Mastodon: guía de aterrizaje y cuestiones de etiqueta

Los últimos meses en Twitter han sido muy convulsos (Twitter is going great!), y con el reciente apagado de las APIs a terceras partes forzando a utilizar las atroces aplicaciones oficiales, la migración hacia Mastodon se ha disparado. Para quienes habéis llegado recientemente al fediverso, ante todos sed bienvenidos. Me gustaría dedicar algo de tiempo hoy a comentar la existencia de un puñado de opciones dentro de esta plataforma, que pueden no resultar muy intuitivas nada más llegar, pero que el tiempo demostró que son muy ventajosas. A mí me las fueron contando poco a poco, y supongo que ahora es mi turno de compartir ese conocimiento.

Mi perfil recién creado en la instancia mastorol.es con tema central de juegos de rol para la comunidad hispana. Tiene rellena la biografía y los metadatos verificandose con mis webs de blogs.
Mi perfil recién creado en mastorol.es, en plena migración desde tabletop.social.

Al crear tu cuenta en un servidor o instancia desde la página web:

  • Considera emplear un tiempo mínimo para rellenar los campos de foto de perfil y una breve biografía, porque es tu carta de presentación. Cuida que sea breve porque esta se suele cargar a menudo en muchos clientes, y resulta en un retraso innecesario.
  • Plantéate invertir un tiempo rellenando algún campo de metadatos, que no tienen por qué ser enlaces: por ejemplo, hay quien indica allí sus pronombres. Si vas a usar enlaces, en este sistema es el método para generar tu verificación de identidad. Aquí no tiene nada que ver desembolsar: si en el sitio web que deseas enlazar colocas un enlace a este perfil con el atributo html rel=me, cuando añadas el enlace en tu perfil de Mastodon, adapta el enlace a tu perfil de usuario), verás como te sale sobre el enlace la marca verificación de que este perfil social, indicando que efectivamente está relacionado con la página web señalada. Esto es muchísimo más fiable que el sistema de la red del pajarito. Para aclarar el tema del código a pegar, adapta el que aparece en la siguiente linea, pero cambiando la dirección por la de tu perfil .
  • Puedes fijar un toot o publicación de #presentación dándote a conocer de forma algo más extensa que en el perfil: lo habitual es que dispongas de entorno a 500 caracteres para tal tarea, pero podrían ser más, dependiendo del servidor.
  • Mastodon te proporciona las herramientas para que facilites la accesibilidad en las imágenes: cuando publiques una imagen puedes añadirle un texto descriptivo, para que quienes utilicen esta plataforma y tengan problemas de visión puedan disfrutar de lo que compartes en condiciones equivalentes. Además, puedes indicar en qué punto deseas que quede centrada la imagen cuando se recorte automáticamente en las previsualizaciones.
  • Mastodon tiene 3 «timelines» o espacios de publicación: el tuyo propio (inicio), el del servidor o instancia (local) y el global (federado). Esto es una herramienta son una magnífica herramienta de descubrimiento. El «timeline local» te permite ver de qué se está hablando en tu propio servidor, con la idea de que si este tiene definida una temática concreta, puedes ponerte al día rápidamente sobre lo referente a dicha temática. Por ese motivo, suele ser de buena educación que, si vas a realizar una publicación que no esté relacionada con la temática principal de tu instancia, la publiques con visibilidad «no listado» para que no figure en el timeline local y reduzcas el ruido a ese nivel.
  • Los toots o publicaciones tienen distintas posibilidades de visibilidad: sólo cuentas mencionadas (icono con carácter @), sólo seguidores (icono de candado cerrado), no listado (icono de candado abierto) y público (icono de bola del mundo). El timeline federado muestra publicaciones que pueden tener origen en cualquier servidor o instancia del Fediverso que federe con la nodo, es decir, que no se limita únicamente a las instancias de Mastodon: puedes ver por ejemplo publicaciones de Pixelfed (red libre al estilo de Instagram), Plume (blogs), Write Freely (blogs), Funkwhale (red libre al estilo de Spotify) o Peertube (red libre al estilo de YouTube), dando acceso a una cantidad de publicaciones espectacular sin necesidad de tener una cuenta diferente por servicio.
  • Existe una opción «Content Warning» (CW) para marcar las publicaciones que pueden tratar algunos temas que puedan tratar temas que hieran la sensibilidad de otros usuarios, quedando a discreción de cada uno usarlo o no esta herramienta de seguridad más de cara a terceros.
  • Tenemos la opción en las publicaciones de «boost» (impulsar, similar al retweet) pero no hay nada similar al «retweet con cita» en los botones. Esto es una decisión intencionada de diseño para evitar los comportamientos tóxicos de acoso.
  • Marcar la opción «favorito» guarda la publicación y comparte este dato con quien publicó el toot, mientras que utilizar la opción «marcador» también guarda el toot en un listado para ti, pero no comparte ese dato con quien lo publicó. Aquí no hay algoritmo: indicas que te gusta una publicación, es para darle ese reconocimiento al autor.
  • No solo existen opciones de silenciar y bloquear, sino filtrar temporalmente publicaciones (por ejemplo, evitar los spoilers de una serie que estés siguiendo). También puedes filtrar las métricas de gamificación (favoritos e impulso de publicaciones) si estas empiezan a agobiarte.
  • Existe una opción en preferencias, que viene desactivada por defecto, para que se vayan borrando tus publicaciones antiguas. Si prefieres que tu perfil sea efímero, y quieres ayudar a reducir costes a tu administrador de instancia (¡recuerda que guardar ese histórico requiere espacio de almacenamiento y eso cuesta dinero!), puedes plantearte marcarla en el plazo y con las restricciones que más te gusten.

