Los mensajes perdidos de Ready Player One saltando al cine

Me he tomado mi tiempo para explayarme y publicar esto, porque esa película de Spielberg está destinada a ser un taquillazo (aunque solo sea por el nombre del director, porque he visto salir a aquellos que no entienden nada de videojuegos salir con una cara de no haberse enterado de nada) y no se la quería estropear a nadie antes de que tuviese ocasión de verla. Mi opinión es que exactamente ha sido lo que esperaba: una película palomitera, que entretiene para echar el rato, y que previsiblemente obviaría toda la crítica social del libro.

Cuando leí el libro allá por el 2012 me gustó mucho por la construcción del mundo con su “historia alternativa”, pues recorre una parte que conozco bien, la revolución de la informática en nuestras vidas. Mi contacto con ese mundo empezó con el Spectrum ochentero y las máquinas de arcade y los primeros videojuegos portátiles, y con el tiempo he visto múltiples hitos: la aparición de Internet, la aparicón del correo electrónico y la mensajería instantánea, los inicios del software libre y el código abierto, la aparición de los MMOs (Massive Multiplayer Online o juegos multijugador masivos en red), las redes sociales, y todo el impacto que éstos sistemas han supuesto en el mundo en que vivimos. Y siempre me ha gustado tanto este mundillo  de la informática que decidí dedicarme a programar, lo que me da una visión privilegiada al poder verle las tripas a muchas de estas revoluciones tecnológicas, lo que es una gozada. También he visto (y sigo viendo a diario) la cara menos amable de la tecnología: las situaciones de desigualdad, la exclusión por accesibilidad, las barreras de pago marcando divisiones, las invasiones publicitarias o los problemas de conducta online… Y ahí es precisamente donde la película se queda previsiblemente corta. Os enumero unas cuantas oportunidades perdidas.

Oportunidades perdidas: Ready Player One en versión cine

El primer bloque del libro, que es la parte mas lenta, es en realidad una descripción del marco histórico en que se encuentran. Se invierte un tiempo en hablar del agotamiento energético (el familiar adiós petróleo y la falta de adaptación a energías alternativas), la masificación de las ciudades con los suburbios en las afueras plagados de vehículos abandonados, y cómo básicamente el mundo se va al garete. La situación a día de hoy no tiene que ser tan desesperanzadora, pues tenemos el caso de Portugal que genera mas del 100% de su consumo energético con energías limpias (el exceso energético se vende), pero viendo la política energética de Trump, Estados Unidos parece que va precisamente por el camino del que nos habla Ernest Cline. Con esa crisis comienza una situación de aislamiento donde el transporte es un lujo, llevando a una contínua decaísa del comercio  y un empobreimiento progresivo que lleva a un estado de decadencia. En medio de todo este caos la economía mundial se vuelve hacia el lugar mas estable: la red. Las criptomonedas se convierten en las divisas válidas y casi toda la actividad, para bien o para mal, sucede en OASIS, un lugar virtual híbrido entre MMO y red social.

Una pequeña clase de historia:

El libro invierte un tiempo en hablarnos de los diferentes equipamientos, sus inventores, los primeros hackers (los phreakers, que trabajaban con teléfonos), dedicando una de las pruebas a John Draper, “el Capitán Crunch”, famoso por el silbato que emitía un sonido que permitóa entrar en modo admininstrador y la fabricación de cajas azules (hay a quien le gusta olvidar que Steve Jobs y Steve Wozniak antes de empezar con la archiconocida Apple fabricaron cajas azules) .

