La gran pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?

Desde pequeña me han encantado los cómics de Marvel. Cada fin de semana echaba una ojeada a los nuevos números que llegaban a ese antro que teníamos como única tienda especializada de cómics de la ciudad, y me solía llevar muchos de los números clásicos cuando los reeditaban por sagas completas en esos tomos de 500 pesetas. Su estilo siempre fue muy regular: viñetas cuadradas, colores básicos brillantes… pero siempre me llamaron la atención que en lo mas alto de la estantería, plastificados, se encontraban los tomos de “Frank Miller’s Daredevil, no recomendado para menores”. Eran otros tiempos, donde los comics de contenido inapropiado no estaban al alcance de los niños. Hoy los puedes encontrar en el Corte Inglés sin plastificar al lado de Doraemon, ole por el que organiza la sección.

Así que cuando dí el estirón empecé a leerlos y me atraparon por completo. Tardé muchos años en conseguir completar toda la colección, cosa que se nota con un solo vistazo a mi estantería: tomos de distinto grosor, en pasta dura, pasta blanda, encuadernados en rojo, en blanco, en negro… cada uno de su padre y de su madre, pero está completa.La pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?Lo primero que llama la atención al abrir un número es que no tienen nada que ver con lo que se despachaba en aquella época (1979). Los colores principales eran de paleta secundaria, bastante oscuros, las viñetas era alargadas, y en muchos casos ni siquiera había viñetas como tales: los personajes se salían del espacio donde deberían estar y se superponen con el resto de los paneles. Lo segundo, una vez comienzas a leer, es el tono: Daredevil de Miller no es el típico cómic de superhéroes, sino que tiene un estilo noir, donde el mal no es típico maníaco con un gran plan estrambótico para dominar el mundo usando una supermáquina diabólica, sino que los protagonistas se enfrentan al mundo del crimen organizado, lo que quiere decir que es el primer comic cuyos “malos” existen de verdad. Hay quien dirá que el famoso Caballero Oscuro de Batman también es así que Daredevil no es para tanto, pero hago notar que ese título también es de Frank Miller y de finales de los 80, por lo que Daredevil estaba antes.

La pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?

De entrada, se puede decir que Matthew Murdock es “el mas cutre de los héroes de Marvel”, un ciego al que sus habilidades especiales le permiten manejarse cómo si viese. El joven Matt, un chico de la Hell’s kitchen (para quien no esté puesto, se trata de un barrio muy conflictivo de Nueva York, que existe de verdad), hijo de un boxeador mediocre que apenas se puede mantener. El crío queda ciego en un accidente con, cómo no, un elemento radiactivo tan habitual de Stan Lee, y mientras se rehabilitaba sus demás sentidos agudizan hasta el punto de casi volverle loco. La cosa no llega a mayores gracias a la ayuda de Stick, un maestro de artes marciales que también se quedó ciego, que le enseña controlar sus nuevas habilidades. Para bien o para mal, este personaje desaparece cuando la tragedia vuelve a golpear al chico: unos matones intentan amañar un combate de boxeo, y como Battlin Jack Murdock se niega a colaborar, estos acaban con él para dar ejemplo. Tras un intento un tanto desastroso de usar sus nuevas habilidades para capturar a los que eliminaron a su padre, la consecución de justicia se convierte en su razón de ser. Se comienza a preparar para llevar una doble vida: abogado de día y vigilante de noche.

“Mantendría mi promesa. Ayudaría a los que nadie ayudaría. Buscaré justicia… de una manera u otra.”

La pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?En su primer guión propio, Miller introdujo al personaje de Elektra Natchios, que es mucho mas que la típica ex-novia-sexy-loca. Su personaje se define rápidamente como el igual de Matt tanto a nivel intelectual como físico: lee los mismos libros, la entrenó el mismo maestro y comparte los mismos principios, con el extra de ser las únicas personas en el mundo ante las cuáles no tienen que ocultar nada. A nivel artístico es muy llamativo que mientras se usa y abusa del sombreado en todos los números, esas secuencias del pasado son las únicas escenas en las que ambos aparecen iluminados. Pero evidentemente llega el momento en que algo los separa. Cuando el padre de ella es asesinado se encuentran con que la policía, los jueces y los políticos no moverán un dedo, así que, ¿quién queda para hacer justicia? Ahí es donde está la diferencia entre ambos y se genera el conflicto: en descubrir dónde queda el límite. Matt prefiere evitar el uso de la violencia gratuita y no está dispuesto a matar, mientras que para Elektra, el fin justifica los medios. Se infiltrará hasta donde haga falta en lo más oscuro del mundo, sin importar las consecuencias y puede llegar a resultar… extremadamente aterradora.

La pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?A partir de ese instante, la serie se mueve entorno a cuatro personajes principales: Matthew, Elektra, Wilson Fisk y el periodista Ben Urich, que actúa como narrador sustituyendo al típico narrador omnisciente de Marvel. Wilson Fisk, mas conocido como Kingpin, es el señor del crimen en la ciudad, y quien encarna el mal en esta historia. Oficialmente es hombre de negocios muy poderoso que controla la ciudad mediante su fortuna y sus “fuerzas de seguridad privadas”. Extraoficialmente, le rinden cuentas desde el pequeño traficante a las mafias de tráfico humano. No solo con tener soborna a la autoridades, sino que también controla los medios de comunicación de importancia, por lo que manipula la opinión pública para salir siempre de rositas. Este snob que contempla la ciudad desde su rascacielos como si fuese su juguete, mientras disfruta de todo tipo de lujos, sólo tiene que dar una orden para silenciar a quien se le oponga sin tener que mancharse las manos, y si alguien intenta emprender acción legal contra él, se encontrará con su muro de abogados carísimos. Mientras tanto, la vida del resto del elenco transcurre en el barrio mas cochambroso de la ciudad, donde apenas son unos insectos en esa enorme escala. Este es el otro factor que marca la diferencia dentro de los cánones de la época: en los cómics de superhéroes, al final del día, los buenos ganan y los malos pierden, mientras que en esta serie nos encontramos con una batalla que resulta imposible de ganar. El pequeño despacho de abogados de Matt, Nelson y Murdock, pueden tener alguna pequeña victoria, pero se ven impotentes en los casos importantes por falta de medios. Daredevil puede intentar combatir a los criminales de poca monta en los callejones oscuros, pero sigue siendo solo un hombre frente a un ejército: sácalo de su elemento de callejones oscuros y estrechos y está perdido, porque su única ventaja es que él “pelea mejor que nadie en la oscuridad”. Entre tanto, Elektra puede estar perdiendo su alma en su guerra personal convirtiéndose en un reflejo oscuro de Daredevil.La pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?

Este arco culmina de forma espectacular en el famosísimo Daredevil #181, considerado toda una obra maestra, y que no importa cuantos años pasen, es de los que te dejan con los pelos de punta: Es el instante en que Daredevil cruza la línea que siempre ha intentado evitar, y que cambia todo lo que viene después. En esta serie nadie es tan especial como en cualquier otra: si Daredevil y Elektra entran en combate siguen siendo humanos corrientes, que solo cuentan con un buen físico fruto de un entrenamiento (ambos siempre aparecen dibujados con musculatura bien definida, cosa rara en muchos de los comics) y bastante mala leche, pero no hay nada mas. Las peleas aquí tienen consecuencias, las heridas tardan meses en curarse, se pueden recibir daños irreparables, y puede haber víctimas colaterales, cosa que los atormenta. Antes de irse a dormir los verás tratando sus heridas, hartándose de analgésicos para el dolor físico u otras cosas mas fuertes para evadirse de la realidad y no tener que lidiar con los remordimientos (véase la famosa portada del Marvel Knights Elektra #10, que fue censurada. Se nota descaradamente que es lo que falta allí).

Ahí es donde reside el encanto de esta serie, pese a lo duramente que los golpeen y lo mal que lo pasan, al igual que el padre de Matt, los protagonistas no abandonan y se vuelven a levantar una y otra vez, pero en todo momento siguen siendo humanos, vulnerables física y psicológicamente. Ya sea en la versión de Miller, o en el primer arco “Ultimatizado”, resultan especiales por ser mas cercanos a la realidad que cualquier otro personaje Marvel, y si el guionista los escribe bien, es muy fácil empatizar con ellos. Como extra interesante, de paso puedes aprender sobre el día a día de los invidentes, desde detalles como el funcionamiento de los relojes Braille en los comics antiguos a las actuales aplicaciones para móviles para conocer el valor de los billetes y monedas en los mas actuales. Si en vez de una historia ligera de final feliz prefieres un cómic de tono mas oscuro y que te dé algo mas en lo que pensar, esta serie es altamente recomendable.La pregunta de Daredevil: ¿hasta dónde llegarías por conseguir justicia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s