni por qué ser plenamente funcional. Además algunos editores como SublimeText se integran también directamente con este sistema, al iual que plataformas de blogging, como WordPress o Medium. Si bien se pueden crear Gists de forma anónima, también se pueden asociar a cuentas de Github para tenerlos de forma pública o privada.

¿Y cómo quedan? Pues tal que así, lo que se ve de lujo para compartir desde plataformas mas amigables a la comunidad menos técnica.

Limpieza de primavera de mis apps: adiós pinterest

No solo Google se pone a quitar cosas de en medio. De vez en cuando me pongo a mirar qué tengo el tablet (en el móvil soy muy escueta y suelo ir a lo básico), y quito aquello que hace una eternidad que no uso… y este caso le ha tocado a Pinterest.

Nunca le dí mucho uso a decir verdad, mas allá de compartir algunos contenidos de interés. La mayor parte de mis interacciones allí fueron en mi periodo con UNDERmagazine a la hora de llevarlo con estrategia de “marketing de contenidos”, o crear un feed de contenidos relacionados con las secciones de la revista que no fuesen nuestros. De esa manera aumenta el público en redes sociales, pues puden considerar que tu feed no solo les proporciona el contenido propio, sino otro transversal aumentando el interés a la hora de seguirte. Sin embargo la actividad que en su día había allí ha ido muriendo poco a poco. ¿La causa? Cómo se ha ido redefiniendo la compañía.

Lo que originalmente era unos tableros temáticos, ahora parece mas un servicio de feedback de DIY (“Do it yourself” o “hazlo tú mismo”) o de ventas: bueno para recetas de cocinas o si estás vendiendo algo, porque en caso contrario… Prueba de eso es que desapareció el botón de “me gusta” y ahora hay un “lo he probado”. Y sí, soy consciente de que en ocasiones la línea entre el “me gusta” y el “pinear en uno de tus tableros” es fina, pero el número de pines es limitado, y los “me gusta no lo eran”. Y te puede gustar algo y demostrar tu aprobación, pero igual no es el tipo de contenido que guardar aquí.

Limpieza de primavera de mis apps: adiós pinterest

Estos cambios sumados a la costumbre de “no jugar bien con otros”, es decir, no tener una  buena integración con sistemas de generación de contenido, siempre lo hizo quedarse aparte, de manera que ha llegado un punto en el que apenas nadie de los que seguía allí tiene actividad.

Si me preguntaís ahora dónde está el contenido, lo que os respondería es lo siguiente:

  • En Twitter: si está pasando ahora, es puro criterio de inmediatez.
  • En Facebook: para compartirlo con tu círculo de amigos. Yo no lo uso por principios, pero es un jugador fuerte y obviamente hay que mencionarlo.
  • En Google+: si quieres tener un buen posicionamiento en el buscador de Google, tienes que que estar allí, no importa que no tengas interacción alguna.
  • En Pinterest: si es “hazlo tu mismo”, o vendes algo.
  • En Tumblr: es mas una plataforma de blogging que otra cosa, pero si se trata de arte, tradicionalmente da buen soporte para tener un portafolio de contenido. Por desgracia su servicio es un auténtico vertedero, por lo que al final es mejor manejar su RSS desde un servicio externo.
  • En Pocket: si es contenido de lectura lenta de interés mas “atemporal”. En este caso suele estar muy curado. La verdad es que me sorprendió bastante al echar una ojeada a sus recomendaciones, pues pese  a ser usuaria asídua desde el 2012 (fue de las primera aplicaciones que instalé en mi primer dispositivo Android, pues para mí es básica para ahorro de datos) hasta ahora siempre había sido mi caja de lo leeré mas tarde y nunca había considerado su uso a nivel social.

Subrayando y tomando notas en la web con Liner

Creo firmemente en el uso de los sistema de lectura electrónicos. Como alguien que hizo una buena espalda en la adolescencia cargando libros en la mochila durante los años de colegio e instituto (si, eso de las taquillas nunca existieron donde yo estudiaba, y siento pura aversión por las mochilas con rueditas), en cuanto pude pasarme a la versión digital lo hice bien rápido. En su momento los usaba como libro y punto, pero con el tiempo y la llegada de los tablets la cosa cambió… y lo siguiente fue buscar una buena forma de poder tomar notas sobre un texto para luego exportarlas.

