DmC: el reboot de Devil May Cry de manos de una tercera parte

Antes se hacían remakes, ahora se hacen reboots. La diferencia entre ambos conceptos implica que en el primero la historia mas o menos se conserva, mientras en el segundo está permitido hacer cualquier cosa. En consecuencia, cuando se escucha la palabra reboot muchos tragamos saliva.

DmC: el reboot de Devil May Cry de manos de una tercera parte
El nuevo Dante británico

El que un juego marque época suele depender principalmente de dos factores: historia y jugabilidad. La franquicia Devil May Cry no es que tuviese precisamente una gran historia, pero su jugabilidad era impresionante. Las absurdas combinaciones movimientos, ataques y chuleo (si, existía un botón para chulear) convirtieron a Dante en uno de mis personajes mas queridos: era comenzar a manejarlo y ponérsete la sonrisa en la cara. Tras Devil May Cry 4, en contra de todo lo que se esperaba, CAPCOM decidió hacer un reboot de la franquicia y tiró la casa por la ventana: en vez de terminar la historia de Nero dejaron la franquicia en manos de Ninja Theory. La idea no me hizo ninguna gracia en su momento, y me resultó mucho mas desagradable al escuchar a los nuevos desarrolladores burlándose de toda la franquicia previa, de ahí que hasta este año, cuando llegó a mis manos por parte de un tercero, lo haya rehuído por completo.

Si CAPCOM destacaba por su jugabilidad, Ninja Theory se puede situar justo en el polo opuesto: en sus grandes desarrollos previos, Heavenly Sword y Enslaved: Odissey To The West lo que prima es la historia, apoyada por gran un diseño artístico, y un equipo de captura de movimiento que trabaja con actores de primera para darle una vida y un trasfondo a la historia como pocas compañías, pero desgraciadamente la jugabilidad es extremadamente limitada. La situación se puede resumir en que cuando empiezas a jugar te quedas pegado a la silla para descubrir qué pasa después, pero una vez lo terminas por primera vez suele quedar poco que hacer.

DmC: el reboot de Devil May Cry de manos de una tercera parte
Dante posando junto al clásico Street Fighter II

En consecuencia, el reboot británico DmC (por si alguien no ha reparado en la banderita en la manga del abrigo del nuevo Dante) es un juego difícil de calificar de forma objetiva. He jugado todos los títulos previos de la franquicia, y terminado todas y cada una de las dificultades, por lo que descubrir que era capaz pasarme el nuevo juego en una sola tarde, empezando a jugar directamente en difícil, me pareciese enormemente decepcionante. La desaparición de la función de encarar personajes reduce la capacidad de combos de cada arma al 50%, y la eliminación del sistema de estilos (el botón que solía los movimientos propio de estilo ahora sirve para lanzar al enemigo hacia arriba) junto al botón de chulear han limitado muchísimo la diversión. Comprendo que quisieran lanzar el juego para un público mas general tras Devil May Cry 3 (que está considerado como el mejor de franquicia, pero hay que decir que con tanta versatilidad es bastante complicado), movimiento que ya iniciaron en su momento al introducir al personaje de Nero y su Devil Bringer (su brazo derecho podía golpear agarrar objetos a gran distancia  y golpear con una gran fuerza), pero una cosa es eso y otra quitarle justamente lo que le daba la gracia. A eso hay que sumarle que para hacerlo mas casual y que la gente no se frustre obtener una puntuación alta de combo es ridículamente sencillo, haciendo que “se suba de nivel” muy rápido.