Mastodon posee 2 interfaces distintas dentro de la web, que puedes cambiar desde las opciones:

  • Interfaz simple: es la que viene por defecto al crear la cuenta y es una opción relativamente nueva. Imita a Twitter y se recomienda para los recién llegados.
  • La interfaz avanzada: es la interfaz que traía originalmente Mastodon, muy similar al famoso Tweetdeck, con varias columnas que puedes configurar al gusto para ser más productivo. Si te gustaba esa «power-app», esta opción hará tus delicias.

Qué aplicaciones recomiendo: Hay muchas alternativas, y aquí se trata bien a los desarrolladores porque se entiende que todos podemos aportar mejoras al sistema. en el momento en que escribo esto, no recomiendo utilizar la «nueva aplicación oficial» para Android e iOS porque le faltan muchas opciones que son muy importantes. Es normal, porque es muy nueva, mientras que muchas alternativas llevan desarrollándose durante años y por ello le llevan mucha ventaja.

  • Android: Tusky es una absoluta maravilla y es mi recomendación directa.
  • iOS: Metatext me parece la experiencia más cercana a Tusky.
  • PC: la propia página web tiene soporte PWA, por lo que puedes utilizarla como si fuese «un ciudadano de primera categoría» al instalarla desde un navegador con soporte para esta tecnología (aquellos basados en Chrome o Safari). Pero podría darse el caso de que manejases varias cuentas, y en ese caso  Whalebird está disponible para Windows, OSX y GNU-Linux, siendo una opción muy funcional.
Anuncio publicitario

Actualización sobre la OGL 1.2

La verdad es que, como aficionada a los juegos de rol, llegado este punto me importa poco lo que puedan decir Wizards of the Coast. A estas alturas me ha quedado claro que quieren 3 cosas en las que no van a ceder, que resultan inaceptables para la comunidad de aficionados:

  • Wizards of the Coast desea eliminar la licencia OGL 1.0a, para forzar a todos moverse a OneD&D, y evitar que se repita la situación de que la comunidad se salga por la tangente, tal como sucedió al lanzar la 4ª edición de Dungeons and Dragons, que llevó al surgimiento del juego de rol Pathfinder.
  • Wizards of the Coast desea controlar quién usa el SRD, para aglutinar más ganancias. Quieren controlar toda la producción de terceras partes y financiación de las mismas.
  • Wizards of the Coast desea controlar los tableros de juego viruales (VTT). Quieren ser los únicos proveedores competentes de D&D virtuales prohibiendo a los demás que sean capaces de añadir funcionalidades que eclipsen al suyo.

Hace tiempo que tengo escaso interés en el material oficial de D&D, y esto es un movimiento muy agresivo que busca monetizar la marca a expensas de las terceras partes, que son las que realmente están generando innovación en este campo. Las publicaciones como «Vieja Escuela», «Clásicos del Mazmorreo» u «Old School Essentials» merecen recibir apoyo, especialmente en la inminente situación de «David contra Goliath».

Pero desde el punto de vista de las licencias libres me preocupa este tema, por lo que continuaré siguiéndolo por mi preocupación de cara al precedente legal que se puede crear, así que haré un repaso a los detalles más destacables del nuevo borrador de la licencia OGL 1.2, que no me parece aceptable ni fiable al contener los siguientes detalles:

  • Desautorización de la OGL 1.0a para futuros trabajos: indica que el contenido previamente publicado no se verá afectado, pero deja un vacío legal en lo referente a la revisión y  reimpresión de material.
  • «Al utilizar nuestro material licenciado, aceptas los términos de esta licencia» : «Nuestro material licenciado: esta licencia cubre el SRD 5.1 (o cualquier versión posterior lanzado bajo esta licencia) que no esté licenciado bajo Creative Commons. Puedes utilizar ese contenido en tu propio trabajo bajo estos términos de licencia»: Esto puede provocar casos de aceptación involuntaria. Al haber utilizado el SRD 5.1 (de Mayo 2016) ha aceptado de forma implícita los términos de la licencia OGL 1.2. No se ha indicado claramente un periodo de gracia para terminar de distribuir las copias existentes sin aceptar, ni hubo subida explícita del numero de versión en el SRD. Tampoco se indica claramente qué sucede con lo anterior al SRD5.1, por lo que con la desautorización se eliminaría posibilidad de utilizar los materiales abiertos antiguos, poniendo en un aprieto a los OSR (basados en las primeras versiones) y retroclones de la versión 3.x.
  • Solo se permite contenido estático: ni siquiera contempla algo tan básico como por ejemplo permitir crear fichas como PDFs editables. Si miras el documento «Software FAQ» en archive.org es directamente contrario a lo que había estipulado hasta la fecha.
  • Sección 3 – atribuciones de contenido. es interesante ver que en caso de pasar por tribunal, en caso de haber firmado esta licencia, el demandante solo puede recibir compensación económica… es decir, que tras pagar al perjudicado pueden seguir usar el material del demandante aunque este no quisiera permitírselo.
  • Sección 5 – control del contenido, es uno de los campos que pueden cambiar, luego sigue habiendo peligro a futuro de que una versión 1.3 permita que se apropien el contenido de terceros.
  • Sección 9 – «registration», es el otro campo que se puede cambiar, por lo que podría permitir volver a intentar el tema de mejorar su monetización aquí en el futuro.
  • Renunciar a «jury trial» (juicio con jurado), e ir directamente a un juez de Washington. Esto es directamente anticonstitucional respecto al derecho americano.
  • «Review it with a lawyer»: da a pensar que tiene más problemas de los que localicé a primera vista, así que sí, es lo que hacemos muchos, lo que me lleva al siguiente punto.
  • Irrevocable… salvo que Wizards of the Coast decida lo contrario: hay varias formas de retirar la licencia, así que es papel mojado del que mejor mantenerse lejos.
  • VTT (tableros virtuales): esta sección va aparte de la nueva OGL y puede cambiar en cualquier momento:
    • No permite animaciones ni efectos (no está claro el tema de la música y sonido… yo podría poner música o usar una aplicación de móvil de «efectos sonoros dramáticos» en mi mesa del mundo físico), lo que es bastante ridículo. Ante la justificación de imitar únicamente lo que sucede en la mesa de tu salón, estoy deseando ver como alguien sube un video tirando un cohete sobre la mesa de juego para decir «¡mira el proyectil mágico en mi mesa!»
    • Tal como está expresado, el grado de parecido de una imagen respecto a las de los manuales de monstruos podría ser discutible, y mencionar las DMCA en el texto puede significar la eliminación de plataformas web, lo que es preocupante.
    • Prevendría el uso de APIs, creando un «jardín vallado» a la hora de importar la ficha de D&DBeyond.

Estamos ante un intento por parte de Wizards de reescribir la historia, lo que es difícil porque quienes escribieron la OGL 1.0a original siguen entre nosotros y han sido muy vocales sobre las intenciones con las que se creó. La única cosa que saco en claro es que no van a atacar de forma inminente a los proyectos que están en pleno proceso de sacar material nuevo bajo OGL 1.0a que ya esté prácticamente «listo para reparto», que es una absoluta pesadilla de varias editoriales que tenían materiales compatibles con el SRD5.1 saliendo de la cola de impresión. Sin embargo, no hay nada resuelto: con el texto actual, pretenden que terminen de imprimir esta tirada y que a continuación pasen para firmar la nueva OGL, cosa que hasta donde sé nadie se plantea firmar.

El cartel de OpenRPG de Paizo, bajo el que se publican las noticias relacionadas con la licencia abierta ORC.

En el otro lado del conflicto, la lista de editoriales que se une a la propuesta de implementar una licencia alternativa genérica y verdaderamente abierta (ORC) sigue creciendo, alimentando la narrativa de «Wizards of the Coast contra las demás editoriales». Paizo ha anunciado que hay mas de 1500 editoriales a bordo, entre los que destacan los siguientes nombres que no son precisamente «pesos pluma»:

  • Alchemy RPG.
  • Arcane Minis.
  • Atlas Games.
  • Autarch.
  • Azora Law.
  • Black Book Editions.
  • Bombshell Miniatures.
  • BRW Games.
  • Chaosium.
  • Cze & Peku.
  • Demiplane.
  • DMDave.
  • The DM Lair.
  • Elderbrain.
  • EN Publishing.
  • Epic Miniatures.
  • Evil Genius Games.
  • Expeditious Retreat Press.
  • Fantasy Grounds.
  • Fat Dragon Games.
  • Forgotten Adventures.
  • Foundry VTT.
  • Free RPG Day.
  • Frog God Games.
  • Gale Force 9.
  • Game On Tabletop.
  • Giochi Uniti.
  • Goodman Games.
  • Green Ronin.
  • The Griffon’s Saddlebag.
  • Iron GM Games.
  • Know Direction.
  • Kobold Press.
  • Lazy Wolf Studios.
  • Legendary Games.
  • Lone Wolf Development.
  • Loot Tavern.
  • Louis Porter Jr. Designs.
  • Mad Cartographer.
  • Minotaur Games.
  • Mongoose Publishing.
  • MonkeyDM.
  • Monte Cook Games.
  • MT Black.
  • Necromancer Games.
  • Nord Games.
  • Open Gaming, Inc.
  • Paizo Inc.
  • Paradigm Concepts.
  • Pelgrane Press.
  • Pinnacle Entertainment Group.
  • Raging Swan Press.
  • Rogue Games.
  • Rogue Genius Games.
  • Roll 20.
  • Roll for Combat.
  • Sly Flourish.
  • Tom Cartos.
  • Troll Lord Games.
  • Ulisses Spiele.

La doble pifia de Wizards of the Coast

La semana pasada estuvimos pero que muy entretenidos siguiendo el drama de la OGL, pero se ve que esta historia está lejos de acabarse. Os recuerdo el detalle de que esta licencia ha sido muy utilizada en juegos de mesa que no tienen por qué estar basados en materiales de Wizards of the Coast, porque se trata de un modelo de una licencia por ser sencilla, cómoda de usar, y a diferencia de las Creative Commons, permite una separación fácil para indicar qué contenido de una obra es de uso libre, y cuál no lo es, reduciendo mucho el papeleo en las publicaciones. Por lo que hemos visto, tal elección ha resultado ser una mala decisión por la sorprendente laguna legal de que es «desautorizable».

Hemos tenido una semana y pico con distintos grados de tragedia, varios aplazamientos de respuestas oficiales hasta que  finalizó el plazo que figuraba en el documento borrador «para firmar que se aceptaban las condiciones» concluyó, momento tras el cual Paizo rompió su silencio y la situación se escaló hasta un punto en el que Wizards of the Coast no tuvo más remedio que hablar viendo como las subscripciones y ventas de sus productos se desplomaban… o más bien hicieron hablar a D&DBeyond, su más reciente adquisición, en su nombre para enfrentarse a la tormenta de descontento, con el mensaje de que «al tirar el dado sacaron pifia (fallo catastrófico)». El resultado ha sido un intento bastante patético de darle un giro positivo a la situación hacia su lado de la narrativa, y el texto con el que nos han provisto queda estupendamente en un meme como el que adjunto a continuación.

Dr Doom dice "you’re going to hear people say that they won, and we lost because making your voices heard forced us to change our plans. Those people will only be half right. They won—and so did we".

