Cuando la sesión con interfaz de gráfica no cargaba

Mi último problema informático ha venido al rearrancar Ubuntu una mañana y quedarseme un cursor parpadeante. Raro, muy raro, pues la última vez que estuve usando el equipo no hice nada fuera de lo normal… salvo actualizar la gráfica. Cielos, seguro que Nvidia me la habia vuelto liar, así que lo siguiente era comprobar si era así.

Cuando la sesión con interfaz de gráfica no cargaba

Lo primero es comprobar que Ubuntu no está roto, por lo que lo primero era cambiar a la interfaz de texto. Siendo laInterfaz gráfica la número 7, cambiemos a la 1, cosa que puede hacer con Ctrl+Alt+F1 (y se revierte con Ctrl+Alt+F7).

Desde allí lo siguiente era hacer login con usuario y contraseña, e intentar reiniciar los gráficos a golpe de consola. Eso se puede hacer mediante el siguiente comando:

sudo service lightdm restart

Y ahí estaba Nvidia reventando. Así vamos con el clásico actualizado manual a ver si se corregía (y si había que purgar como se nos indicaba, se purga).

sudo apt-get update

Y tras un reiniciado, la interfaz gráfica había vuelto satisfactoriamente. Un final feliz para el problema de hoy.

El nuevo bot en mi móvil: GBoard

Hace una temporada que se actualizó la miniaplicación del teclado del móvil a GBoard, y cuando me puse a comprobar el gasto de recursos vi que estaba gastando mas que antes por estar poniéndome sugerencias e integrar la búsqueda online.

El nuevo bot en mi móvil: GBoard

Como buena conspiranóica, lo primero que hice fue cortar de golpe esas funciones que yo nunca pedí. ¡Yo solo quiero mi teclado a nivel básico! ¿Por qué ponerle Internet a todo? Pero luego al volver a andar con él me dí cuenta de algo una vez le corté las alas… ese bicho estaba aprendiendo de lo que tecleaba. Parece que Google anda probando su nueva IA de algoritmos en nuestros móviles.

Lo que está haciendo la empresa es usar lo que se llama “Federated Learning”, que es descentralizar el aprendizaje: la IA aprende personalizando la experiencia de usuario, sin dejar el móvil, lo que aumenta la seguridad y es mas respetuoso con la privacidad, pues no hay que actualizarse para ver las mejoras.

Así que… hay un bot atrapado en el teclado de mi móvil , el cual yo no pedí, es un hecho…. Y en lo que a mí respecta, no quiero que informe de qué estoy tecleando.

La identidad digital y Facebook

Hace unos días estuve leyendo un post en Medium sobre cómo el autor no ya no podía usar una plataforma de compartir coche por no tener Facebook. De entrada me pareció raro: ¿Facebook sí y Google no? ¡Pero si esos dos siempre están en todos lados! ¡Esas plataformas online adoran los graficos sociales de Facebook y la geolocalización de Google Maps!

Al parecer dicha plataforma había sido adquirida por una compañía de mayor volumen, y para registrarse ahora era necesario hacerlo con  el sign-in de dicha red social. La idea era mas que curiosa: consideran que Facebook es una buena forma de probar la identidad real del usuario, luego están tomando el contenido de dicha compañía como muesta de identidad digital fiable.

La identidad digital y Facebook

Me parece mas que curioso, pues las identidades digitales de la gente no tienen por qué coincidir con la real. Quizás pueda establecer algo mas de confianza al hablar, o al echar una ojeada a su historial y fotos de sus mascotas, pero seamos sinceros, no con un poco de esfuerzo cualquiera puede fabricarse un perfil social “agradable” y luego ser un animalito en la vida real.

Mas allá de esto, lo que me sorprende, y en parte molesta, es que se tome como la única forma de identidad: hablamos de Facebook que comercia con tus datos, porque como usuario eres su producto, no su cliente (esos son principlamente empresas de publicidad, exactamente igual que Google, por cierto). Hablamos también de Facebook que se toma como fuente de información cuando no se comprueban los hechos… Pero lo mas triste de todo esto es la falta de alternativas, porque definitivamente necesitamos una.

El desastre del F-35 (con Internet)

Tiendo a leer las noticias de tecnología cada mañana: echo una ojeada mientras me tomo un cola-cao a mis variopintos feeds y dejo las que son mas largas en pocket, para seguir leyendo en el bus desde el móvil. Y es que la noticia del F-35 me dejó patidifusa…

El desastre del F-35

It took several days for the crews to get ALIS working on the local base network. After extensive troubleshooting, IT personnel figured out they had to change several settings on Internet Explorer so ALIS users could log into the system. This included lowering security settings, which DOT&E noted with commendable understatement was “an action that may not be compatible with required cybersecurity and network protection standards.”

Que en el avión, entre sus muchos desastres, tenían que cambiar la configuración de Internet Explorer para que funcionase. Mi primer pensamiento, obviamente fue: ¿para qué quieres un navegador de internet para pilotar un avión? Seguido de: ¿en serio Internet Explorer?  ¿Es un chiste malo, no? Pero no, no lo es. Si pensábamos que ese Eurofighter era de chiste, aquí tenemos algo parecido, pero como no, con conexión a Internet 😀

Una vez mas, ¿seguro que era necesario darle esa funcionalidad? Sé de sobra que está de moda que todo se conecte a Internet, pero un elemento conectado es un elemento vulnerable a ataques. Puede que sea mi vena friki, pero la comparación me es inevitable: la nave viejuna que era la Battlestar Galactica resistió porque era la única que no tenía los sistemas principales conectados en red. Igual si a esta gente les da ver ciencia ficción quizás les dé por plantearse algo.

Reflexión frustrante del día: qué estamos haciendo con el IoT…

Me gusta programar. Disfruto trabajando en el sector tecnológico, el tener la posibilidad de mejorar las vidas de las personas. Y de repente ves que en vez de invertir esfuerzos en sectores de sanidad se están dedicando a hacer lavavajillas inteligentes sin securizar, capaz de convertirse en un servidor y generando una enorme vulnerabilidad de red con un simple comando GET. Y una vez mas me pregunto: ¿para qué quieren conectar un lavavajillas a Internet? ¿A qué viene esa brillante idea?

Reflexión frustrante del día: qué estamos haciendo con el IoT...

Ya puedo esperar que en el próximo Terminator Skynet sea un lavavajillas. Estoy oficialmente deprimida.