Microsoft compra GitHub y se rompe el equilibrio

Tras varios días de rumores, GitHub comunicó el día 4 que habían sido adquiridos por Microsoft. Para quien no lo sepa, GitHub se puede describir principalmente como un servicio de respositorios para almacenar código en el que diferentes desarrolladores trabajar de forma simultánea en él mediante un control de versiones. Pero su valor real es principalmente una gran comunidad de desarrolladores, principalmente de software libre y de código abierto, intercambiando ideas, ofreciendo sugerencias y mejorando el código entre todos. Se trataba de un espacio neutro con no solo proyectos de desarrolladores individuales o pequeñas compañías, sino que 4 de los 5 gigantes estaban allí: Microsoft, Apple, Google y Facebook. Al colocarse uno por encima del resto, el equilibrio está roto y pase lo que pase ya nada será lo mismo.

El cartel conmemorativo de GitHub

Lo que sí podemos asegurar es que el movimiento de Microsoft tiene sentido por varios motivos:

  1. “Estrategia de nube”: Microsoft ha dejado de lado Windows como proyecto estrella para centrarse en la nube con Azure. GitHub es (o al menos el día 4 era) el repositorio mas grande del mundo, por lo que es goloso tenerlo en sus servidores.
  2. “Developers, developers, developers”: Microsoft tiene escasez de desarrolladores para su ecosistema. Es algo que se nota en sus aplicaciones de Windows 10, donde la dejadez es espectacular y en su mayoría se trata de las aplicaciones web progresivas en una ventana de Microsoft Edge que ni siquiera se integran debidamente en el sistema de notificaciones del sistema. Hay una clara expectativa de conseguir atraer desarrolladores hacia sus herramientas.
  3. “Microsoft ama el código abierto”: Satya Nadella está repitiendo ese mantra una y otra vez, y haciendo serio esfuerzo por hacernos ver que “Microsoft ha cambiado”. Ahora hay herramientas de .NET o Typescrypt a las que podemos acceder de manera gratuita, y Visual Studio Code es de código abierto.

Reconozco que ante las noticias el fin de semana yo me quedé, como supongo que les pasó a muchos, petrificada. ¿Cuál es mi opinión personal? Pues que yo no confío en Microsoft.

  • Microsoft se ha esforzado durante mucho tiempo en ganarse la antipatía de la comunidad de software libre, con su anterior CEO llamándola “un cáncer”. En el pasado ha atacado agresivamente a los sistemas Linux y en el presente sigue usando patentes para sacarle dinero a los fabricantes de dispositivos Android, cosa que no parece que vaya a parar. Con su nuevo CEO ha habido un cambio y ha comenzado a abrazar Linux, pero sinceramente si quieren ser competitivos en la nube, va a tener que jugar con las reglas de OpenSource, que le lleva años de ventaja, por haberse perdido ese tren con su dirección anterior.
  • El haber hecho buena parte de sus herramientasde código abierto también viene de la mano de intentar recuperar a los desarrolladores en formación. Yo pertenezco a una generación que cuando empezó la carrera Visual Studio 6.0 era el IDE de facto en la universidad, pero Microsoft se volvió codicioso y subió el coste de las licencias a la universidad, por lo que todo el temario de repente cambió a Java y para el C mas duro a nivel de drivers, para lo que utilizamos KDevelop. Esta situación alienó a Microsoft durante todo el resto de lo que duraron mis estudios. La situación de abrir Visual Studio Code la veo como un intento de enmendar esa situación porque la generación de desarrolladores a la que pertenezco prescinde directamente de sus herramientas.
  • Temo por Atom, mi herramienta preferida para trabajar con Javascript y PHP. Era de GitHub, pero con la adquisición la veo relegada al ostracismo por su compañía padre, aunque siendo de código abierto siempre se puede hacer un fork y que la desarrolle la comunidad. Estoy convencida de que todos los recursos que GitHub empleaba en ella ahora irán a Visual Studio Code.
  • Recuerdo Skype (que después pasó con el legal interceptor, una época de anuncios de video cortando las videollamadas y anuncios por todas partes), Nokia (ese Lumia que no había manera de vender), Wunderlist (la cerraron), Linkedin (que ellos reordenaron y ahora es una fuente de mensajes de recruiters en lugar de ofrecer networking de calidad)… y Minecraft no era santo de mi devoción con la cantidad de memoria que comía, pero la versión reescrita de Microsoft, aunque mas rápida, es exclusiva para Windows 10. La versión interoperable Java sigue viva para el resto, pero con un desarrollo mucho mas deficiente. Mi esperanza ante el deterioro de GitHub y otra “triple E” por cuestiones púramente históricas es baja. Recordad que el core de GitHub no es de código abierto, por lo que no está protegida contra la “E de extinción”.
  • Sufro Windows 10 desde hace casualmente 10 meses, y su fiabilidad ha demostrado ser la mas escasa de todos los Windows que he tocado debido a sus actualizaciones forzadas: cada vez que llega una es una ruleta rusa que puede acabar con tener que reinstalar el sistema operativo, y además cada iteración instala lo que le da la gana cuando le da la gana (no importa lo que estés haciendo, lo hace y te fastidias) cambiando las opciones de privacidad (con telemetría y lo peor, anuncios, cuando he pagado por el sistema operativo) a su gusto, lo que requiere un tiempo por mi parte teniendo que reajustar todo el equipo. Esto hace que prefiera desarrollar en mi viejo equipo con un Linux sólido a intentarlo siquiera en esa pesadilla que es Windows 10. Será el número 1 en juegos, pero es porque para jugar a muchos títulos no tenemos otra alternativa.