Mi opinión sobre el comunicado de D&DBeyond es que han vuelto a pifiar: el documento de la OGL 1.1 que se filtró está en «legalés», ese idioma propio de los abogados que a muchísima gente nos cuestan comprender. Dicho lenguaje utiliza una terminología muy precisa para ser lo más unívoco posible, y a menudo hay que revisarlo con expertos en la materia,  tomándonos un tiempo para analizar y revisar varias veces qué es exactamente lo que dice. Y en el comunicado de respuesta, parece que estos señores nos toman por tontos:

  • Aquellos que quieren utilizar D&D en web3, blockchain y NFTs queríamos acalarar que la licencia OGL se limita a contenido de juegos de mesa como campañas, módulos y suplementos. Quien me conoce sabe que estoy en contra de la tendencia de la web3 por ser un derroche de recursos, una nueva centralización, y en algunos casos directamente una estafa piramidal, pero no puedo evitar señalar el detalle de que HasBro comercia con NFTs. Eso me lleva pensar que su intención era cerrar ese mercado para que ellos fuesen los únicos con derecho a explotarlo.
  • Ese borrador se le entregó a los creadores de contenido y editoriales para considerar su feedback antes de finalizarlo. Ese borrador llevaba una fecha puesta para firmar que se aceptaban las nuevas conduciones, y en el figura que hubo un acuerdo previo con Kickstarter. Si hubiesen comunicado una aclaración al poco de la filtración, podrían haber tenido alguna credibilidad. Sin embargo, se han mantenido en silencio hasta el final del plazo señalado (¡más de una semana!), incluso cancelando el streaming que tenían programado para presentar la licencia. Sólo los hemos visto reaccionar después de la avalancha de cancelaciones de susbcripción de D&DBeyond que tumbó la web de gestión de páginas, y del anuncio que ha hecho Paizo después de la cancelación del streaming.
  • Otras expresiones como campañas educativas y de caridad, directos, cosplay, uso de VTT, ectétera no se verán afectados por la nueva OGL. El contenido bajo OGL 1.0a no se verá afectado. Asumo que es un intento leve de dar marcha atrás al «solo libros físicos y PDF» que indicaba «el borrador», pero no dice nada sobre el futuro: la conclusión es que esto es una prórroga que puede permitir atar cabos con las productos que están impresos o a punto de ser impresos ahora mismo.
  • Tampoco incluirá la claúsula que algunas personas temen que significa que la nueva licencia es un medio para robarles su trabajo. En el borrador de la licencia OGL 1.1 que han entregado podemos leer en legalés: «Usted tiene autoría del contenido nuevo y original que haya creado. Usted esta de acuerdo a darnos una licencia no exclusiva, perpetua, irrevocable, a nivel mundial, sublicenciable y sin royalties para poder usar ese contenido para cualquier propósito». Atención a cómo según ellos la OGL 1.0a se puede desautorizar siendo perpetua pero no irrevocable, pero en esta nueva cláusula que introducen se han tomado la molestia de ser muy explícitos en matizar que la cesión de tus derechos sobre tu contenido será forma perpetua e irrevocable.
  • Primero, no liberaremos la nueva OGL hoy, porque tenemos que asegurarnos de hacerlo bien, pero está en camino. Lo que tenemos es un aplazamiento en sus planes, no una resolución firme. Las últimas filtraciones apuntan a un periodo de (des)gracia para quienes firmen las nuevas condiciones, y después estamos en las mismas. Si yo tuviese material algún publicado que hiciese referencia al documento SRD de Wizards of the Coast, aprovecharía esta prórroga para ir preparando un «plan B».
  • Escucharéis decir a cierta gente que han ganado, y nosotros hemos perdido porque han logrado que sus voces sean escuchadas. Tienen a razón medias. Ellos han ganado, y nosotros también. Mas allá de lo infantil que suenan estas líneas, esto parece que intentan señalar que esto se ha acabado al haber declarado  a alguien como ganador. Esto no se ha acabado, ni mucho menos, simplemente han aplazado la fecha de ejecución de esta locura, y las cosas no volverán a ser como antes.

Con todo esto, podemos sacar en claro la conclusión de que lo que han ganado tanto Wizards of the Coast como las publicaciones bajo OGL 1.0a es únicamente una prórroga de duración aún no confirmada. No olvidemos que la OGL sigue en manos de Wizards of the Coast como propietaria de la licencia, y todo apunta a que van a volver a intentar alguna jugada desagradable para el lanzamiento de OneD&D: hemos alcanzado un punto de pérdida total de confianza en el garante de la licencia. En consecuencia, la propuesta de Paizo (editorial que publica Pathfinder y Starfinder, que es el competidor más fuerte de Wizards of the Coast) tiene bastante sentido: necesitamos una licencia en el espíritu original de la OGL que no sea propiedad de ninguna corporación, sino que esté en manos de una organización sin ánimo de lucro, tal como tenemos las licencia de software libre GNU GPL en manos de la Free Software Foundation. ¿Será esta Open RPG Creative License (ORC) una buena licencia? No lo sabremos hasta que esté redactada y la podamos leer con calma, pero parece un esfuerzo defensivo en la dirección correcta. En el mundo del software libre nos ha funcionado muy bien hasta la fecha.

Un último detalle: la posibilidad de derogación de la OGL 1.0a sigue siendo cuestionable desde un punto de vista legal, especialmente cuando las personas que la desarrollaron, lideradas por Dancey, siguen vivas y pudiendo declarar que esos cambios que quisieron hacer Wizards of the Coast y HasBro van en contra del espíritu original de la licencia, tal como ya han hecho en varios medios. La OGL original se creó para resolver una situación muy complicada en el mundo de los juegos de mesa y evitar situaciones de litigio innecesarias: las mecánicas de juego no son patentables, pero la forma de redactarla sí, la OGL crea una situación de «pacto entre caballeros». La licencia establece que aquella parte sobre la que ejercer derechos de autor es legalmente cuestionable se indicará como de libre acceso, habiendo un compromiso sobre papel de no ir a juicio por ella, y la parte que es pura propiedad intelectual y resulta fácil de demostrar legalmente, queda retringida. Aunque queda meridianamente claro que, si se llegase a los tribunales, Wizards of the Coast perdería al final, los procesos de patentes legales son caros y se puede recurrir varias veces alargando su duración, y no es extraño que se ordene la congelación de la producción de aquello que está en entredicho mientras duren los juicios. Mientras HasBro se puede permitir estar 2 años (siendo relativamente optimistas Oracle vs Android fueron 11 años de litigio) con Dungeons and Dragons congelado, las editoriales más pequeñas (no nos engañemos, Paizo es la mas grande y aún así es minúscula comparada con HasBro) podrían arruinarse al quedarse sin ingresos, llevándolas a cerrar antes de que terminase el proceso y resultando en una victoria de facto por parte de la gran corporación. No seré yo quien os discuta si esto os parece bullying y nada justo, pero desgraciadamente, el mundo de las patentes, en el que tengo mas experiencia de lo que desearía, es así.

La OGL 1.1 de Wizards of the Coast que se ha filtrado no es una licencia abierta

No soy abogada ni experta en cuestiones de licencias de obras escritas, pero tengo experiencia en cuestiones de licencias de software libre y código abierto, por lo quizás sea útil aportar mi punto de vista sobre la nueva versión de la Open Game License de Wizards of the Coast. Hay motivos de sobra para sentirnos disgustados con bastantes de detalles de lo que se ha filtrado, pero no debemos ser más alarmistas de lo necesario hasta que tengamos la versión definitiva.

Mi impresión preliminar es que como se acerca el lanzamiento de una plataforma VTT (Virtual TableTop, algo así como «mesa de juego virtual») propia de Wizards of the Coast para jugar online a los juegos de esa casa, los directivos de Hasbro quieren afianzar su control del producto y meterlos en un nuevo jardín vallado totalmente, completamente bajo su control, para poder monetizarlos mejor. Hasbro tiene su propia plataforma de crowdfunding (HasLab), y puede que no la hayan añadido en la ecuación por el reciente fiasco financiando Heroscape.

Un grupo diverso de jugadores está sentado en la mesa jugando una partida, dibujo obra de Axelle Psychée Bouet

Dicho esto, si bien es normal que haya que actualizar la licencia porque hay determinados elementos nuevos y disruptivos (Inteligencias Artificiales, NFTs…), deprecar o desautorizar la licencia anterior no les resultará una tarea fácil, especialmente si se ha declarado la versión anterior como inmutable. No voy entrar en detalle sobre como la OGL 1.1 filtrada no sería en absoluto una licencia abierta, porque no creo que vaya aportar nada que no se haya dicho a estas alturas sobre el borrador, sino que me ceñiré exclusivamente al enfoque de cultura libre.