Cultura, software libre y código abierto:

OASIS es “una realidad alternativa de código abierto”, cuyo acceso de lanzamiento era de un único pago de 25 centavos, que se basa en el uso de unas gafas de realidad virtual (descritas en el libro como de aproximadamente del tamaño de unas gafas de sol) y unos guantes hápticos para interactuar con el entorno. El usuario tiene garantizado el anonimato, y al conectarse por primera vez se materializa en un mundo base donde genera su avatar, puede adoptar la forma que quiera, rompiendo (como hablaré mas tarde, en teoría) barreras. Desde allí tiene acceso al conocimiento gratuito de Internet, como por ejemplo wikipedia o archive.org… ¿Y ese amor de los críos protagonistas por los ochenta? Pues teniendo en cuenta el tiempo futurista en el que se emplaza este relato, resulta que los derechos de copyright de esa época han caducado y todo el mundo tiene acceso de forma gratuita al material de esa época. Este mundo virtual tiene su parte utopía gracias a las licencias colaborativas permitiendo conectar desde lugares lejanos (Parzival vive en Estados Unidos, Art3mis en Canada, Daito vive en Osaka…).

Una parte extensa y curiosa es la descripción del sistema educativo, donde las escuelas con toneladas de equipamiento son “clonadas” para garantizar los mejores recursos para todos. En la parte en la que Parzival está en la escuela de OASIS lo vemos disfrutar de unas clases inmersivas alucinantes: ¿clase de astronomía? Pues vamos con realidad virtual a la superficie de los respectivos planetas de los que hablamos. ¿Clase de arte? Pues incluye visita al Louvre. A esto le podemos sumar que los avatares de los alumnos están silenciados y quietos para no interrumpir de forma inadecuada, lo que hace mas fácil la vida del profesor, y que al estar en zonas sin PVP (Player vs Player, no se permite agresión) y poder bloquear a otros avatares, las situaciones de bullying o acoso escolar se reducen.

Micropagos, desigualdad y acoso:

El tema del acoso online cambia cuando el usuario sale de la “zona segura”. En cuestión de viajes, el acceso a los mundo inicio (Incipio o Ludus, que son los centros comerciales y las escuelas) es gratis, pero el transporte a otros requiere un pago. ¿Quieres ir al mundo de Everquest o World of WarCraft? Micropago. ¿Y luego quieres volver a Ludus? Otro micropago. Tu personaje puede hacerse con dinero en zonas de juego, o con mejor equipo comprando u obteniendolo como botín en los juegos, pero una vez más, aquí hay una brecha social que se trata en el libro y no en la película. Al inicio Parzival está anclado entre Ludus e Incipio a no ser que Hache lo lleve, y cuando este lo deja en un mundo PvP el correspondiente chulito rico hace capturas de pantalla y se dedica a compartirlas burlándose de él porque es pobre.

El avatar de Hache en el libro es el de un varón blanco, y cuando por fin aparece en carne hueso Helen (mujer de color) explica que tanto ella como su madre usan personajes de tales características porque a la hora de conseguir un trabajo tienen acceso a mejores puestos y condiciones salariales que si son fieles a su apariencia real. Lo que sí dejaron entrever en la pantalla es que Helen es un personaje homosexual, porque ahora mismo es lo políticamente correcto, pero cualquier rastro de estigma social fue eliminado.

Art3mis también fue una absoluta decepción, pues es un personaje que tiene un mensaje bastante fuerte en el libro mientras que aquí se convierte en un interés romántico muy forzado. Uno de los fenómenos que desgraciadamente tenemos hoy en día online es el llamado “body shaming” (avergonzarse de su cuerpo), y su presentación tampoco pasó el filtro de Hollywood. El avatar de Art3mis es descrito como “de pelo oscuro, de cara bonita pero no ‘perfecta de forma no natural’, bajita y de cuerpo rubenesco”, cuando lo normal en OASIS es que hubiese 2 tipos de cuerpo: muy delgada o “formato actriz porno” (pechuga de sobra y cintura de avispa). Y es precisamente por el hecho de no intentar encajar con la norma y “ser real” que Art3mis le resulta tan atractiva al protagonista: Art3mis es real no otro físico artifical mas. El aspecto en la película de “elfa genérica a la que tendremos que rescatar” elimina ese mensaje positivo.

La plaga de la monetización:

No nos engañemos, la representación del mal en esta historia es una megacorporacion que quiere rentabilizar al máximo OASIS, en forma de aumentar los pagos o llenar de publicidad cada rincón. Así que nuestros protagonistas están enfrentándose a IOI no por un videojuego, sino por mantener su privacidad y la cultura en un estado gratuito e inclusivo en su estado básico. Especialmente, a día de hoy me parece un mensaje importante, y mucho mejor que ese insulso momento de la película de “cerraremos OASIS 2 días a la semana porque el mundo real es real”. Cuando todos los negocios suceden en OASIS, ¿no es absolutamente ridículo? Me quedo sin duda con la intención de la Art3mis del libro de acabar con el hambre en el mundo.

En esa misma línea, también la discusión entre los 2 creadores de Oasis la redujeron a poco más que un tema de celos, cuando en el libro Og y Kira abandonan el barco por motivos éticos para dedicarse a crear Halcydonia, un sistema de juegos educativos gratuitos e inclusivos justo en el momento en que la fiebre de la monetización empieza a adueñarse de la plataforma.

Así que, disfrutad la película, que visualmente es indudablemente espectacular, pero no perdáis la oportunidad de leer el libro, pues como suele ser habitual en estos casos, apenas se le hace justicia 😉

Anuncios

Directiva de copyright: hemos conseguido darle el vuelco

Esta semana escribo para dar las gracias. A todos los que os habéis sumado al movimiento para conseguir un nuevo debate de la reforma del copyright: gracias. Lo que ha sucedido esta última semana ha sido impresionante: es la primera vez que una reforma de derechos de autor no pasa de forma automática por la vía rápida. En lugar de eso, deberá discutirse en el debate plenario de septiembre, de manera que podrán presentarse una muy necesarias enmiendas para los conflictivos artículos 3, 11 y ante todo, el lamentable 13.

Gracias por proteger el Internet

Parece que una vez por década intentan pasar el rodillo con una propuesta preocupante: ¿recordáis SOPA, PIPA, ACTA…? Todas ellas pasaron en su momento, y la presión tuvo que venir después, pero en esta ocasión los detuvimos apenas intentaron comenzar, aun siendo durante las fechas del mundial de fútbol que sirvió como cortina hasta que Wikipedia cerró temporalmente… y entonces no hubo mas remedio que dar explicaciones. Es hora de que los lobbystas se eduquen y acepten que el mundo ha cambiado: hemos pasado de una época de escasez física a una de abundancia: Internet ha roto muchas barreras, y gracias a él tenemos Software Libre y Open Source, dándonos la posibilidad de tener alternativas a los eternos Windows y OSX. Tenemos la posibilidad de compartir con apenas unos clicks, de manera que podemos divulgar conocimiento colaborativo rompiendo barreras, obteniendo proyectos maravillosos con GNU-Linux o la Wikipedia. Tenemos la posibilidad de tener una voz ya sea en redes sociales o en los clásicos blogs para informarnos, dialogar, comentar, contrastar opiniones… Y pese a todo, en lugar de aprovechar toda esta tecnología y la posibilidad de llegar al público como nunca, se plantean una vez mas restringirla en otro intento de mantener un modelo de hace mas de 20 años, negándose a aceptar que una red, por definición, se basa en la capacidad de conexión.

¿Signfica esto que esté en contra del copyright? Tengo mis más y mis menos con temas de registros de y patentes (sé de primera mano que hay mucho troll que se dedica diariamente a abusar del copyright, y una ley que declare culpable hasta que se demuestre lo contrario en la base de la innovación colaborativa sería catastrófica), pero es indiscutible que es positivo que exista una forma de proteger a los autores, y que obtengan un sustento para que puedan así seguir creando. Pero esos derechos no deben implicar estrangular las libertades y la creatividad de los demás: la cuestión es que hay que adaptar el Copyright a Internet, no el Internet al Copyright. Esta guerra continuará en septiembre, pero hasta entonces podemos celebrar el haber ganado esta batalla:

Gracias por proteger el software libre, como GNU-Linux, Mozilla Firefox o LibreOffice.
Gracias por proteger el conocimiento libre, como la Wikipedia.
Gracias por proteger los repositorios de código, como Gitlab o Github, que nos permiten a los desarrolladores mejorar el software a diario.
Gracias por proteger los blogs y foros, como WordPress o Reddit.
Gracias por proteger la innovación y a los pequeños medios, como las startups o las pequeñas revistas digitales.
Gracias por proteger las comunidades de fanart, como Deviantart.
Gracias por proteger a los gamers que comparten sus guías en twitch o youtube, o los streamings de grandes eventos de juegos.
Gracias por proteger la posibilidad de divulgar información por redes sociales.
Gracias por proteger las parodias y los memes, que tanto nos animan los días.

En resumen: gracias por proteger Internet, la red de redes, y todo el progreso que trae de su mano.

Black Panther y el “proyecto Motherland”

Cuando ví el trailer en el cine, mi primera impresión fue “Pantera Negra va directamente para cuando salga en DVD”: parecía mas Fast and Furious que otra cosa y no podía echarme mas para atrás. Las críticas de mis amigos no fueron positivas, comparándola con el Rey León (es una historia africa y comparten iconografía, aunque también es parte de nuestra ignorancia sobre su cultura) o esperando ver algo mas cercano al cómic clásico. Tras todo este tiempo llegó el momento de verla en mi sofá y he de decir que me ha sorprendido. Sigue sin ser mi tipo de película, pero puedo apreciar un montón de buenos detalles. El taquillazo es claramente consecuencia de haber salido el año en que ha salido mas que de la técnica de la película en sí, pero teniendo en cuenta los valores que transmite, me alegro enormemente de su éxito.

Yo a Pantera Negra lo conocía por los cómics antiguos de Los Vengadores, y para mí su malo principal era Klaw un villano cutre con un mano protésica que se convertía en un arma de ondas sónicas… y era un tanto aburrido. Mas allá de considerarlo “el africano de los Vengadores”, que vivía en una ciudad superavanzada oculta en algún lugar por Kenya, y poco más. En cambio, el proyecto, (originalmente llamado Motherland) da un giro, dejando la típica trama de “blancos contra negros” de lado, en un intento de hacer a los afromericanos sentirse orgullosos de sus orígenes y plantear las cuestiones de división dentro de su propia etnia por el tema del desarraigo, recordándome en cierto modo a los X-men con los que crecí y a los que tanto echo en falta en los últimos años.

Es una película en la que la nación de Wakanda aparece increíblemente avanzada, pero a la vez es muy fiel a sus orígenes y a sus tradiciones, dándole una estética verdaderamente impresionante. Sí, me encantó la fotografía con sus paisajes y colorido, y al buscar el arte conceptual también quedé mas que impresionada. Sobre el producto en sí, considero que han utilizado una fórmula que funcionó bien desde finales de los 90: darle la dirección del producto a alguien que demográficamente lo represente, de manera que haya un cuidado y cariño mayor. X-men a un friki, WonderWoman a una mujer, y Pantera Negra a un hombre de color. Técnicamente éste no es el primer superhéroe de color, pero Spawn carece de ese punto de apelar a la fibra sensible presentando una África orgullosa y sin colonizar.

Black Panther y el

Nos encontramos antes una película que celebra las minorías: su reparto es principalmente de color, con únicamente las excepciones de Everett Ross y Klaw en el papel de “blanco bueno” y “blanco malo”, dándole la vuelta a los términos de inclusión étnica en las películas. Habrá quien se queje, pero sinceramente es lo que les despachamos a ellos habitualmente, y me parece una forma genial de concienzación. También el dejar la típica pelea colonialista de lado, dejándole tan poco papel a Klaw, para darle ese espacio de rival a Killmonger, un “monstruo” creado por una decisión de mantener el aislamiento de la avanzada Wakanda respecto al resto del mundo, generando un conflicto social bastante interesante. Otro factor muy llamativo es el papel de las mujeres en la película: su hermana pequeña Shuri, la líder de la guardia Okoye y la revolucionaria Nakia tienen papeles altamente relevantes en la trama, siendo probablemente el reparto femenino mas inclusivo que he visto en una película de superhéroes (prácticamente siendo algo así como los Ángeles de Wakanda, dándoles consejo y apoyo tanto moral como en el campo de batalla al rey primerizo T’Challa).

La película en sí con su acción no es especialmente de mi gusto (las escenas de Pelea con el traje digital se ven cutres, yo qué le hago), y esto es probablemente debido a que actualmente experimento un agotamiento con las películas y series de superhéroes, quizás porque llevamos tantos años una tras otra y la fórmula se está agotando tanto para mí (creo que con “Defenders” toqué fondo) que lo único que últimamente me entretiene es “Legends of Tomorrow” por el continuo descarrilamiento que genera el variopinto y caótico grupo. La ciencia y tecnología… bueno, es “ciencia Mavel”, así que hace mucho tiempo que intenté darle sentido, pero el vibranium sirve para todo. Yo soy de la opinión de dar el salto de fe en estos temas: si Iron-man tiene una armadura de nanotecnología que sale de un pequeño recipiente y se transforma en no se cuantas cosas, ¿por qué el traje de Pantera Negra no puede salir de forma similar del collar? De hecho tiene mas espacio para guardarse y hace menos cosas. ¿Tan difícil es imaginar que hay una civilización superavanzada tipo Atlántida en África, o que en un entorno tecnológico tan avanzado pueda haber una niña prodigio comparable al profesor Q de las películas de Bond ?

Como conclusión final considero que esta película nos invita a hacer examen de consciencia sobre el trato a las minorías en los medios audiovisuales, y nos dejo la genial última frase del discurso de T’Challa en una escena post-créditos, que me parece enorme estando como está el mundo hoy en día: “Pero en tiempos de crisis, los sabios construyen puentes, mientras los necios construyen muros. Debemos encontrar el modo de cuidar los unos de los otros, como si fuésemos una única tribu”

“But in times of crisis the wise build bridges, while the foolish build barriers. We must find a way to look after one another, as if we were one single tribe”.

Reflexiones sobre la web en el 2018 y el GDPR

La llegada de la instauración del GDPR (General Data Protection Regulation), o la nueva ley de protección de datos que entra en vigor esta semana, me ha hecho mirar las cosas en retrospetiva. Para quien no esté informado de lo que es esa nueva ley de cara al día a día del usuario medio, a partir del día 25  los europeos debemos dar nuestro consentimiento explítico e inequívoco para que un servicio online utilice nuestros datos. El cómo cambiará las cosas aún es una gran duda para mí, ¿será como pasó con las cookies, que se ha convertido en un banner molesto y no ha cambiado absolutamente nada, o era algo más? Al menos hay una cosa que nos asegura, y es que los términos de servicio (eso que todos dicen haber leído) a partir de ahora tienen que venir en una versión adicional legible que todos, y no únicamente los abogados (o algunos de ellos), podamos entender. Además hay una larga cantidad de medidas extra a implantar en el caso de las empresas, con políticas de acciones a realizar en caso de fugas de datos y un largo etcétera que para la mayoría de quienes me leen no les viene a cuento.

Es muy curioso ver cómo ha evolucionado la tecnología en los últimos 10 años. En el 2008 aún era la época del dominio de blogosfera: lo habitual era que la presencia online se midiera mediante weblogs (o blog) en lo que llamábamos la Web2.0. Se había pasado de la web unidireccional a la bidireccional, permitiendo la participación: aparecieron los comentarios y la interacción entre el autor y sus lectores, cambiando el paradigma. En aquella época también estaban empezando a ser relevantes en España la llamadas redes sociales con Tuenti (amistades de colegio), Viadeo y Xing (en lo profesional), Minube (viajes), y acababa de llegar Facebook en español. Esto marcó otro cambio: una época de rápida difusión, con la fiebre del compartir y aumentar el número de seguidores. También se hablaba de la que web 3.0 sería la web semántica, de manera que podríamos introducir contextos en el código de las páginas para poder procesar lenguaje natural y hacer preguntas a los buscadores sin tener que hacer uso de palabras clave.

Where do those ads come from?

