Millenium, la adaptación a comic (2)

¿Quién es la “chica que soñaba con cerillas y un bidón de gasolina”? ¿Quién es la presa? ¿Quién es el asesino? ¿Dónde está el mal?

De nuevo al frente de la revista Millenium, Mikäel Blomkvist ejerce un periodismo sin concesiones. su nueva investigación: la trata de blancas. Cuando dos periodistas son asesinados y se acusa a Lisbeth Salander de sus crímenes, la investigación se convierte en una cuestión de supervivencia.

Millenium, la adaptación a comic (2)
La portada del segundo volumen de comic

Me encontré por sorpresa con el segundo tomo de la adaptación, y evidentemente cayó. Casi un año después de la publicación del primer número casi había perdido esperanza de ver cómo seguía el comic. La adaptación libre sigue su curso y nos planta el primer cambio de dibujante, que si bien conserva bastante de la estética del anterior, le da un acabado mas ánguloso y simple que su predecesor.

Lo primero de lo que hay que partir es que “La chica que soñaba con cerillas y un bidón de gasolina” es probablemente el libro mas difícil de adaptar: hay muchos personajes y es difícil hacer hueco para todos. Me sorprendió ver que el personal de la revista Millenium queda muy descafeinado, cuando este es el momento en que empiezan a tener sus grandes momentos: mientras en el primer libro Mikäel está apartado de sus compañeros, en este debería estar mas arropado. Sin embargo, cuando sucede el asesinato apenas afecta al espectador, puesto que no ha tenido sensación de haber pasado tiempo con esas personas. Algo similar pasa con el hilo de Paolo (el boxeador) y Miriam (el rollito de Lisbeth), que quedan muy esquinados en la trama pese a todo lo que los sacaron en el primer libro.

Evidentemente siempre hay que sacrificar algo cuando se hace una versión reducida de una novela larga, y cuando se hace un cómic el ritmo es muy importante. Una  adaptación textual no habría funcionado, o se podría haber eternizado. Los elementos mas importantes de la historia si que están allí, de forma que la trama quede coherente de cara al tercer y último acto de la historia de Lisbeth. Su aislamiento se mantiene, pero la gran duda es cómo definirán la línea de quiénes son sus amigos cuando llegue el momento, después de haber cortado tanto sus interacciones con el reparto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s