Tercera entrega de Shadowrun: visita a Hong Kong del 2050

Hace ya unos cuantos años que Harebrained Schemes resucitó la franquicia Shadowrun, clásico juego de rol ochentero en el que la magia y la tecnología se encontraban en el 2050. Se suponía que para esa fecha que en aquel entonces parecía tan lejana, los metahumanos (enanos, elfos, orcos y trolls) se quitarían sus disfraces de humanos para hacernos saber que nunca habían llegado a desaparecer, al igual que los vampiros, ghouls y dragones, que se ocultaban tras la fachada de las megacorporacones. No nos engañemos, esto es cyberpunk, un futuro oscuro y decadente donde las grandes empresas controlan de forma abierta el gobierno de la mayor parte del mundo únicamente preocupándose de sus propios intereses, pudiendo llegar literalmente a la guerra termonuclear por un contrato tecnológico… y qué ciudad puede ser mas corporativa que Hong Kong.

Tercera entrega de Shadowrun: visita a Hong Kong del 2050La tercera entrega nos pone en el papel de un grupo de personajes que se verán obligados a actuar como shadowrunners (mercenarios) para poder escapar de las garras de una corporación que se las tiene jurada. Está bien como punto de entrada al universo Shadowrun, pues Shadowrun Returns y Shadowrun Dragonfall se daba por hecho que conocíamos de qué iba el rollo y muchos jugadores se hacían un lío con la trama y los conceptos, como el tema del SIN o sistemas de identificación, que es la idea de que desde que naces eres ciudadano de una corporación, que puede hacer legalmente lo que le da la gana con tus datos o u vida, y de paso te perseguirá con spam segmentado e intrusivo a cada segundo de tu vida.

El sistema de juego es similar a lo visto anteriormente: perspectiva isométrica en alta definición para la parte de navegación y retícula por turnos en los combates, en los que las capacidades de los personajes dependen de sus estadísticas. Pero enn esta ocasión se han hecho una serie de cambios en lo referente al ciberespacio: La Matriz (si, The Matrix, con ese nombre mucho antes de que saliese la famosa película) es la evolución del Internet, a la que los usuarios se conectan mediante sistemas de realidad virtual con unas gafas o teniendo instalado un chip en la cabeza, y un teclado. Sí, este mundo futurista sigue teniendo su punto ochentero y sigue usando teclados físicos, es parte de su encanto. La gente que se conecta teclea embobada y está literalmente en otro mundo, pudiendo perder por completo el interés en el mundo físico para quedarse allí hasta que su cuerpo desfallezca, o quedarse atrapada allí por los programas protectores o agentes corporativos. Los hackers o deckers hasta ahora debían usar sus programas para destruirlos y alcanzar sus objetivos, tales como obtener información o infiltrarse para secuestrando (rig) robots o edificios enemigos y así ayudar a sus compañeros que se ocupan del mundo físico, pero esta vez se añade un componente de sigilo nuevo que resulta un poco extraño, puesto que es el único momento en el que el juego pasa a funcionar en tiempo real. De repente te encuentras teniendo que correr por la pantalla huyendo de las líneas de visión, que aparecen señaladas como luces que proyectan los enemigos, o teniendo que resolver juegos de memoria a toda velocidad.Tercera entrega de Shadowrun: visita a Hong Kong del 2050En conjunto se trata de un juego con un enfoque diferente algo diferente al convencional que ha dejado a los fans mas fieles de franquicia algo fríos. Yo personalmente esperaba más de Hong Kong a nivel corporativo: mas lío de oficinas y gente con traje e intrigas y sobornos en lugar de mas suburbios en los que repartir plomo, acero y bolas de fuego, pero como ya tuvimos dragón corporativo de sobra en Dragonfall, es normal que intentasen alejarse de su trama mas reciente para irse al polo opuesto en cuanto a desarrollo. Sin embargo esto hace que la historia sea extraña: un conjunto de misiones inconexas mientras se espera a que alguien haga el trabajo duro por tu equipo, lo que quita la sensación de peligro constante por la persecución corporativa o la sensación de tener un realmente  un némesis: si puedes mover a tu equipo libremente por mas de 10 localizaciones, ¿qué pasa con esa orden que tienen los oficiales de policía de dispararos en cuanto os vean? Renraku, Wuxing y Shiawase no dan tanto miedo después de todo, ni están tan presentes como nos querían hacer creer en las imágenes promocionales y las bonitas secuencias de animación que ambientan el juego. A cambio nos esta trama nos permite conocer las condiciones de vida de los habitantes de Hong Kong, sus costumbres y su cultura, lo que resulta en una campaña bastante entretenida. Y si uno se queda con ganas de mas, siempre nos queda el editor de campañas y las misiones que nos comparte la comunidad de jugadores.Tercera entrega de Shadowrun: visita a Hong Kong del 2050

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s