10 años después la cosa ha cambiado. Algunos blogueros irreductibles aún seguimos aquí, mientras que otros migraron hacia otras plataformas, y con ese cambio llegaron cuestiones de términos de servicio. Quien migró sus publicaciones a redes sociales o servicios mas especializados (por ejemplo, Medium), para ganar difusión, ¿qué precio ha pagado? ¿El contenido sigue siendo del autor o la compañía  dueña de la plataforma puede hacer con él lo que quiera? Tomemos por ejemplo cuando Facebook compró Instagram, y cómo muchos usuarios abandonaron la plataforma por las dudas de la propiedad de las imágenes.

Esta no es la única una cuestión preocupante, sino también el incremento desmedido de los anuncios (que ha llevado al boicot mas grande jamás habido, quizás incosnciente para muchos, mediante el uso extendido de bloqueadores de publicidad) y la aparición del concepto de la publicidad segmentada. La actividad de los usuarios se rastrea para crear anuncios mas relevantes para ellos, pues de toda la vida o se ha pagado el sitio web o se tiene una versión gratuita costeada mediante la  inclusión de anuncios, ¿pero desde cuando se rastrea a los usuarios sin consentimiento explícto de estos? ¿Y qué se hace después con esos datos? Yo no tengo ni he tenido (ni planeo tener) perfil de Facebook, pero sé que pueden tener un perfil fantasma (shadow profile) de mí, basado en mi actividad navegando por webs que contienen el botón “me gusta” (a día de hoy, ¿qué sitio no lo tiene?) mediante mi IP. Yo nunca he aceptado sus términos e irónicamente para ver esos datos recopilados tendría que crearme un perfil en su red. Ahí es uno de los sitios donde espero que actúe la GDPR.

Lo que no esperaba para nada era que el avance de la semántica no está siendo en el código de la web, sino en el procesamiento de voz, pues ésta está sustituyendo poco a poco a la entrada de información mediante teclado. Los asistentes de Microsoft (Cortana), Google (Google Home), Amazon (Alexa) y Apple (Siri) nos escuchan y cada vez nos dan mejores respuestas… y la gran pregunta es, ¿cuándo y cuánto nos escuchan? En teoría debería ser cuando pulsamos el botón de activación o si lo tenemos configurado como tal, cuando escuchan la famosa frase de activación (el típico “OK Google”), en la práctica no siempre ha estado tan claro, como pasó con aquella infame televisión de Samsung. Precisamente por eso los términos y condiciones claros son importantes.

Nunca pensé que la privacidad sería un tema tan importante a día de hoy, y me alegra que se esté intentando hacer algo al respecto, lo triste es que estas leyes fragmentarán los servicios de Internet en dos, la de los países con legislación al respecto y el de los que no la tienen.

Breve (e imprecisa) lista de las consecuencias imprevistas por Facebook

Ante los comentarios recibidos por no ser capaz de leer el contenido enlazado del post de hace una semana, traduzco al castellano un segmento del artículo de Techcrunch:

Breve (e imprecisa) lista de las consecuencias imprevistas por Facebook

Una breve (e incompleta) lista de las consecuencias imprevistas por Facebook:

