Contrast: luces y sombras

Publicado originalmente en UNDERmagazine el 3 de febrero de 2014

Compulsion games nos invita a un viaje por la imaginación de una niña.

Contrast: luces y sombras

La familia de Dorothy no está pasando su mejor momento. Su madre, Kat, apenas puede llegar a fin de mes mientras que Johnny, su padre, no ha vuelto por casa desde hace bastante tiempo. Algo se está cociendo y ella tiene que saber lo que es. Afortunadamente la pequeña Didi tiene a alguien que la ayuda: su amiga imaginaria, una acróbata llamada Dawn.

Contrast, obra del estudio independiente Compulsion Games, es uno de estos juegos valientes que se atreven a tratar temas difíciles. En esta ocasión se habla de la situación de una familia rota: la falta de la figura paterna, la madre ausente intentando mantenerlas económicamente como sea, antes de que los servicios sociales decidan venir a llevarse a su hija, y una niña desarraigada que busca consuelo en una amiga imaginaria. Desde el punto de vista de prácticamente todo personaje del juego, Dawn solo es una sombra reflejada sobre los muros, pero para Dawn e incluso algún momento para la abandonada Didi el resto de las personas son las sombras.

Didi recorriendo el hotel

Hay varias maneras de aproximarse al juego, la casual, cumpliendo los objetivos primarios, o la completista, analizando detalladamente cada escenario para descubrir qué está sucediendo en realidad, haciendo que Dawn vaya leyendo los carteles, recogiendo recortes de periódicos, intentando escuchar conversaciones ajenas y ante todo, reuniendo la mayor cantidad de fusibles para poder activar los sistemas de iluminación. Este elemento, que a primera vista puede parecer de los mas superfluo, nos permite arrojar luz sobre una gran cantidad de áreas no iluminadas, desvelando sus secretos. Así saltamos del mundo de la inocente Didi a la realidad de deudas, impuestos sin pagar y negocios con las personas inadecuadas: el mundo de los gangsters y las femmes fatales.

A la hora de intentar clasificarlo, Contrast es principalmente un juego de puzzles. Hay secuencias de plataformas, pero ni son realmente difíciles, ni fluidas, ni arriesgadas. En este juego no se puede morir, porque a fin de cuentas Dawn es un ser imaginario, y al caer se difumina el recuerdo en el que está para encontrarnos en otra serie de recuerdos. La mecánica de puzzles es original, porque además de poder interactuar con los elementos en el “mundo real”, también podemos hacerlo desde las sombras, que en mas de una ocasión nos permitirán colocarlos en lugares que de otra manera serían completamente inaccesibles. Personalmente me habría gustado que los saltos y carreras en el “mundo real” hubiesen sido mas fluídos, tal como parece intuirse en el trailer, pero qué se le va a hacer.

Jugando con las sombras

La parte de diseño gráfico probablemente sea la parte mas potente del juego: una ciudad en los años 20, con los mundos del cabaret y el circo, que le da un toque mágico. Kat es claramente toda una Jessica Rabbit, mientras que el pobre Johnny es un buscavidas desesperado por hacer lo que haga falta con tal de poder recuperar a su familia, aunque eso incluya asociarse con matones y soportar las absurdas peticiones del egocéntrico e irresponsable mago “El increíble Vincenzo”, el mayor artista del escapismo que hayamos conocido. Pero ese no es el mundo que solemos ver, sino fragmentos y sombras del mismo,. A fin de cuentas, Dawn solo existe dentro de la imaginación de Didi, por lo que todo decorado tiene un toque onírico y lleno de contrastes de iluminación. Los límites hasta donde está permitido llegar se visualizan como caminos que se retuercen de formas extrañas, mientras algunas ideas de Didi aparecen representadas como diversos objetos que flotan en el cielo. Esta confusión va acompañada por los temas de música swing de Laura Ellis que se ajustan magistralmente, dándonos la sensación de estar en un mundo mágico y sorprendente, pero que a la vez transmite una fuerte sensación de misterio y tristeza.

Contrast: luces y sombrasDe vez en cuando aparece uno de esos juegos independientes que te dejan con la boca abierta, no solo por estética sino por historia. Contrast es uno de esos: buena trama, bonita estética y una banda sonora que acompaña bien para hacernos pensar sobre la idea de la paternidad y qué es lo que realmente conforma una familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s