Bioshock: bienvenidos a Rapture

Desde hace años tenemos cientos de juegos de shooter al año, y la mayoría están cortados por el mismo patrón. Sin embargo, primer Bioshock no dejó indiferente a nadie, puesto que la historia y la estética son únicas.

Bioshock: bienvenidos a Rapture
La ciudad submarina de Rapture

En Bioshock predomina una fuerte sensación de soledad al atravesar la inmensa ciudad submarina llamada Rapture, donde rara vez podemos encontrarnos con algún superviviente y nuestra principal compañía son las voces por radio o megafonía, junto a la gran cantidad de publicidad que te bombardea de forma continua, ya sea política, religiosa o puramente consumista. Así se nos invita a reflexionar sobre la decadencia que trajo el capitalismo salvaje que allí se imponía, acompañando a la falta de principios morales. El desarrollo de los plásmidos (sustancia que modifica el código genético dando poderes sobrenaturales, con cuya publicidad nos bombardearán en cada esquina) y la escasez de ADAM para generarlos provoca una situación insostenible que acaba en revueltas y la posterior destrucción de la ciudad, por cuyos edificios de estética art-deco deambulan los desgraciados sujetos de los experimentos genéticos.

Bioshock: bienvenidos a Rapture
La estación de metro de Rapture

El éxito obtenido llevó al desarrollo de una secuela, desgraciadamente, fue víctima de esa moda en la que todo debía estar orientado a multijugador (véase el infame modo cooperativo del Cooking Mama: “pulsa A para lavar un calabacín. Felicidades, has ganado”), lo que lo convirtió en otro juego descerebrado mas al simplificarlo a disparar a todo lo que se movía. La pérdida de tanto potencial fue una verdadera lástima, pero los DLCs “Burial in the sea” de Bioshock Infinite nos permitieron darnos un último paseo por Rapture justo antes del cierre de Irrational Games, y por fin tener ese gran momento que nos llevaban metiendo por los ojos desde el primer juego: encencer un cigarrillo a una chica chasqueando los dedos gracias a los plásmidos.

Bioshock: bienvenidos a Rapture
El momento emblemático del plásmido

Bioshock resulta memorable por ser único en diseño, estética y música. Es una lección magistral sobre cómo hacer un juego memorable en una época de saturación del mercado, lo que probablemente lo llevará a convertirse en un clásico.

Anuncios

One thought on “Bioshock: bienvenidos a Rapture

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s