  • Beacon = se revelan las compras de los usuarios: uno de los primeros errores de cálculo de Facebook fue la reacción de los usuarios a Beacon en el 2007. La prestación permitía que otras webs que visitase el usuario, inicialmente 44 socios, publicasen flujos de noticias sobre su comportamiento al comprar y navegación en su perfil a menos que indicasen lo contrario. Los usuarios a veces no notaban esas publicaciones, y los sitios daban a Facebook datos de publicidad segmentada. Tras varias quejas de privacidad, historias de infidelidades matrimoniales sacadas a la luz y una demanda judicial, Zuckerberg eventualmente se disculpó y Beacon fue cerrado.
  • Engagement Ranked Feed (Feed por relevancia segmentada) = Noticias falsas sensacionalistas: Facebook construyó un flujo de noticias para mostrar primero el contenido mas relevante para que viésemos lo mas interesante que les sucedía a nuestros amigos, pero la medida de relevancia se apoyaba principalmente en los comentarios, “me gusta”, clicks, “vistos” y “compartidos”, y esas actividades cebaron las noticias falsas, sensacionalistas y exageradamente partidistas, permitiendo permitiendo que muchas se viralizasen mientras sus autores ganaban dinero por publicidad y financiaban sus operaciones mediante el tráfico enviado por enlaces y referencias de Facebook. Facebook minimizó la importancia de este problema hasta que no le quedó mas remedio que confesar su existencia y tener que pelear actualmente para intentar solucionarlo.
  • Engagement Priced Ad Auctions (Subasta de precios de anuncios) = Anuncios polarizados: Facebook ofrece un descuento a los anuncios que son atractivos como incentivo de negocios de cara a producir contenido de marketing que no aburra o moleste a los usuarios hasta el punto de que salgan de la red social. Pero la campaña de Trump diseñó a propósito anuncios divisivos y polarizados de manera que atrayesen a su nicho de partidarios y consiguiesen de forma fácil y barata los clicks necesarios y se compartiesen esos anuncios de forma mas viral.
  • App Platform (Plataforma de aplicaciones) = Game Spam (Correo basura de juegos): otro encuentro temprano con consecuencias imprevistas llegó en el 2009 con el lanzamiento de su plataforma de apps. La compañía esperaba ayudar a los desarrolladores a construir utilidades útiles que se viralizasen gracias a publicaciones automáticas especiales a los flujos de noticias. Pero los desarrolladores de juegos asediaron la plataforma y sus canales de crecimiento viral, engendrando compañías como Zynga que convirtió optimizar el spam en los flujos de noticias en una ciencia. LAs constantes invitaciones a unirse para ayudar a un amigo abrumaron los flujos de noticias, amenazando a ahogar las comunicaciones reales entre usuarios y arruinar la experiencia para aquellos que no jugaban hasta que Facebook cerró los canales de crecimiento, hundiendo a los desarrolladores.
  • Nuevos controles de privacidad = Se empuja a compartir públicamente: en el 2010 cuando Facebook desplegó su muy necesitados controles de privacidad granulares, también colocó en la configuración por defecto “publicar las actualizaciones de forma pública” en lugar de “compartir sólo con tus amigos”. Para poder competir en tráfico con el contenido de Twitter, Facebook empujó de forma agresiva a los usuarios a aceptar el nuevo sistema de privacidad con una colección de configuraciones “recomendadas” que fue criticada por dirigir a los usuarios a compartir estados y fotos con todo el mundo. En el 2011, Facebook se vería obligado a firmar un acuerdo con la FTC y la Oficina de Privacidad de la Unión Europea comprometiéndose a no cambiar las configuraciones de privacidad de los usuarios sin un aviso adecuado y que ellos eligiesen cambiar a su opción, y Zuckerberg pidió disculpas (de nuevo).
  • Academic Research (Investigación Académica) = Manipulación emocional: Facebook permitió a equipos de investigadores internos y externos realizar estudios sobre sus usuarios esperando ayudar a producir nuevos descubrimientos en el área de la sociología. Pero en algunos casos esos estudios pasaron de la observación a interferir sigilosamente en las condiciones mentales de los usuarios. En el 2012, miembros del equipo científico de datos de Facebook manipularon el número de publicaciones emocionalmente positivas o negativas de los flujos de 689.000 usuarios para estudiar sus actualizaciones de estados y ver si dichas emociones eran contagiosas. Facebook publicó la actualización, no previendo escándalo que llegó cuando el público descubrió que a algunos usuarios, incluyendo a adolescentes emocionalmente vulnerables que podían haber estado sufriendo depresión, se les mostraron de forma deliberadas publicaciones mas tristes.
