Smartwatches y otros wearables

No hay nada como que se te rompa el reloj para que empieces a prestar atención a estos dispositivos y le eches una ojeada a los SmartWatches que empiezan a llenar las estanterías de las relojerías. Es un sector que nunca me había llamado la atención, puesto que los wearables (relojes inteligentes, gafas inteligentes) siempre me habían parecido pretenciosos. Sí, actualmente seguimos a años luz del scouter de DragonBall o el reloj comunicador de los Power Rangers.

Frikismos aparte, los wearables todavía están en sus primeras etapas y tienen ciertos problemas, y el primero de todos es la batería: la simple idea de que un reloj de última generación muera en 18 horas (eso si el emblemático iWatch de Apple está en reposo, si jugueteas con las aplicaciones dura menos, evidentemente) me parece completamente ridícula. Es genial que se pueda recargar inalambricamente, pero no siempre llevarás el cargador encima.

Actualmente un smartwatch es poco mas que un monitor de actividad glorificado : tomemos por ejemplo la clásica banda de Fitbit que mide las pulsaciones, con su acelerómetro para medir los pasos y su GPS para cuantificar el ejercicio que se está haciendo, calorías quemadas y demás… le añades las 4 miniaplicaciones de turno y ¡vòila! ¡contemplad el smartwatch! Lo que no te cuentan es que esas aplicaciones se conectan al móvil por bluetooth para las notificaciones y la conexión a Internet! Vamos, que al final del día Freezer o Zordon te seguirán llamando al móvil, y lo mas que sucederá es que en vez de sacarlo del bolsillo, podrás darle a la pantalla del reloj y fardar, pero seguimos en las mismas: sin el móvil en un rango de bluetooth adecuado, esas aplicaciones no sirven de nada.

Como monitor de actividad, 18 horas es un tiempo de batería aceptable, sería raro que tras ese tiempo no te tomases un descanso y pudieses ponerlo a recargar, pero en algo tan cotidiano como un reloj, aún es una limitación fuerte. Me parece mucho mas interesante la propuesta de kickstarter Pebble, que si bien ahora mismo es mucho mas corta tanto en diseño como en funcionalidades, cumple como monitor, añade las notificaciones, y tiene batería por 7 días.

En cuanto al SmartGlass, porque es inevitable hablar de wearables sin pasar por ellos, considero que se están desarrollando de cara a un campo equivocado. De entrada se tiene que dar con el problema de que el llevar una cámara que un observador externo no pueda detectar si está  encendida o no ya levantó alarmas e hizo que se prohibiese su uso en múltiples lugares: desde restaurantes por temas de privacidad a salas de conciertos y cines porque ya sabéis como están los chicos del copyright… pero que su contrapartida promocional del dispositivo sea “deportes y empatía”, ¿en serio? Pensad por un momento en cómo una GUI (guía de interfaz de usuario) avanzada en el cristal de un usuario podría cambiar el mundo para mejor: imaginad a un técnico siendo asistido a la hora de trabajar con microcircuitería sobre qué componente es mejor de forma inmediata, o a un cirujano en una operación complicada y que un equipo informático, que puede analizar imágenes a gran velocidad, indicase claramente dónde puede haber un problema para solventarlo de inmediato, con la ayuda de herramientas de zoom para momentos de precisión. Ese sí que sería una buen enfoque, completamente factible y bien marketeable de cara a la opinión pública.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s