El escenario más probable es que el material de Wizards of the Coast publicado bajo OGL 1.0a se quede como está y el nuevo material que publique esa casa desde ese momento vendrá con la nueva licencia. Si a la comunidad no le gusta nueva licencia, pues sucederá lo mismo que pasó con los programas OpenOffice, Audacity o Gitea: aquí se separan nuestros caminos, que os vaya bien, que desde este punto tomamos la «bifurcación» (Fork) caminando en paralelo.

  • Los juegos que no estén basados en ninguna propiedad de Wizard of the Coast, y usan la licencia OGL 1.0a (sistemas como Ysystem, Hitos…) no deberían sufrir cambios. Si vamos al terreno del software, existe la licencia GNU GPL 3.0 para el proyecto GNU, mientras el nucleo de Linux sigue sacando nuevas versiones bajo la licencia GNU GPL 2.0 sin que exista ningún problema por ello, ya que la GNU GPL 2.0, al igual que la OGL 1.0a, está definida a perpetuidad. Y casualmente la OGL 1.0a está basada en la GNU GPL 2.0.
  • Los juegos que no sean propiedad de Wizards of the Coast, y si están basados en material abierto de estos (todos aquellos que ponen «compatibles con la 5a edición del juego de rol más famoso de todos los tiempos» para usar el SRD sin infringir ningún tener ningún problema de marca registrada) tendrán varias opciones:
    • Actualizarán los términos del nuevo material (poco probable en su estado actual, porque de abierto solo tiene el nombre).
    • «Se estancarán» en esa versión del SRD, tal como sucedió con el programa Audacity en muchas distribuciones de GNU-Linux.
    • Seguirán su propio camino desde ese último punto común tal como pasó con la aparición de LibreOffice (hace muchos años que no veo OpenOffice por ninguna parte). Aquí habrá que hilar muy fino durante un tiempo sobre qué elementos están bajo la licencia antigua y cuáles sobre la nueva.

En el peor escenario posible, que me parece legalmente muy improbable, sería que lograsen desautorizar la OGL 1.0a por algún agujero legal, los juegos que no estén basados en ninguna propiedad de Wizard of the Coast, y usan la licencia OGL 1.0a, en adelante tendrían que ser re-editados con una nueva licencia. Los juegos que no sean propiedad de Wizards of the Coast, y si están basados en material abierto de esa casa, tendrían que desaparecer en su forma actual, para ser completamente reescritos bajo un nuevo sistema. La considero una situación sumamente en la que nadie saldrá ganando, puesto que alienará tanto a productores como a consumidores, pero no sería un escenario completamente descabellado si hablamos de una corporación como Hasbro.

En lo personal, creo que Wizards of the Coast está a punto de pegarse un tiro en la pierna mas grave que el que se dió al pasar del «SRD 3.5» abierto a la 4a edición de Dungeons and Dragons bajo GSL, una licencia absolutamente ridícula e incomprensible, que llevó a la compañía a un impresionante fracaso comercial. La gran pregunta es: ¿repetirán la jugada y tendremos de nuevo una situación de que haya un producto abierto en paralelo, tal como fue Pathfinder, vulgarmente conocido como «SRD 3.75», que ha acabado convirtiéndose en su mayor competidor? Supongo que lo iremos descubriendo  conforme tengamos acceso a la licencia definitiva, pero el daño reputacional a la fiabilidad de la OGL y del producto de Wizards of the Coast de cara al futuro ya está hecho.

La disrupción de la IA, la ética y su impacto

Nos encontramos en unos tiempos muy interesantes desde el punto de vista del desarrollo en Inteligencia Artificial. Cada día tenemos más y más titulares hablando de los avances del Machine Learning, y no negaré que durante este año han sucedido una serie de eventos que me han preocupado. Lo primero que quiero dejar es que estos avances, de por sí, no son ni buenos ni malos, lo que podemos cuestionar es su aplicación. También debemos tener claro que no se van a «desinventar», por lo que debemos educarnos y educar a otros, y mientras eso no suceda, vamos a tener una época bastante convulsa.

Por repasar los principales nombres que han ocupado los titulares, y algunos de los problemas que han generado, puesto que la obtención de contenido para entrenarlas no ha sido «juego limpio»:

  • Copilot: IAs capaz de programar a partir de una descripción. Para entrenarse han utilizado código que regurgita sin sus licencias. Hay varias demandas legales en curso por ello. ¿Podría ser útil? Si, pero el plagio de código con licencias está perseguido, y Microsoft reconoció que no ha respetado las licencias.
  • Stable Difussion, Dall-E y Midjourney: IAs capaces de generar imágenes a partir de una descripción. El buscador Bing integró esta tecnología en diciembre, de manera que si no encuentra la foto que estabas buscando, genera una. Hay artistas que se quejan de que cuando buscan arte suyo, se encuentran cosas que ellos no han dibujado sino que las creo una IA imitándolos, generando no solo un problema de derechos sino un interesante un problema de atribución y falsificación.
  • ChatGPT: la siguiente evolución de los asistentes digitales. Al parecer además de hacerte los deberes de redacción de colegio, puede escribir plugins sencillos de wordpress. Da la impresión de que se están interconectando, y por ello los problemas éticos y legales se siguen acumulando.

Obviamente esto nos ha dejado varias impresiones interesantes, como por ejemplo la de Dave Rupert:

«Por muy interesante que sea el futuro que esto crea, soy un miebro de un antiguo grupo que aun cree que los beneficios masivos no lle llegan sin costes efectivos, o para ser más explícitos, que la electricidad no es el único coste. ¿Qué sucede si estamos pagando con nuestra propia percepción de la realidad? Es cada vez más probable que lo próximo que vayas a leer o ver ha sido producido por un extrusor de contenido.»

Dave Rupert

Y por supuesto ya se han comenzado a tomar medidas al respecto en algunos lugares: en la comunidad de desarrolladores Stack overflow se han prohibido las respuestas generadas con IA, y la célebre editorial Chaosium emitió un comunicado indicando explícitamente que no publicará arte generado con IA.

Art is important to Chaosium and our artists deserve a lot of credit for our successes over the past several years. We’re updating our art contract templates to include the provision that AI art programs are not to be used: the work needs to be the product of a human artist who can vouch that they created the piece and that it does NOT contain unlicensed derivative use of someone else’s work.  We are concerned about the ethics of AI art and its impact on the livelihoods of artists, and the ability of artists to maintain control over use of their creations.  And on a more pragmatic level, we also believe there is a significant chance that the US courts will, before long, declare that AI art violates the copyright of artists, most probably thousands of artists. There is also the possibility that the European Union – or at least a few significant EU members – will pass legislation that effectively prohibits the webscraping AI programs that now exist.  So, in short – if you are doing art for us, don’t use AI. The next time you pick up a Chaosium game, you can be confident that all of the art there is the product of a human artist who is passionate about our games and the worlds we create, rather than a set of computer algorithms and prompts. — Chaosium Inc.

«El arte es importante para Chaosium y nuestros artistas merecen mucho crédito por nuestros éxitos en los años anteriores.

Estamos actualizando nuestras plantillas de contratos de arte para incluir la diposición de que no se deben usar programas de arte mediante IA: el trabajo debe ser el producto de un artista humano que pueda garantizar que creó la pieza y que NO contiene un uso derivado sin licencia del trabajo de otra persona.

Nos preocupa la ética del arte de la IA y su impacto en los medios de subsistencia de los artistas, y la capacidad de los artistas para mantener el control sobre el uso de sus creaciones.

Y en un nivel más pragmático, también creemos que existe una gran riesgo de que los tribunales de Estados Unidos, en poco tiempo, declaren que el arte de IA viola los derechos de autor de los artistas, muy probablemente de miles de artistas. También existe la posibilidad de que la Unión Europea, o al menos algunos miembros importantes de la UE, aprueben una legislación que prohíba de forma efectiva los programas de IA de webscraping que existen ahora mismo.

Así que, en resumen, si estás creando arte para nosotros, no uses IA.

La próxima vez que elijas un juego de Chaosium, puedes estar seguro de que todo el arte es producto de un artista humano apasionado por nuestros juegos y los mundos que creamos, en vez de un conjunto de algoritmos y texto de entrada».

Chaosium Inc.

¿Pueden ser estás Inteligencias Artificiales útiles, beneficiosas y prometedoras? Muchísimo, pero no vale todo, y mientras no se aclaren un buen puñado de cuestiones legales, utilizarlas implica un riesgo, sin importar que una gran corporación esté tras muchas de ellas: tarde o temprano, la ley se nos aplica a todos.