  • Ethnic Affinity Ad Targeting (Publicidad segmentada con afinidad étnica) = Exclusión racista: el sistema de anuncios de Facebook anteriormente permitía a los negocios accediesen a segmentos de usuarios en grupos de “afinidad técnica” como “afroamericanos” o “hispanos” basándose en su comportamiento dentro de la aplicación como búsqueda de un segmento racial. La idea era que los negocios encontrasen con más facilidad usuarios interesados en sus productos, pero la herramienta fue utilizada para permitir la exclusión racial de grupos con cierta afinidad étnica de forma que no pudiesen llegar a oportunidades legalmente protegidas como empleos, préstamos y viviendas. Desde entonces Facebook ha deshabilitado este tipo de segmentació y aún está investigando la situación.
  • Real Name Policy (Política de nombres reales) = Permitir situaciones de acoso: durante años, Facebook requirió estrictamente usar los nombres reales para reducir el comportamiento incívico y abusivo de quienes se ocultaban tras el anonimato. Pero las víctimas de acoso, violencia doméstica, y crímenes de odio discutieron que quienes abusan de ellos podían emplear Facebook para rastrearlos y acosarlos. Sólo tras las fuertes críticas de la comunidad transgénero Facebook relajó esta política en el 2015, aunque algunos aún considera penoso el tener que tratar con pseudónimos o peligroso generar la red de contactos sin uno.
  • Internet.org = Preocupación por la Neutralidad internacional en la red: el plan de Facebook de dar acceso gratuito a Internet a naciones en desarrollo ha sido muy criticado como una forma de ocultar una estrategia de crecimiento de negocio tras una obra filantrópica. La app de Internet.org inicialmente ofrecía un número limitado de servicios gratuitos, excluyendo algunas redes sociales competidoras y ofreciendo de forma especial algunos productos de Facebook. Mientras algunos piensan que dar acceso a Internet de forma gratuita a una parte de la red es mejor para aquellos que no pueden permitírselo, otros creen que es el punto de origen del colonialismo digital diseñado para enganchar a los pobres a una cierta versión del Internet controlada por una única compañía. El nombre de la marca no ayudó a disipar esa cuestión. Los socios de telecomunicaciones les abandonaron en la India, llevando a Facebook a abrir el programa a todos los desarrolladores y renombrarlo como “Free Basics”. Una prohición del gobierno les forzó a retirar la app de la India, aunque sigue disponible en 50 países.
  • Self-Serve Ads (Autoservicio de anuncios) = Anuncios cuestionables: para ganar dinero de forma eficiente, Facebook permite comprar anuncios a través de sus apps sin siquiera tratar con un representante de ventas. Pero la interfaz de autoservicio ha mostrado de forma repetida que se puede usar de forma nefasta. ProPublica descubrió que los negocios podían marcar como objetivo a aquellos que seguían páginas cuestionables creadas por usuarios e intereses tales como “gente que odia a los judíos” y otras palabras clave perturbadoras de Facebook. Y los operativos políticos rusos usaron de forma bastante famosa los anuncios de Facebook para difundir memes divisivos en Estados Unidos y enfrentar a la población, promoviendo la desconfianza entre ciudadanos. Únicamente ahora Facebook está cerrando la larga lista de parámetros de segmentación basada en palabras clave cuestionables, contratando mas moderadores y mayor exhaustividad en política y documentación de compra.
  • Developer Data Access (Acceso de desarrollador a datos) = Abuso de datos: muy recientemente, Facebook ha descubierto que su confianza en los desarrolladores de aplicaciones no adecuada. Durante años ofreció una API (acceso por peticiones) que premitía a los creadores de aplicaciones obtener un perfil robusto de sus usuarios y una cierta información limitada sobre sus amigos para ofrecer productos personalizados. Por ejemplo, uno podía mostrar cuáles eran los grupos preferidos de sus amigos, para saber a quién invitar a un concierto. Pero Facebook carecía de un mecanismo fuerte de control en sus políticas para prevenir que los desarrolladores compartiesen o vendiesen los datos a otros. Ahora el público está encontándose que el truco de Cambridge Analytica de recibir 70.000 usuarios de la app del test de personalidad del Dr. Aleksandr Kogan y convertirlos en los datos de cerca de 50 millones de personas para generar perfiles psicográficos obtenidos de forma ilegal que ayudaron a difundir e influir en las campañas de Trump y el Brexit. Es bastante probable que otros desarrolladores hayan violado las endebles políticas de Facebook contra almacenar, vender o compartir los datos recogidos de los usuarios, y seguirán emergiendo mas informes de uso inadecuado.