La webapp de Twitter para móviles: “Twitter lite”

Si bien Twitter es la red social que mas utilizo, también hay que decir que a nivel de aplicación móvil de la casa siempre han ido cortitos. Siempre he preferido tirar de terceras partes porque la aplicación para Android ha sido pesada, llena de elementos innecesarios y mas de una vez me ha dado un disgusto al colarse donde no debía (los permisos requeridos son bastante discutibles). Sin embargo, con la tendencia de las webapps esta última semana he estado usando “Twitter Lite” y el resultado está siendo bastante positivo.

La webapp de Twitter para móviles: "Twitter lite"

De entrada, y solo instalando podemos ver que ocupa 2MB frente a los casi 100MB de app oficial, lo que definitivamente se nota, pero la parte maravillosa es el consumo de datos: casi un 50% menos que la app. En cuanto a funcionalidades, contiene todo lo básico para poder trabajar con Twitter: timeline, listas y sistema de tweets con fotos. Incluso podemos colocar las notificaciones push (avisos de tweets, retweets, mensajes directos, etc…)

Entre las pegas están la ausencia del buscador de gifs (que me es bastante irrelevante de cara al uso de Twitter), compartir la ubicación (en la vida lo usado, ni tengo planes de hacerlo), el editor de fotos (mi móvil ya trae uno de serie, así que de nuevo me es redundante), recortes en los momentos (otra cosa que no echo para nada de menos). Lo únicom que echo en falta es el tema oscuro, pero espero que eventualmente se estiren y lo añadan, que solo es editar un par de ficheros CSS.

¿Os daís por convencidos? Pues vamos con cómo se instala: es tan fácil como abrir el navegador que prefiramos en nuestro dispositivo móvil (tradicionalmente ir a mobile.twitter.com con Google Chrome o Safari), e ir en ajustes (el llamado “botón de la hamburguesa” o los 3 puntos en vertical)  y marcar “añadir a pantalla de inicio”. Con esto ya nos aparecerá “Twitter lite” disponible como si se tratase de una aplicación mas.

Anuncios

La alternativa de los documentos de Dropbox

Dropbox no es una compañía por la que sienta especial devoción, pues hasta ahora lo que ha hecho para mí es darme almacenamiento en nube y poco mas. Soy consciente de que su presentación de fotos ha mejorado, pero evidentemente en ese sector lo tiene muy complicado cuando en el mercado de los móviles estos tienen Google Drive o iCloud preconfigurados y bien integrados. Sencillamente me daba un buen sistema de almacenamiento en nube independiente y poco mas.

Dí con Dropbox Paper cuando estaba trasteando con las aplicaciones de mi tablet y captó mi atención: ¿ofrecería un valor diferencial frente a Google Docs? Pues la respuesta es sí.

La alternativa de los documentos de Dropbox

Google Drive se creó con la intención de ser una alternativa en nube a Microsoft Office: digamos que es una versión descafeinada de este con la ventaja de la edición colaborativa de “documentos a imprimir”. Dropbox tiene un foco algo diferente: de entrada únciamente se centra en documentos de texto: nada de hojas de cálculo o presentaciones, pero en este caso se centra en la creación de un documento digital. ¿Qué quiero decir con esto? Que no hablamos mostrar “folios de tamaño fijo” que cueste manejar por cuestiones de ajustes de resolución para el dispositivo: hablamos de un documento flexible y resposivo, al estilo de lo que nos ofrece Medium.

El editor en sí también recuerda a Medium: minimalista y con un único tipo de fuente, pero con un sistema de tratamiento de imágenes e integración de elementos web fantástico: podemos desde añadir código fuente mediante markdown a incrustar galerías de imágenes, videos de youtube o pistas de audio de soundcloud, pero la gracia no acaba allí: las opciones de compartir son francamente buenas, y si así lo permitimos, se pueden dejar comentarios usando la cuenta de dropbox, lo que facilita el feedback cuando pasamos texto de “solo lectura”, facilitando la comunicación.