Así que por todos esos contras, he migrado todos mis repositorios de GitHub, donde tenía mi código público, a Gitlab, donde tenía algún desarrollo en repositorio privado. El hecho que proyectos como Gnome o GIMP estén allí me dá confianza de que será un buen lugar neutro. Yo en particular no me siento traicionada por GitHub, pues nunca me generaron una expectativa contraria a Microsoft, pero en ese movimiento de “adquisión de una comunidad de desarrolladores a golpe de talonario” no van a contar conmigo. Para ganarse a los desarrolladores hay que ganarse su simpatía, y van a necesitar un cambio de actitud, ética y estabilidad de sus sistema mucho mayor si esperan que me acerque a ellos de buen grado.

Anuncios

El timeline de Windows 10… y el predeterminado

Llegó la cacareada (y en mi caso temida) actualización de abril de Windows 10 con su nueva funcionalidad, el timeline. Para citar a Microsoft:

“Continuar con tus actividades recientes al instante en la línea de tiempo. Selecciona “Vista de tareas” en la barra de tareas o presiona la tecla del logotipo de “Windows + tabulador”.

El hecho de que el nuevo icono sea animado ya de por sí me molesta, utilizo el ordenador para trabajar y las cosas que se mueven distraen, a ver si lo ponen estático. Lo segundo es que esta funcionalidad se sincroniza con otros equipos… y si se sincroniza con otros equipos, eso es que Microsoft se podría quedar con los datos de, por enumerar los ficheros que abres, tu estructura de carpetas, las páginas por las que navegas… Luego ví que lo que visito desde Firefox no se  lo queda, es solo con Microsoft Edge, que es un navegador que toco nunca, excepto porque es el visor preconfigurado de PDFs e eBooks. Supongo que es otra pieza más que tendré que sustituir visto esto. Así que vámonos a la configuración del sistema.

El timeline de Windows 10... pues a mí me incomoda

Desde el menún inicio vamos a configuración con su nuevo look en “Fluent design”, y efectivamente allí está el timeline, preconfigurado para enviar mis datos a Microsoft, cosa que curiosamente han obviado al preguntarme tras la instalación de la última actualización. La ubicación, los datos de teclado y la recopilación de datos de sistema (de la que te deja ponerla de completa a básica, pero no “ninguna”), pero esto, que es lo más intrusivo no. Así que a desconectarlo todo y quitar toda aplicación que tenga relación de Edge.

Supongo que las prisas de sacar la actualización al final de abril y no retrasarla (se suponía que tendría mas cosas, pero ) es para colarnos esto antes de que entre en vidor el GDPR, ley europea por la cual la recopilación de datos de usuarios sin consentimiento explícito por parte de estos se multa. Para entonces esto cambiará, pero hasta entonces, ¿cuánto habrán recopilado?

Pd: la otra víctima de esta actualización ha sido la app de la Microsoft Store de Twitter. Pasamos de tener una apliación Windows nativa basada en API a ese desastre de la versión webapp oficial “Twitter Lite” sobre Microsoft Edge: adiós tema oscuro, adiós información ordenada limpiamente en el orden temporal correcto y hola espionahe de Microsoft. En resumen, han destruído todo el valor de la aplicación y en consecuencia ha sido desinstalada.

Tras la fotos de Prisma: el avance de la IA con redes neuronales

Me hablaron hace tiempo de la app Prisma para dispositivos móviles, y en principio no le presté mucha atención al considerarla otra herramienta mas de filtros de imagen, muy artísticos, eso sí. Sin embargo un día que la instalé y me puse a juguetear con ella, me di cuenta de que detrás de ella había mucho más: no es una simple modificación de colores, sino la creación de una nueva imagen pintada desde 0 por una Inteligencia Artificial.

Cádiz tras la tormenta: filtro prisma loneCádiz tras la tormenta: filtro prisma wave

¿Y cómo es que una IA aprendió a pintar, y de paso que el resultado no sea desastroso? Pues el sistema recibe 2 entradas, la imagen que queremos que reinterprete, y una de modelo de estilo. La foto modelo es analizada por una red neuronal de agentes, para determinar el tipo de trazo, colorido, composición, y un largo etcétera de características. Después, cada uno de ellos colaborará para redibujar sobre un nuevo lienzo vacío, basándose en los datos obtenidos en el paso anterior, la primera imagen suminstrada, haciendo varias iteraciones hasta obtener un resultado relativamente satisfactorio. Finalmente, se superpone la imagen final con la original, para corregir la definición de contornos y contraste, evitando el habitual “pues yo no diferencio nada con esos colores”. Lo mejor es que dada su complejidad, el proceso no suele tardar mucho mas de un minuto, pues otros sistemas del estilo y con calidad cercana a la que este ofrece pueden tardar cerca de 1 hora.

