Castlevania Lords of Shadow 2: nunca llueve a gusto de todos

Publicado originalmente en UNDERmagazine el 10 de marzo de 2014

Mercury Steam lanzó a finales de febrero la conclusión de su “saga de Drácula”. La crítica especializada ha sido muy dura y en los foros se habla bastante mal de él, pero ¿se está siendo justo? Quizás sea cuestión de verlo en perspectiva.

Castlevania Lords of Shadow 2: nunca llueve a gusto de todos Akumajō Dracula, mas conocido en occidente como Castlevania, nació en 1986 como un simple juego de plataformas bidimensionales, ambientados en un castillo lleno de murciélagos, esqueletos y fantasmas, que Simon Belmont, un héroe perteneciente a un ilustre linaje de guerreros, debía recorrer para enfrentarse a un gran vampiro. Tras el éxito de sus 2 primeras entregas, se desarrolló un “juego experimental” llamado Castlevania III: Dracula’s curse, donde Simon se tomó un descanso para dejarle el trabajo a Trevor Belmont y sus 3 compañeros: la hechicera Sypha Belnades, el acrobático pirata Grant DaNasty, y el vampiro Alucard. Cada uno contaba con diferentes habilidades, que permitían explorar diferentes áreas del castillo en un juego no lineal, y llegaron las quejas: ¿fue mejor o peor? Mi respuesta es que sencillamente fue diferente.

Castlevania Lords of Shadow 2: nunca llueve a gusto de todos

Tras ese paréntesis se volvió a la fórmula habitual del solitario Belmont, hasta llegar al llamado Castlevania Vampire’s Kiss (versión de Castlevania: Rondo of Blood que desgraciadamente llegó recortada a occidente), posteriormente reeditado y remasterizado para PSP como Castlevania: Dracula X (y por fin pudimos jugar con Maria Renard). Este fue el último Castlevania por niveles, porque en 1997 Konami dio un giro y lanzó Castlevania X: Symphony of the Night: el primer metroidvania. Siguiendo el estilo marcado por la famosa saga Metroid, la fortaleza era enorme y contínua, repleta de enemigos enormes y terribles y cientos de zonas secretas que enriquecían la historia: se pasó de plataformeo puro a exploración, puzzles que daban dolor de cabeza, y el uso y abuso de múltiples objetos en el inventario. La introducción de estos componentes fue enormemente aplaudida tanto por el público como por la crítica, definiendo el estilo de la franquicia prácticamente hasta la fecha.

Castlevania Lords of Shadow 2: nunca llueve a gusto de todos Pero no todo ha sido metroidvanias: han existido varios intentos de renovación: los dos Castlevania tridimensionales de Nintendo64, que muchos insisten en olvidar, también tuvieron sus cosas buenas y malas. El concepto de día y noche era interesante, porque el amanecer espantaba a muchos enemigos, pero su sistema de colisiones era espantoso y los pobres personajes flotaban en el aire sobre abismos y caían al vació cuando había suelo de forma un tanto aleatoria. Los 2 título de Playstation 2, que se centraron en el combate tampoco terminaron de cuajar, posiblemente porque la competencia tenía títulos mejor definidos y terminados. Incluso hay un juego de combate “uno contra uno” para Wii, Castlevania Judgement, y una versión para “máquinas tragaperras”.

Al llegar la generación de consolas en HD una vez mas se impuso una renovación, y Konami dejó la franquicia en manos del estudio madrileño Mercury Steam, cuyo Castlevania Lords of Shadow debutó en el 2010. Una vez mas, fue un título diferente: un juego tridimensional con combates llenos de QTEs (secuencias de animación en las que, o se pulsa el botón adecuado cuando te lo dicen, o el personaje muere de forma horrible), secuencia de plataformas muy simples, un par de titanes escalables y algún que otro puzzle descafeinado. A esto había que sumarle el hecho de que era un reboot, un universo Castlevania completamente reimaginado, si bien los elementos mas destacados eran plenamente reconocibles. El resultado, si bien no aportaba nada nuevo, fue un juego muy entretenido y con una historia interesante. Tras el breve título interludio de Castlevania Lords of Shadow: Mirror of Fate, un homenaje al ya de por sí polémico Castlevania III que demostró que insertar un sistema de combate pensado para 3 dimensiones en un juego bidimensional no da buenos resultados, por fin ha llegado el capítulo final.

