Las nuevas generaciones no comprenden la estructura de ficheros de un sistema operativo

La semana pasada se comentaba cómo los jóvenes carecen de estructura mental a la hora de ordenar sus ficheros y contenidos digitales. Al parecer muchas personas se han escandalizado porque, ¿cómo es posible que los nativos digitales no sean capaces de estructurar datos? Para mí no es una sorpresa, sino algo que la transformación digital forzada por la Pandemia ha puesto de manifiesto más que nunca: tenemos una generación de huérfanos digitales.

Un ordenador, con la estructura de carpetas desbordándose y saliéndos de la pantalla

El término huérfano digital define a aquellos que, por haber nacido una vez ya se ha asentado la informática en la vida cotidiana, se les da por hecho que poseen las habilidades adecuadas para manejar equipamiento digital, y por ello se obvia el darles formación para ello.

En consecuencia, aprenden por intuición, “cacharreando” con el dispositivo que tengan en sus manos. Porque no nos engañemos, al llevar un tiempo asentados en la vida cotidiana, tienen una ventaja de que les imponga más respeto, o tengan miedo de que “se les pueda romper”. Por ese motivo, muchos chavales no saben cómo enviar un correo electrónico, puesto que no es algo que usen a menudo: ellos están acostumbrados a usar sistemas de chat. En la cuestión de los ficheros y sus estructuras, solo hay que echar una ojeada a cómo están diseñados los sistemas operativos de los dispositivos móviles, y por ello no debería resultarnos extraño que tengan esa carencia. La mayoría de los dispositivos Android e iOS no suelen traer “de fábrica” una aplicación de navegador de ficheros, sino un buscador. No suele ser especialmente óptimo de cara a rendimiento, pero ahí está en la pantalla principal, y por ello han aprendido a usarlo.

Deberiamos plantearlos los efectos secundarios de la ofuscación que han traído estas plataformas.

  • En caso de fallar el buscador, quedarían incapacitados para buscarlos de forma eficiente “a ojo”: han perdido autonomía.
  • Se ha desarrollado un complejo de diógenes digital: tenemos tanto espacio en la nube (o discos) que acumulamos y raramente borramos.
  • El programa buscador puede enviar datos sobre la búsqueda a una tercera parte. El hecho de que una tercera parte tenga un indexada nuestra información puede ser parte de un negocio bastante lucrativo.
  • Esta situación también tiene un coste energético e impacto ecológico, porque mantener los servidores encendidos tiene un coste.

En mi opinión, necesitamos que las nuevas generaciones reciban clases de informática que vayan más allá de conocer como funciona una suite ofimática, que es lo habitual desde hace bastantes años. Todos sabemos que existe vida más allá de Microsoft Office o Google Docs, pero conocer las bases de un sistema operativo es algo básico para tener autonomía como usuario, además de mayor capacidad de decisión sobre qué pasa con tus datos. Más allá de lo meramente digital, el desarrollo de estructuras mentales para organización de datos nos hace más eficientes a la hora de desarrollar tareas de investigación, por lo que no debemos subestimar su valor.

3 respuestas a “Las nuevas generaciones no comprenden la estructura de ficheros de un sistema operativo

  1. victorhck 7 octubre, 2021 / 18:11

    me gustó el enfoque y el trasfondo del artículo!
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .