“Nevertheless, she persisted”

Si sois de navegar por Internet, habreís visto esta cita bastante en la última semana.

"Nevertheless, she persisted"

“She was warned. She was given an explanation. Nevertheless, she persisted.”

Desde hace casi un mes, mis minutos de ojear Twitter mientras desayuno algo antes de ir al trabajo se han convertido en “a quién le habrá tocado las narices Trump hoy” un día si, y el otro también. Quizás hayáis investigado a quiénes quiere colocar, como por ejemplo a Jeff Sessions como fiscal general. Supongo que os podeis imaginar por asociación el tipo de individuo que és: racista, misógino y homófobo.

Cuando el senado estaba discutiendo su nominación el 8 de febrero, la senadora Elizabeth Warren se dispuso a leer una carta de Coretta Scott King (la viuda de Martin Luther King) cuando en 1986 ésta se opuso a la nominación del mismo indiduo como a nivel federal en Alabama. Sin embargo, Mitch Connell decisió usar una regla de 1900 para silenciarla. Curioso que no se aplicase a algunas líneas de la misma fueron citados por senadores varones, y sí con esta señora. Cuando la señora intentó continuar leyendo pero se le prohibió continuar, así que finalmente lo hizo vía redes sociales, mientras Connell nos dejó esta frase lapidaria de Connel: “Se le avisó. Se le dió una explicación. Sin embargo persistió”.

Gracias a Connell, el discurso podría haber recibido poca atención, pero gracias a esto tuvo mas de 11 billones de visitas y las feministas tienen un meme. Desde hace días mi feed de Twitter está regado de imágenes desde Rosa Parks hasta la princesa Leia 🙂

Irán en 1979 revolution: Black Friday

Este fin de semana retomé la buena costumbre de jugarme un  juego indie y estuve dándole una vuelta a “1979 revolution: Black Friday”. Es un juego bastante polémico desde su salida, pues presenta una historia interactiva en una recreación histórica de los eventos de esa época en un país que para muchos de nosotros es bastante desconocido.

Irán en 1979 revolution: Black Friday

Nos encontramos ante una aventura gráfica de point and click al estilo de Telltale, sencillo de controlar y con QTEs en las escenas de acción. Nos metemos en la piel de un joven que regresa a Irán tras haber estado estudiando en Alemania, y que se encuentra haciendo el papel de reportero en medio de la revolución. La parte interesante es que está basada en hechos reales, de manera que podemos ver a las diversas facciones que componen esta revuelta, pudiendo pasar por momentos de idealismo en las protestas pacíficas y el choque de realidad cuando el sha declara la ley marcial. Además nos muestra el riesgo que corre el protagonista al tomar fotos para mostrar al mundo lo que está pasando.

El sistema de decisiones y consecuencias es bastante relevante, teniendo varios finales, aunque se queda en cliffhanger de cara a una continuación. Es corto pero rejugable con todos los coleccionables que trae, y está bastante bien escrito excepto por el minijuego a lo Trauma Center, que es de lo mas ridículo y debería llevar un “niños, no hagais eso cuando alguien tenga clavado un objeto grande”. El acabado es correcto y el doblaje sorprendetemente bueno.

Donde flaquea el juego es en encontrar el equilibrio entre el documental y la jugabilidad. Cuando tomamos una foto de un punto de interés, generalmente nos salta una pantalla con un título descriptivo de lo que acabamos de fotografiar, junto a un enlace para ampliar información. Esto por un lado es genial, pues le da una sección didáctica, pero por otro lado interrumpe la acción, y en algunos momentos daña la atmósfera del juego.

En conjunto me ha parecido bastante disfrutable y lo recomendaría para unas rebajas debido a la duración.

Atom como alternativa de editor de código

Una de las herramientas mas básicas en el ordenador de un programador es un software de edición de código. A nivel más básico en Windows se suele tirar Notepad++ (porque seamos sinceros, el bloc de notas y el wordpad apestan), y en sistemas Linux basados en Gnome se suele tirar de gEdit, que tiene su coloreado sintáctico pero también va cortito.