Cádiz tras la tormenta: filtro prisma electricCádiz tras la tormenta: filtro prisma comic

Así que el trabajo de innovación es realmente bueno, y más desde que se puede usar la versión más básica offline: esto demuestra que la red es eficiente al ser relativamente rápida en un sistema de gama baja (en mi móvil efectivamente va lento, pero mi tablet lo mueve rápido y tampoco es para echar cohetes), demostrando que no es que usen “un ordenador de la NASA” como servidor. Quien se queja de que tarda quizás no tiene claro lo que sucede de fondo, y quien comenta que otros servicios son mucho mas rápidos, probablemente esos mismos servicios requieran conexión a los servidores (y procesadores) de la respectiva empresa. Definitivamente estamos ante un buen trabajo de programación para lograr una algorítmica tan buena.

¿Qué pretende Google con “Files Go”?

Estuve oyendo hablar de la aplicación de móvil “Files Go” de Google, y me dio por probarla este fin de semana. Os cuento mis conclusiones:

  • Files Go no es un explorador de ficheros. Mucha gente lo confunde con lo que no es.
  • Files Go hace 4 cositas, y las hace muy bien, pero no esperes nada más de él.
  • Ocupa poco espacio, lo que es de agradecer (ES explorer, que hace años era genial, cada vez es mas pesado).
  • No tiene publicidad.
  • El objetivo de esta aplicación son los usuarios de nivel bajo. Para el usuario avanzado se queda extremadamente corta.

¿Qué pretende Google con

Si hay algo que se hecha en falta en la experiencia pura de Android (sin tirar de cyanogen y su maravilloso “Files”), es un buen explorador de ficheros que no esté plagado de anuncios. Limpiar los ficheros obsoletos es una necesidad, especialmente en móviles con memoria limitada… y sabemos como son algunos usuarios con las fotos y vídeos de mensajería instantánea.

La aplicación nos permite principalmente liberar memoria: limpiar ficheros temporales, revisar las toneladas de fotos, detectar las duplicadas, nos avisa de qué aplicaciones ya no usamos y nos darían un pellizco mas de espacio. La gracia que tiene es que también permite buscar ficheros estandar (video, fotos, aucio, pdfs…) y no solo borrarlos, sino también enviarlos a la tarjeta SD o compartirlos por bluetooth de forma rápida. Para el usuario básico, de lujo… para mí, pues no tanto, porque soy muy maniática con las estructura de ficheros.

En consecuencia, para mí no es especialmente útil, prefiero usar un gestor mas completo, pero para formato padres/abuelos es una maravilla, porque les permite apañarse solos.

El nuevo Chrome con bloqueador de publicidad

Me ha parecido bastante entretenido el ver las reacciones de múltiples empresas de publicidad ante la perspectiva de que el nuevo y ominoso Google Chrome de este jueves. No nos equivoquemos, ominoso para ellos, claro, porque el usuario medio seguramente agradecerá el hecho de que lleve integrado un bloqueador de ciertos formatos de publicidad. Hasta la fecha Chrome para móviles, que es uno de los navegadores mas extendidos en dispositivos móviles (es el que viene de fábrica en Android, y no todo el mundo se siente con ganas de poner uno alternativo) no era muy proclive a las extensiones, pero de repente cambian las reglas del juego.

Que la publicidad en Internet sea “un mal necesario” es algo que no pongo en duda: esos servidores y cables tienen un coste de mantenimiento, y esos anuncios lo pagan, pero, ¿es realmente necesario el uso de esos formatos que interrumpen, acaparan la pantalla, o tienen ruidos molestos? Y desde los móviles es aun peor, pues la pantalla es pequeña y perdemos datos en cosas que no nos interesan en lo más mínimo, lo que lo hace mas doloroso aún.

El nuevo Chrome con bloqueador de publicidad
Los formatos de anuncio que se bloquean

El hecho de que el usuario medio haya empezado a defenderse mediante el uso de bloqueadores es un mensaje muy claro y teniendo en cuenta que los beneficios de Google en su mayor parte vienen directamente del mercado de la publicidad, algo tenía que hacer para competir con Adblock. Para quien no lo sepa, Adblock no es la panacea anti anuncios, puesto que la empresa tras esa tecnología puede poner algunos anuncios en lista blanca previo desembolso, lo que no suena muy íntegro. Si buscáis una alternativa mas cercana al usuario yo uso uBlock origin, que es casi lo mismo pero sin ese problema ético-moral al usar listas de bloqueo abiertas.

Soy de la opinión de que no hay por qué matar completamente la publicidad online, sino darle un uso aceptable y que no sea intrusiva. Y si va relacionada con donde estás o el contenido de allí, mejor. Eso sí, a esos anuncios con ruidos que se comen la mitad de la pantalla, fuego purificador, por favor.