Fénix Oscura: el final de 2 décadas de X-men con Fox

En el pasado he mencionado que X-men son mis cómics preferidos. Se centran en el tema de las minorías, de como el ser diferente no te hace ni bueno ni malo, sino único y de encontrar tu lugar en el mundo siendo tal como eres, por lo que jamás pasan de moda. En el año 2000 Fox lanzó la primera película de la franquicia, que fue la primera película con un grupo de superhéroes que se tomó en serio a sí misma, y a mí me encantó. Se notaba que la dirigía un fan, y que esos cómics también resonaban con él. Mi única pega en aquel entonces fue de casting: Lobezno era más alto que Cíclope. El conjunto de adaptaciones ha tenido altibajos: a mí personalmente me han gustado las de Brian Singer y me he echado unas risas con Deadpool. Con el resto simplemente pasé el rato, y lo siento por quien se ofenda, pero odié Logan. No me desagradó como película en sí, sino por lo que representa.

Estamos en una época en que todo tiene que ser oscuro, deprimente y de paso con violencia gratuita, y si bien X-men pueden pecar de pasteleo, es una franquicia con un conjunto de valores que a día de hoy me siguen pareciendo necesarios. El que sean “tan limpias” ayuda a que sean para accesibles para todos los públicos y buenas para disfrutarlas en familia y transmitir algunas buenas ideas.

La evolución es un tema constante en estas películas: Charles o Jean suelen introducirlas con una reflexión sobre los cambios que el sistema darwiniano conlleva, y el miedo al cambio inherente en el penúltimo eslabón de la cadena cuando se da cuenta de que se están quedando atrás. Los protagonistas son mutantes, personas cuyas variaciones en el ADN los hace diferentes. Su origen como tal no fue algún accidente o experimento (aunque puede que algún progenitor si lo hubiese estado), el tema clave es que nacieron así, simplemente les tocó en la lotería de la naturaleza. Estas mutaciones les pueden dar desde un aspecto peculiar a habilidades únicas que pueden ser prácticamente “superpoderes”.

Pero la evolución que se trata no es solo a nivel biológico, sino también a nivel a social: cómo reacciona la sociedad a lo largo del tiempo a estos cambios. Si bien las 2 primeras películas que son las más fieles a los cómics de los 90 están ubicadas temporalmente “en un futuro no muy lejano”, las de la “Primera Generación” recorren las diferentes épocas de los comics, comenzando con la crisis de los misiles en los 60 para ir a década por película: los 70 en días del pasado futuro y los 80 en Apocalipsis. Los 60 eran más rígidos y en general se ocultaban, los 70 más permisivos con la época hippy y en los 80 los de físico más peculiar paseaban más tranquilamente por la calle con la estética punk y glam rock.

El tema ético también es muy fuerte: los viejos amigos Charles Xavier y Erik Lehnsherr figuran en la mayor parte de las películas jugando al ajedrez: Charles (el Profesor-X) con las blancas representando a sus X-men, Erik (Magneto) con las negras representando a la Hermandad de Mutantes. La figura de Charles está basada en Martin Luther King, mientras que Erik en Malcom X: ambos luchan por los derechos de los mutantes, pero mientras el primero es un eterno soñador con un origen relativamente feliz, el segundo fue un niño judío que sobrevivió a los campos de concentración, por lo que tiene miedo a enfrentarse a un segundo genocidio. Eso hace que Magneto no sea un simple villano, sino que los lectores simpaticemos con él y en más de una ocasión nos posicionemos en esquina con los cínicos. ¿Hasta qué punto hay que llegar por defender una idea? ¿Cuánto puedes justificar? Los temas que se tratan son variados: racismo, marginación, experimentación, capacistimo, supremacismo, enfermedades…

Y a día de hoy creo que es necesario tratar muchos de esos temas, no seguir contando simplemente historias de futuros oscuros donde los ideales mueren y no merece la pena seguir adelante. Me gusta que esos comics ambientados en una escuela nos den qué pensar y nos planteen reeducarnos en algunos aspectos. Que nos anime a abrazar lo diferente para descubrir cuán positivamente nos puede sorprender.

Con la compra de Fox por parte de Disney, llega el momento de cerrar el ciclo: X-men va a pasar a ser parte del universo cinematográfico Marvel y es más cómodo empezar de cero para tenerlo todo más cohesionado. En consecuencia, la saga Fénix que estaba planeada como una nueva trilogía sucede sólo en una, así que la película de Fénix Oscura paso por múltiples arreglos y regrabaciones que evidentemente le pasan factura. Tampoco ayuda que el director de La Decisión Final dirija esta haciendo de ella su segundo intento de tener una peli con Fenix Oscura llegando a reciclar escenas.

Tas las imágenes emblemáticas del ajedrez, mis opiniones con spoilers.

Cosas que me han gustado:

  • Jean Grey por fin tiene más protagonismo. Siempre la hemos visto como la más poderosa del grupo, pero asustada de sus capacidades y ocultándose entre la multitud.
  • La relación de Charles y Jean: siempre ha sido muy especial al ser los dos telépatas del grupo, y esta es la primera película en la que se trata. El accidente y la escena de adopción son un añadido para darle más trauma al personaje, porque en los comics recuerdo a la familia de Jean muy maja intentando que la niña no acabase medio loca en una habitación acolchada por “oir voces”, pero me gusta que adaptasen la escena de la estilográfica, porque define el espíritu de la serie: “tu habilidad no es ni buena ni mala, es solo un don”.
  • En cierto modo retoma la temática de la Capitán Marvel de tener el potencial para ser lo que quieras si tienes suficiente voluntad para ello y te atreves a dar el paso, pero con un ángulo bastante más oscuro: ¿qué pasa cuando ese potencial explota de la manera equivocada? ¿Cuánto daño ha hecho el bloquearlo o intentar obviarlo? ¿Se podrá siquiera reparar la relación de confianza?
  • El cameo de Dazzler: es probablemente uno de los diseños más ridículos jamás existidos y lo han sacado fielmente, con su look a lo Abba, bola de discoteca y patines de línea.
  • El final sorprendentemente optimista frente al absolutamente trágico y demoledor final de los comics. Jean no se suicida,”evoluciona”. Llega a perdonar a Charles porque él comprende que se equivocó y le hizo daño, estando dispuesto a enmendarse, y ella es capaz de ver que sus intenciones, aunque equivocadas, eran buenas y venían de su afecto por ella. Ambos personajes dan un paso más, manteniendo el espíritu de la franquicia.

Cosas que no me han gustado:

  • Jean ya saca el Fénix al final de Apocalipsis marcándose un deus-ex-machina. ¿Y hasta el evento del espacio nadie la llama Fénix?
  • El final de Mística me parece lamentable. Hay 2 personajes virtualmente inmortales en la serie: Lobezo y ella. El primero se regenera y la segunda puede modificar toda su estructura física cambiando de forma al recolocar cada célula, lo que hace que ninguno de los dos envejezca y sean casi imposibles de matar. Un trozo de madera no habría sido ni de broma capaz de acabar con ella.
  • Derivado de lo anterior viene el caer en una de las troupes antifeministas más típicas: la mujer muere para que el protagonista avance en su historia. Magneto y Bestia sólo van a luchar porque Mística ha caído, oh, man pain! Podrían haberla utilizado para la saga del Virus del Legado, el SIDA de los mutantes. Irónicamente la promocionaron como la más feminista de la franquicia ¯\_(ツ)_/¯
  • El reciclaje de la secuencia de Jean destrozando el hogar de su infancia de X-men la decisión final, pero con otro reparto.
  • Magneto vive tranquilo en una isla, después de estar acusado de intentar matar a Kennedy, intentar matar a Nixon y casi cargarse el mundo durante Apocalipsis. Resulta muy difícil de creer.
  • Todo sucede muy deprisa, mientras que en los cómics esa saga se desarrolla a lo largo de varios años: la muerte y resurreción en la lanzadera, como sus poderes van creciendo, la progresiva pérdida de control que lleva al exterminio de D’Bari, como todo eso afecta tanto a ella como al grupo y ese final con un enorme componente emocional. Aquí sucede todo en pocos días, ahroa es buena, ahora es mala, ahora es buena de nuevo y puf, se acabó. Se entiende porque se pasó de tener tres películas a sólo una, pero chirría.

Fénix Oscura es una mejora respecto a La Decisión Final, pero no es el final espectacular que los X-men de Fox merecían. No resulta memorable, como X-men, X-men 2: United, Primera Generación y Dias del Futuro Pasado, pero respeta el espíritu de la saga. Me quedo con las geniales interpretaciones de Charles y Erik que nos dejaron los cuatro actores que los encarnaron a lo largo de los años, y ya veremos cómo los incorporan al universo cinematográfico Marvel con nuevos actores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .