Revisitando el primer Tomb Raider

Tomb Raider es una de las franquicias mas queridas de los 90. Cuando apareció la primera entrega no solo conquistó al público por sus gráficos y mecánicas, sino también por su protagonista, la arqueóloga Lara Croft.

Antes de 1996, la mayoría de los personajes femeninos solían ser “el premio” (típico rescata a la chica) o un personaje seleccionable de fuerza escasa, que al jugar en modo cooperativo igualmente acababa siendo “rescatada” por otro jugador porque no importaba lo bien que jugases, los chicos siempre acababan antes con su rival. Las únicas excepciones honorables que hasta entonces habían protagonizado un juego hasta entonces eran Samus Aran de Metroid (que en aquellos tiempo la mayoría no sabía que era una chica) y Sonya Belmont de Castlevania (a la que quitaron de cronología hace años, así que hay pocos que la conocen hoy en día), y no es que sus juegos tuvieran una gran historia ni desarrollo de personajes.

Revisitando el primer Tomb Raider
Lara con el look de 1996

Uno de los motivos por los que Lara se convirtió con rapidez en un icono del mundo del videojuego fue que no era simplemente la típica muñeca poligonal recalchutada tan propia del mercado, sino por su personalidad: además de tener una gran capacidad atlética, poseía conocimientos dignos de una enciclopedia, valor para enfrentarse a cualquier adversidad y ante todo, ella nunca necesitaba ser rescatada: sacaba las castañas del fuego ella misma. Era una de las pocas veces en que al jugar a un videojuego me sentía cómoda con la protagonista, porque si los malos venían a por mi no tenía aguantar la escenita de huida con el típico grito de “por favor sálvame, hombre fuerte”. No, yo era Lady Croft y quien se cruzase en mi camino iba listo. Podía no gustarme lo que tenía que hacerse en algunas ocasiones, pero al final Lara siempre hacía lo que debía, por doloroso que fuese.

El primer juego comenzaba cuando Larson, un viejo conocido, la reclutaba en Calcuta para liderar una expedición patrocinada por Jacqueline Natla, una magnate de las tecnologías. Su objetivo sería buscar de los restos de la Atlántida, una localización mítica que ha obsesionado a su familia durante generaciones. De esta manera, cual Indiana Jones, empezabas a recorrer lugares recónditos de Perú, Grecia y Egipto, adentrándote en lo desconocido y reconstruyendo la historia entre localizaciones de difícil acceso trepando, nadando, y resolviendo enigmas, mientras intentabas burlar a las bestias y diversos guardianes que se interponían. Además, estaba el extra de los arqueólogos rivales metiendo presión y los compañeros traicioneros. El resto, ya es historia: 9 entregas y ahora anda en pleno reinicio con algo que se parece bien poco al original.

Revisitando el primer Tomb Raider
Lara Croft en Egipto, con el look del 2007

El juego original de Core Design fue reimaginado en el 2007 por Crystal Dynamics utilizando el motor de Tomb Raider Legend, que pretendía regresar a los orígenes de la historia y retomar su viejo antagonismo con Natla, para llegar a la culminación de su historia en Tomb Raider Underworld. Resulta gracioso que cuando Lara ya aparecía con trajes bastante elaborados y melena suelta o coleta para mostrar la capacidad de texturas del motor, de repente regresase con los colores básicos y la larga trenza, que era la solución de época para hacerle pelo poligonal sin que la animación quedase fatal. El rediseño del juego le ha sentado de lujo, puesto que conserva toda la magia del original, pero le aporta lo mejor de la tecnología de ese momento, además de darle un paso digno a las pantallas de alta definición. Como siempre, se gana algo y se pierde algo: la mecánica del cable y el gancho de Legend en ocasiones parece estar de mas (¿para qué voy a usar el gancho si puedo llegar con un par de piruetas de toda la vida?) mientras que en otras da un añadido genial (véase la parte de quitarle los escudos a los centauros para reflejar los haces de luz y evitar quedar petrificada en el templo de Medusa), o que la espectacular escena de QTE (pulsa el botón indicado a tiempo o atente a las consecuencias) al entrar en “el mundo perdido” haga que se pierda el impacto de que repentinamente apareciese ese tiranosaurio paseando como Pedro por su casa. Los cortes panorámico espectaculares te da la idea de que va a pasar algo increíble de un momento a otro y hace que se pierda esa sorpresa. Pero probablemente el cambio impactante que mas me ha gustado de este juego es el aspecto de Natla (ahora doblada por la genial Grey DeLisle), con esa estructura ósea propia de un ave hace que algunas cosas tengan muchísimo mas sentido.

Revisitando el primer Tomb Raider
Jacqueline Natla, versiones de 1996 y 2007

Tomb Raider Anniversary es una buena opción de volver a los orígenes de la saga sin tener que pasar por los problemas de resolución. Baja bastante el nivel de dificultad en los enemigos finales, de forma que es bastante accesible, pero los entornos y puzzles son los mismos del 96. Si buscas disfrutar de la auténtica Lara Croft, es sin duda la mejor manera en la actualidad.

Revisitando el primer Tomb Raider
No importa lo que le hagan en el reboot, mi imagen de Lara siempre será de este estilo

Sobre el tema del reinicio, no tengo muy claro en qué está pensando Crystal Dynamics… El juego ya no va realmente de explorar ruinas de civilizaciones perdidas y maravillarse con los escenarios, sino de sobrevivir en una isla digna de pesadilla donde las principales amenazas son que maten de forma horrible o violen a la protagonista (enlazo el trailer oficial, quien quiera escenas  escabrosas es libre de buscarlas que están muy bien indexadas), cosa que me enferma bastante. Si quieren contar una historia de por qué es una mujer fuerte, ¿era realmente necesario pasar por eso? A Nathan  Drake le ha ido muy bien en Uncharted sin pasar por eso… ah, claro, que esa no es una buena historia de origen para un hombre. Sumémosle que toda suposición de que ahora todo irá a mejor es errónea, porque en la secuela nos encontramos con la protagonista hecha un absoluto desastre yendo al psicólogo. No, no creo que el juego en sí sea malo en cuanto a motor, medios o interpretación de los actores de motion capture, pero lo que si sé es que esa protagonista que necesita protección no es la Lara Croft que nos conquistó hace tantos años. Si no vende bien no creo que sea únicamente por las geniales decisiones de distribución de Square-Enix (para mejorar aun mas la cosa, Rise of the Tomb Raider será lanzado como exclusivo de Xbox One, esa consola que no vende nada, ¡bravo!), sino porque gracias a ese “renacimiento” han espantado de un solo golpe a las seguidoras. Si lo hubiesen llamado “Paca en la isla” quizás yo le habría dado una oportunidad mas justa, pero usar el nombre de un personaje icónico hace mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s