Atom como alternativa de editor de código

En general, Sublime Text suele ser de lo mejor en el mercado, pero como siempre, intento encontrar una alternativa de software libre y que esté para para cualquier sistema operativo de sobremesa, y en este caso lo mejor con lo que he dado hasta la fecha es Atom. En principio es muy parecido a Sublime, hasta tiene los paneles laterales con explorador de ficheros de proyecto y el minimapa, pero tiene 2 grandes ventajas competitivas.

La primera es el uso de plugins, de manera que se puede expandir al gusto, o eliminar los componentes que no necesitamos para optimizar el consumo de recursos y espacio. Así puedes tener diversos sistemas de revisión de sintaxis y autompletado para los distintos lenguajes a usar, el típico selector de colores si vas a hacer diseño web, diversos auto-formateadores para que nos quede el texto bonito sin tener que ir contando espacios, una terminal integrada para poder compilar

La segunda, al estar hecho por los chicos de GitHub, es su sistema de control de versiones, que va muy fino en Git, que para algo es marca de la casa.

La pega es que al estar basado en Chromium, se toma su tiempo para cargar, y el extra friki: el power mode que podéis ver en gif abajo.

“Nativos digitales” o “huérfanos digitales”

Las dos frases mas irritantes que se dan por hecho cuando te dedicas a la informática son las afirmaciones de “si tiene un botón, sabes como funciona”, y el “los crios saben como funcionan porque son nativos digitales“.

Soy de la generación en la que la informática acababa de llegar a las aulas, y era una clase optativa y sin nota. Y bueno, en aquella época no era precisamente algo cómodo y acogedor como hoy en día: teníamos Internet, pero era una maraña complicada de usar porque los conceptos de buscador e indexar eran inexistentes. Recuerdo un momento que en aquel entonces fue bastante irritante, y ahora me parece irónicamente divertido: cuando nos dieron la oportunidad de que se impartiese una introducción al uso de un procesador de texto, mi compañera de al lado le dijo al profesor “la informática no se usa para nada, si en algún momento llega a hacer falta mi padre ya me pagará unas clases”. Mas allá del sentimiento de menuda petarda con dinero que aún perdura tras todos esto años, ¡pues vaya que se equivocó respecto a utilidad y uso diario!

A día de hoy, gente con esa actitud es bastante negada informáticamente, y se considera cada vez mas que porque un niño haya nacido en una época en la que el uso de ordenadores es común, saben darle un buen uso. Bueno, asumamos que el crío medio sabe usar el Facebook, el Whatsapp, hacer una búsqueda base en Google o Youtube y verse las series online, pero con eso de que se apaña bien solo y así está entretenido, no solo se le deja sin control, sino que no sabe utilizar esos maravillosos recursos de forma productiva, porque al igual que hay cientos de cosas fantásticas en Internet, también puede ser un auténtico vertedero (y no, no me refiero únicamente al código de Tumblr).

Puede que un crío sepa abrir un navegador y hacer una búsqueda en Google, pero, ¿y la idea de hacer una búsqueda avanzada para obtener resultados filtrados de mejor calidad? Demostrarles que  hay información mas allá de la primera entrada de wikipedia a la hora de hacer un trabajo les puede cambiar la vida. ¿O usar mínimamente las funcionalidades de un procesador de texto para optimizar el esfuerzo a la hora de hacer un trabajo? Pongamos por ejemplo Google Docs, que aunque no me agrade especialmente, con los móviles y tablets es casi omnipresente: algo tan tonto como el uso de estilos, que es otro gran desconocido, ahorra mucho tiempo de formateado.

Se da por hecho que porque estos elementos sean familiares en su vida cotidiana, saben usarlos adecuadamente, pero es un gran error. Es necesario darles unas nociones de buen uso, de educación (porque hay que ser respetuoso con la gente no solo en persona sino también online) y de privacidad (cuidado con lo que compartes). De ahí el concepto de “huerfano digital”: tenemos muchos usuarios que carecen de guía, de manera que no solo no saben utilizar todas las posibilidades que les da la tecnología, sino que son vulnerables al abuso desde ella, o pueden comportarse como auténticos abusones de patio de colegio. La educación tecnológica a día de hoy es simplemente es fundamental, y igual que se les enseña a leer o sumar, también habría que enseñarles a usar estas herramientas digitales de forma adecuada y responsable.