Pese a la inevitable carga contra la jugabilidad propia de una gamer hardcore de la franquicia toca hablar de la historia y el nuevo aspecto de los personajes, que son bastante rompedores. De entrada el estilo gótico con death metal para pasar al punk con tecno machacón es una simple cuestión de gustos. Es el nuevo universo de Ninja Theory y me parece bien que quieran darle identidad propia, cambiando las estatuas recargadas por grafitis coloridos. El rediseño de personajes no es malo, pero es irónico que con todo lo que se burlaron del pelo del Dante original, después acabasen haciendo que el “Devil Trigger” (lo pongo entre comillas porque el nuevo Dante no se transforma en un demonio alado de color rojo, sino que su abrigo se vuelve mágicamente rojo y su pelo blanco mientras se produce el efecto del estilo “quicksilver” de Devil May Cry 3, ooops) y los skins alternativos incluyesen el pelo blanco marca de la casa. Con la excepción de esos momentos extraños de Vergil en plan V de Vendetta y la cuestión de que los diseñadores y yo tenemos una idea muy diferente sobre qué es un súcubo (como dice un buen amigo mío, un súcubo suele ser una actriz porno con alitas de murciélago, no una babosa gigante) me parece bastante buen trabajo.

DmC: el reboot de Devil May Cry de manos de una tercera parte
El retrato de Sparda, en la antigua mansión familiar

El punto mas fuerte del juego que aporta el reboot es el desarrollo del trasfondo, que se ha trabajado como nunca. Los juegos clásicos eran poco mas que “Dante, el hijo de Sparda mitad humano mitad demonio, protege a la humanidad de los grandes demonios y se enfrente a su hermano gemelo Vergil. No tenemos ni idea de dónde estamos, pero está casi deshabitado o evacuado mientras aparecen las trombas de enemigos y se suceden muchas escenas de acción completamente surrealistas. Eso sí, cuidado con las chicas, que no suelen ser damiselas en apuros sino todo lo contrario”. Por el contrario, DmC establece un mundo muy definido: época actual,donde Dante es considerado un trastornado o un terrorista, porque no es muy natural ir por la calle con un espadón enorme y un par de pistolas para matar demonios. Es mas, la gente (porque en este nuevo juego si que hay gente en las calles) le tiene miedo a Dante. La explicación es que el mundo está siendo controlado por los demonios, que controlan a la humanidad mediante los bancos, la medios de comunicación y la sociedad de consumo, de forma que la población no es consciente de lo que está pasando en realidad. De esta forma, solo unas pocas personas son capaces de moverse por la dimensión de Limbo, donde se pueden ver las cosas tal y como son en la realidad, emulando el concepto de la Penumbra de la serie Nightwatch. Desde allí podemos ver que las cámaras de vigilancia son seres del inframundo vigilando, que las bebidas energéticas son puro veneno, o la manipulación de las imágenes en los reportajes de las noticias. De esta manera, un grupo de rebeldes llamado “la Orden” (otra referencia mas a Devil May Cry 4) intenta reclutar al joven Dante para que se una a su causa, puesto que su condición de mestizo le da ventaja a la hora de luchar contra los seres sobrenaturales. Tristemente tu nueva compañera de aventuras si que es una triste damisela en apuros lo que te hace echar de menos a Trish o Lady, las compañeras habituales de Dante. El diseño de niveles es original al alejarse de lo habitual, sobre todo por tener zonas pobladas y la capacidad de interacción con los medios audiovisuales: podremos ver parte del juego a través de las cámaras de vídeo instaladas por la ciudad, o ver cómo las noticias vuelan vía Twitter en los móviles de los ciudadanos, y solo pincha en las “misiones secretas”, que no pueden ser mas simples.

DmC: el reboot de Devil May Cry de manos de una tercera parte
Vergil parece haberse colado en un capítulo de Bleach

DmC podría haber sido un buen juego… si no hubiese sido un Devil May Cry. Cuando se trabaja con una franquicia consolidada se tienen una serie de expectativas y no cumplir con ellas asegura problemas de ventas. Ya pasó con la fría recepción del nuevo Tomb Raider (si en vez de llamarse Lara Croft hubiese sido “Paca en la isla perdida” hubiese tenido menos prensa negativa y se hubiese reconocido el buen trabajo de los desarrolladores. Lara es demasiado icónica como personaje femenino fuerte para ser reducida a carne de psicólogo), y al emblemático cazademonios le sucede lo mismo. Pinchar justo en lo que ha sido históricamente el punto mas destacado pasa factura, no importa cuan buenas sean sus nuevas aportaciones. Ese es el precio de la fama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s