Otro factor a tener en cuenta es que no es de Google. Consideradlo el factor conspiranoia, pero Google ya controla los datos de nuestros correos, navegación… quizás prefiramos que esto lo maneje alguien distinto y reducir su alcance nuestra información.

¿Pegas? La primera y clara es que no tenemos “modo offline”, puede que a día de hoy no parezca fundamental, pero siempre tenemos los “¿y si…?”. La segunda que es mas limitado que las alternativas clásicas, pero hay que entender su ámbito de uso: es una herramienta colaborativa, no un lugar de maquetación.

Para ser una primera versión, si bien es imitada, parece interesante. Hace lo que tiene que hacer, ni mas ni menos. Para trabajar a nivel digital es ideal, pero si lo que quieres es imprimirlo a tu gusto, probablemente no sea la mejor opción.

Las notas para programadores de Boostnote

Entre las herramientas de productividad que solemos usar los programadores son las de tomar notas. En general empleamos de lo mas variopinto, desde las “notas adhesivas” físicas pegadas en el propio monitor de coste de memoria RAM 0 a las virtuales empleando las mas diversas aplicaciones. Unos prefieren las notas de Windows, otros mas serios  tiran de Evernote, los los uusarios de Android tienen un cierto gusto por Google Keep por llevárselas también en el móvil… y aún no me he encontrado con nadie que le preste atención fuera de la empresa al pobre OneNote que Microsoft nos coloca con calzador en Windows 10, pero existir, existe.

Hoy pretendo hablaros de una alternativa de código abierto dentro de este este campo enfocada exclusivamente a programadores: Boostnote. Se trata de una aplicación de notas jóven y en algunos aspectos rudimentaria, pero que hace exactamente lo que necesito: me da un lugar donde guardar mis notas con mi montón de enlaces y múltiples galimatías de código, catalogándolas y proporcionado un estupendo sistema de indexado.

Las notas para programadores de Boostnote

El sistema se basa en 2 tipos de notas: con Markdown o mediante Snippets que pueden agurparse en una entrada. El primer tipo nos permite usar el formato ligero y cómodo de texto que es Markdown, que puede que algunos de los que andais con WordPress lo que algunos consideran “el modo hardocre” o hayais manipulado Wiki, mientras el segundo puede agrupar fragmentos de código formateado y con coloreado. Lo segundo es muy atractivo porque es similar a los gists de Github, pero mas manejable y mejor ordenado para uso personal. Si bien a primera vista el markdown puede parecer poco parecer poco intuitivo, una vez se le coge el punto es un lenguaje extramadamente rápido y cómodo de usar.

Las notas para programadores de Boostnote con mardown

Las principales ventajas que le encuentro son:

  • Facilidad para ordenar el contenido mediante carpetas o etiquetas.
  • Facilidad de búsqueda general en todos los ficheros.
  • Posibilidad de configurarlo con tema oscuro, lo que mis ojos agradecen.
  • Autoformateado de código fuente.
  • La caja de búsqueda nos permite hacer búsquedas dentro del markdown o de los snippets, pero hay que configurarla aparte si estás en Windows 10.
  • Mas de 100 lenguajes disponibles para el coloreado sintáctico de los snippets.

Pero por supuesto no todo es maravilloso: las mayores pegas son:

  • No tiene sincronización propiamente dicha: se puede sincronizar la carpeta de biblioteca dentro de una aplicación de sincronización como Dropbox o Google Drive y con ello puentearlo, pero se podría mejorar.
  • Las aplicaciones móviles aún dejan que desear, y solo hay sincronización parcial con Dropbox.
  • La exportación de snippets tampoco es para echar cohetes.
  • Es simple markdown, el tratamiento de imágenes en las notas no es lo suyo.
  • Es de uso personal, pero hay un proyecto para equipos en proceso llamado 10hz en desarrollo.