Castlevania Lords of Shadow 2: nunca llueve a gusto de todos

 

En Castlevania Lords of Shadow nos presentaron a Gabriel Belmont, que portando el típico látigo matavampiros, rediseñado como una “cruz de combate”, debía de abrirse paso entre las hordas de enemigos en un intento desesperado de detener a los Señores de las Sombras. Pero en su camino, descubría que había sido víctima de un gran engaño que le llevaría a caer en desgracia al finalizar su misión. En el epílogo se nos adelantaba que las decisiones tomadas desembocarían en su transformación en justo aquello que había jurado combatir: el mas poderoso de los Señores de las Sombras. Muchos siglos después, un muy debilitado Gabriel es despertado para participar en una nueva batalla: parece ser que la humanidad se ha dado cuenta de que el ser llamado Drácula era el mal menor, puesto que su presencia aterrorizaba al resto de las fuerzas de las tinieblas y las mantenía a raya. Pero ¿se encuentra en condiciones de ayudar a nadie, cuando su mente deambula entre presente y pasado en un absoluto caos? ¿Podrá superar su pérdida y su conflicto interno para estar a la altura de la situación?

Castlevania Lords of Shadow 2 es una apuesta arriesgada y sumamente ambiciosa. Da la impresión de ser intento de complacer a todos los fans de la franquicia, manteniendo el sistema de combate a la vez que introduce los elementos propios de los metroidvanias: se abandona el sistema de fases para pasar a un inmenso castillo continuo, se añade el muy necesitado sistema de cámara para facilitar la exploración, y se aumenta la complejidad de las plataformas. También se incluyen mas elementos coleccionables y puzzles, que han resultado bastante incomprendidos. En el apartado sonoro y de doblaje no hay sorpresas: es lo que tiene mantener al mismo equipo durante toda la franquicia, pero los problemas internos de Mercury Steam se notan en el apartado gráfico. La marcha del director del departamento de arte debió de hacer mella, porque no se ve el mismo acabado en los niveles del presente frente al cuidado detallismo de los del pasado, y las secuencias finales dejan muchísimo de desear. Si estamos volando a gran velocidad, ¿por qué las melenas de los personajes carecen de animación? ¿Problemas de presupuesto o simple dejadez? Situaciones como esta a lo largo de las últimas horas de juego dejan mal sabor de boca a pesar de haber disfrutado de mas de 20 horas de entretenimiento fantástico.

Castlevania Lords of Shadow 2: nunca llueve a gusto de todos Me siento obligada a hacer mención al tema de los puzzles, dado que la sección del jardín de Agreus ha sido el tema mas recurrente en todas las críticas: quizás sea porque una tiene una cierta edad y bastante rodaje con esta franquicia, pero a mi me pareció facilísima. Se ha dicho que “es la peor secuencia de sigilo de la historia”, “el juego está roto” o “por qué se nos han hecho eso”. Bueno, quizás sea porque no pretendía ser una secuencia de sigilo, sino un puzzle. Si se enfoca como tal y se revisan las habilidades de Gabriel se tarda… 5 minutos, literalmente. La niebla, las dagas y la bandada de murciélagos son unas habilidades maravillosas, pero parece que muchos se olvidan de que están allí. Si quienes se están quejando tanto intentasen jugarse Castlevania Dawn Sorrow o Castlevania Order of Ecclesia con intención de completarlos al 100%, probablemente les daría algo malo. Allí, en vez de 3 habilidades independientes, hay mas de 100 que para colmo, además de poderse emplear de forma individual, se pueden combinar en grupos de 3, obteniéndose resultados diferentes. ¿Manejar solo 3? ¡Eso es un paseo!

Mi veredicto personal es que nos encontramos con el mejor título tridimensional de esta franquicia realizado hasta la fecha. El primer Lords of Shadow fue un buen juego de combate, pero el castillo del que toma nombre brillaba por su escasez. Si bien la historia no me parece que esté a la altura de su predecesor y contiene algunas situaciones un tanto incoherentes, la jugabilidad resulta bastante entretenida a la vez que digna del nombre de Castlevania. Mientras mantiene el sistema de combate y las secuencias de acción muy espectaculares, como la del tren, el centro del juego es la exploración no lineal, abandonando el sistema de misiones. La versión de PC ha eliminado los mayores defectos de la primera entrega: las imposibles secuencias de QTE (quien consiguiese hacer los giros de 360º con teclado sin programarse una macro merece un premio) pueden desactivarse, y las absurdas indicaciones de teclas (no se separaban las indicaciones para activar elementos, y al superponerse “pulse J” y “pulse L” parecía que ponía “pulse U”: cuanta confusión y tiempo perdido por no poner un simple salto de línea) son historia. Mercury Steam nos ha proporcionado un producto bastante sólido, pero se nota el descuido de las últimas 2 horas del juego, que deja un sabor agridulce y sensación de encontrarse frente un producto inacabado, intuyéndose el lanzamiento de un DLC para atar los cabos sueltos de la nueva encarnación del clan Belmont.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s