Es hora de que Stanley tome una decisión

Publicado originalmente en UNDERmagazine el 8 de enero de 2014

Stanley, ¿por qué me haces esto? Yo solo quería escribir una bonita historia para ti.”

Es hora de que Stanley tome una decisión

Si alguien me pregunta cuál ha resultado ser el juego mas fascinante que he jugado este 2013, el premio va indiscutiblemente para The Stanley Parable. Es cierto que como programa se trata únicamente de una modificación de la versión de Source (motor para juegos en primera persona creado por Valve, famosa compañía creadora de Half-Life) para Portal 2, y ni siquiera contiene una secuencia de acción. No, The Stanley Parable es un juego donde la narrativa y la capacidad de decisión son los verdaderos protagonistas.

Es hora de que Stanley tome una decisión

Stanley es el empleado 427 en una empresa corporativa. Día tras día se sienta en su puesto de trabajo, pulsando botones monótonamente siguiendo las órdenes que aparecen en la pantalla de su ordenador. Hasta que de repente se abre la puerta del cubiculo y se encuentra con que no queda un alma en el edificio. En ese instante le entra un ataque de pánico, porque tendrá que hacer lo que jamás ha tenido que hacer hasta ahora: tendrá que tomar decisiones. Esa es la palabra clave, decisiones. En la mayoría de los juegos se nos dicen qué tenemos que hacer, nos proponen un objetivo. En cambio, aquí nos dan libertad de decisión para hacer lo que queramos: ¿explorar la oficina? ¿Escondernos en el cubículo a esperar que todo pase? ¿Ir al almacén? ¿Revisar los sótanos? ¿Realizar maniobras suicidas? Adelante, es el momento experimentar.

El segundo elemento destacado es la grandiosa voz del británico Kevan Brighting, que interpreta al narrador de la historia. Su trabajo en principio es sencillo, guiar a Stanley por el edificio narrando cada una de sus acciones mientras hace sugerencias sobre cual podría ser el camino correcto. Desgraciadamente el pobre lo tiene crudo porque no se espera la cantidad de animaladas que le podemos hacer a la historia que esperaba contar. El ejemplo mas típico es cuando intenta guiarte por una puerta y tu decides lo contrario repetidamente: se ve como su frustración va creciendo mientras va resaltando de forma cada vez mas absurda cómo volver al “camino correcto”. Hay una buena cantidad de finales además del “final correcto” obtenido al seguir las instrucciones, pero hablar de ellos estropearía la sorpresa. Los más originales suelen ser aquellos provocados por los contraataques del narrador cuando le molestamos hasta límites insospechados, porque parece que el tipo tiene respuestas para todo.

Es hora de que Stanley tome una decisión

A nivel técnico no tiene nada de especial. El sistema de control no puede ser mas básico, movimiento en 4 direcciones, girar la cámara y un botón para interactuar. El uso de Source hace que no aporte nada nuevo, y sus escenarios son un tanto monótonos, tal como esperamos de una oficina. Hay una buena diversidad de escenarios que pueden ir cambiando de aspecto según las decisiones que tomemos, y si se exploran detenidamente las instalaciones nos podemos encontrar con un par de sorpresas… pero una vez mas, hablar de ello le quitaría la gracia.

Davey Wreden, el joven creador del juego, quería invitarnos a pasar a un mundo en el que se nos permita romper las reglas impuestas de los videojuegos, y en cierto modo, lo consiguió mas de lo que esperaba con la polémica de los logros del juego en Steam. El famoso “unachievable achievement” provocó bastante quebraderos de cabeza porque en cada parche del juego, su creador cambiaba la forma de conseguirlo. En principio se usaba la consola del sistema, pero se bloqueó ese método y había que complicarse la vida para poder introducir el carácter correspondiente a la tecla que cierra la consola. Se podía emplear un par de métodos alternativos como escribir el valor en ASCII o hexadecimal, pero esos métodos también fueron bloqueados. En consecuencia, algunos usuarios algo hartos de la aleatoriedad hicieron ingeniería inversa del código (lo que se traduce en abrir los ficheros de código uno a uno hasta dar con cómo se generaba) para poder obtenerlo y claro, eso de que desmantelen el juego no suele hacer gracia. Supongamos que aquel día se identificó con el narrador más que nunca.

Es hora de que Stanley tome una decisión

The Stanley Parable es un juego experimental, por lo que puede no gustarle a todo el mundo. Indudablemente es muy original, divertido y sorprendente, porque las salidas del narrador pueden resultar absolutamente inesperadas. Las iteraciones son cortas, pero con cada una de ellas aparecen nuevos elementos, de forma que tiene una buena re-jugabilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s