En conclusión, estamos ante una aplicación en desarrollo con un público muy concreto. Aunque considero que prácticamente cualquier persona podría hacerse rápidamente con el markdown, y que tanto este lenguaje como el HTML a nivel mas básico es fundamental hoy en día para manejarse mínimamente ante cualquier documento digital responsivo (redimensionable o screen-friendly, que se vea bien en cualquier pantalla ya sea un monitor gigante o un móvil), el factor pereza echa para atrás a una enorme cantida de gente. Yo le estoy dando bastante uso y me está dando buen resultado para el trabajo y proyectos personales, pero aún no es lo suficientemente potente como para poder centrar todas mis notas en este sistema.

El botón “aplaudir” de Medium

No sé si sois de andar por Medium, la plataforma de artículos largos de la gente de Twitter. He hablado de ella en el pasado, y de cómo no es exactamente una plataforma de blogs, pues los usuarios no tienen mucho control sobre lo que escriben y su formato: no hay una cronología ni un claro sistema de “destacados”, sino que la propia plataforma ordena según relevancia. Como todo tiene sus cosas buenas y su cosas malas: te da difusión, pero todo lo que publicas tiene un tono muy solemne.

El botón "aplaudir" de Medium

Su cambio mas reciente y en parte polémico has sido la sustitución del botón llamado “recomendar”, que es el típico corazón del “me gusta”, por las manos de “aplauso”. Sus diseñadores hablan de que tiene la ventaja de que puedes marcar tu efusividad, permitiendo hasta 50 palmadas, pero yo particularmente no termino de verlo. Mis razones son las siguientes:

  • Medium se contruyó como una metáfora de leer en papel: tiene publicaciones, no colecciones. Tiene recomendaciones, no me gusta… El aplauso se siente fuera de lugar: recomienas un libro, no le aplaudes. Supongo que en los nuevos artículos que van en formato leído quizás tenga mas sentido, pero no en la lectura clásica.
  • Cuando ves las estadisticas desde fuera, no tienes una idea clara: ¿50 palmadas son de un solo lector, o de varios? ¿Cuán relevante es eso?
  • Deshacer el aplauso no es intuitivo (en móvil está en compartir, muy poco intuitivo desde el punto de vista de la navegabilidad).
  • Ahora que se está unificando el lenguaje de redes sociales, y Twitter cambió sus estrellas de “favorito” por el corazón de “me gusta” esta plataforma cambia su icono. Y yo que pensaba que estabamos convergiendo…
  • En un lugar donde los comentarios tienden a ser largos, el aplauso se siente… barato.

Quizás si la idea de esta gente de las series (que tambien parecen mas cercanas a una de las plataformas de fotografía que al Medium clásico) cuajan, tenga sentido, pero el nuevo icomo aún me producen rechazo. Veremos que rumbo siguen.

Firefox focus: el navegador ultraligero centrado en la privacidad

Firefox cada vez tiene mas versiones: la normal, la de desarrollador, la nightly, y ahora la Focus. Hablamos de una versión extramadamente veloz, y que podríamos considerar “amnésico”, al no ser capaz de mantener un historial de naveganción. Se lo podría llamar incluso “invisible” al no permitir que aplicaciones externas capturen su pantalla, lo que es probablemente su funcionalidad mas conspiranoica.

Firefox focus: el navegador ultraligero centrado en la privacidad

Focus cuenta con 2 elementos especialmente llamativos: el bloqueo de anuncios y rastreadores, y que siempre empieza desde cero, lo que es ideal a la hora de compartir un dispositivo. El haber eliminado la mayor parte de las funcionalidades hace que pese aproximadamente una cuarta parte que las versiones completas, pero evidentemente debido a esto, no es lo que buscamos para el uso de diario. Sin embargo, para una consulta en el móvil es mas que suficiente, y de paso nos evitamos que unos anuncios y rastreadores completamente indeseados se coman nuestros megas en caso de estar usando los datos.

En consecuencia, este navegador tiene unos objetivos muy concretos y no es precisamente apto para olvidadizos. Sin embargo, en caso de necesitar una consulta rápida usando datos del móvil, probablemente sea uno de los mas provechosos “out of the box”, al no requerir ningún conocimiento técnico para poder navegar sin publicidad.