En la sección libros tengo el cupo cubierto con mi clásico Aldiko, que nunca me ha fallado cuando lo necesité. En su época lo usaba offline por lo que la publicidad no era un problema, pero llegado el momento me pasé a la versión con extras por las notas.

Sin embargo a día de hoy lo que uso para formarme no son siempre libros: alguien como yo tiene que devorar muchos artículos de tecnología a la semana, así que lo habitual es hacer una revisión rápida y echarlos a Pocket para leerlos cómodamente en cuanto tenga mas tiempo. Me gusta mucho esa aplicación para poder leer asíncronamente sin gastar tontamente datos, pero hay una pega… no es cómoda para trabajar con textos.

Subrayando y tomando notar en la web con Liner

Por ahora, lo mejor con lo que he dado para cubrir esa carencia es Liner como complemento sobre Firefox o Chrome, pues cada uno tiene sus gustos de cara a utilizar un navegador. Me gusta especialmente en Firefox porque Pocket ahora es parte de la familia de Mozilla y así tengo junto todo lo que necesito en un solo sitio. La pega está en que mientras para escritorio esto va bien, no hay esa integración en Android (los que usan iOS son mas afortunados), y por desgracia donde realmente me vendría bien usar esto es en el tablet. Así que supongo que me toca cruzar los dedos para que cuando se formen alianzas, esta gente vaya con Pocket antes que con Evernote y me solucionen esta carencia.

Hacknet, o el simulador de Hacking en UNIX

Hacía tiempo que no jugaba nada especialmente reseñable, hasta esta última semana. Había oído hablar en su día de Hacknet, pero no le presté especial atención, pues los simuladores de hacking, aunque entretenidos, tienden a ser algo muy estilo película efectista de Hollywood. Pero tras mucho oir hablar del lanzamiento de una expansión para este título, cuando se puso de oferta me decidí a darle una oportunidad… y fue un gran acierto. Eso sí, lo primero es avisar de que el juego del que procederá a hablar no es para todos los públicos, como vereís en la pantalla del mismo que muestro a continuación.

Hacknet, o el simulador de Hacking en UNIX

Bueno, para el que no tenga muy claro lo que está viendo allí es una de las posibles distribuciones de la interfaz gráfica del juego. Lo que veis es los elementos habituales del juego: una interfaz gráfica sobre un servdor UNIX, teniendo a la izquierda el display de a donde nos estamos conectando (y este caso intentando acceder), acompañado del mapa de nodos de red, en el centro la terminal de comandos UNIX donde teclearemos los nuestro, y a la derecha una representación de la RAM con los programas que estemos ejecutando en ella (crackeadores de puertos, encriptadores y desencriptadores, analizadores de firewalls, scanners…). Todo esto además lo manejamos por comandos UNIX auténticos para manejarnos por carpetas, subir y bajar archivos de la red, editar ficheros por la vía dura… Y en eso reside precisamente lo que lo hace destacar sobre la media: su realismos.

Las misiones no suelen ser en sí muy vistosas: cuélate en el equipo con un cierto ingenio, revisa el contenido y haz de las tuyas para progresar en la historia a través de varias organizaciones de hackers teniendo cuidado de que no te atrapen. No es espectacular en plan cine, pero picar código tampoco lo es desde fuera. Ahora una vez te picas, como me pasó a mi al toparme con el hacker rival llamado Naix, puedes entretenerte bien intentando evitar si ataque, recuperándote si te pilla, o preparándote para tener tu venganza como es debido. El nivel de dificultad no es muy alto, es mas bien medir tus recursos y los tiempos para desarmar sistemas de seguridad, pero una vez mas… he visto cómo el nivel de intimidación para alguien a quien no le agrade la programación en consola puede alcanzar niveles críticos en momentos determinados, como si por ejemplo crasheas la interfaz gráfica, de ahí mi “ten claro en dónde te estás metiendo” cuando lo empieces. Si te van los puzzles y el UNIX, hará tus delicias.