Un balance sobre la discriminación en el mundo de la tecnología

No suelo dar discursos sobre cuestiones de discriminación, de hecho considero que algunas de las normas de igualdad de la llamada “discriminación positiva” nos han hecho aún mas daño que bien al minar el reconocimiento al obtener una plaza de trabajo a las minorías al poner en duda las capacidades del candidato para obtenerla, pero me siento con ganas de tratar el tema en el contexto del mundillo en que trabajo. Lo que yo defendí, y defendereé es que debemos tener acceso a las mismas oportunidades y que se nos trate a todos ecuánimamente. Hoy os voy a hablar mi experiencia en este mundillo puestro que fuí una de las primeras chicas de mi generación que decidieron estudiar una ingeniería en mi ciudad natal.

Un balance sobre la discriminación en el mundo de la tecnología

Hay una discriminación innata hacia a las mujeres en este mundillo, lo que es irónico dado que el primer protolenguaje de programación fue el desarrollado por Ada Lovelace, una mujer (os dejo un enlace al genial webcomic de Sydney Padua sobre ella en 2Dgoogles). Fui la única chica de la clase en la rama tecnológica en el instituto, siendo la primera en inscribirse en esa modalidad, y el profesor nada mas entrar e primer día me preguntó si me había equivocado de clase, seguido de la que sería su frase más recurrente: “hay que ser muy hombre para aprobar tecnología”. Pese a los intentos de hacerme sentir fuera de lugar y animarme repetidamente a abandonar, me dejé el pellejo para acabar sacando las mejores notas de la clase en todas y cada una de las asignaturas y demostrar que se equivocaba y eso era la mío, pues quería ser desarrolladora de software. En la universidad tuve un “si lo logró fue porque había algo raro con ella y debía de ser lesbiana”, y ejerciendo profesionalmente hubo intentos de desvío  a trabajo de gestión porque “es más adecuado que la tecnología pura para una chica”. Por supuesto no todo el mundo es así, pero siempre hay alguien en el “lugar adecuado” para intentar hacernos sentir que no aportamos, vedarnos el camino y hacernos sentir francamente mal. Sin embargo puedo decir que mi esfuerzo ha valido la pena y que he abierto camino a otras siendo a día de hoy una Especialista Técnica Senior, y que para cambiar las cosas alguien debe dar el primer paso y aguantar la tormenta.

El otro colectivo discriminado es el compuesto por quienes tienen algún tipo de minusvalía: se supone que legalmente todos tenemos los mismos derechos de acceso, pero al igual que muchos edificios carecen de rampas y ascensores, en el mundo de lo tecnológico muchas herramientas también les son negadas. Este año he trabajado en cuestiones de accesibilidad y ha sido muy educativo para mí, así que os ilustraré con un par de ejemplos. Los IDEs (entornos de programación) de IDEA son las herramientas mas potentes para desarrollo en el mercado actual, pero tienen una accesibilidad nula (a los detractores de eclipse les recuerdo que aunque es muchísimo menos potente es de los pocos que sí son completamente accesibles, software libre al rescate una vez mas). Como anécdota, este año tuve que desarrollar una página web meteorológica accesible, y a la hora de volcar los datos resultaba lenta porque contenía muchísimos “datos verbosos”, es decir, que hay que escribir las 1000 palabras que describen una imagen para que el lector de pantalla de invidentes lo pueda comunicar al usuario. Con los mapas web hoy en día podemos ir haciendo zoom y viendo cómo aparece información mas y mas detallada, pero cuando tenemos que hacer esa misma funcionalidad en texto podemos, o poner una única página muy lenta con una cantidad abismal de información (tened en cuenta que hablamos de mapas por continentes), o ser creativos y hacer paginaciones simulando los diferentes niveles de zoom (los principales núcleos de población del país, luego por provincias…). Pues había quien priorizaba ponerle un estilo CSS para que “se viese bonito” a hacer una paginación intuitiva, dejando solo el acceso nivel superior del mapa (2 o 3 ciudades por país). O sea, discute que un enlace que está visualmente oculto y sólo un lector de pantalla para invidentes incontrará lleva a una página “visualmente agradable” (cosa que dicho usuario obviamente no disfrutará) pero que no da la misma información que la normal. Os parecerá una situación evidente pero cuando el cliente no quiere entender el camino es muy largo.

Muchos en este mundillo nos encontramos a diario con limitaciones, no importa que sea el día de esto o el de aquello. Ojalá se recordasen estas cuestiones mas a menudo, y no solo en eventos políticos o “el día de”, concienciándonos y siendo mas respetuosos. No pedimos ningún privilegio, solo tener las mismas oportunidades de acceder al mismo lugar que el resto y ser tratados con respeto. Mucho ánimo y a no rendirse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .